Contacte con el equipo de Soma Comunicación (+34) 961 329 801|soma@somacomunicacion.com

Blog

11 agosto, 2017

“Siempre habrá alguien que elija saborear la lectura en papel”

11 agosto, 2017|

Al periodista Juan Carlos Ramos (@jucarrama) le gusta escribir la palabra periodismo con ‘p’ mayúscula y así es como va a aparecer a lo largo de su entrevista. Porque representa la grandeza de lo que él transmite con sus palabras y con la que trata de definir la profesión a la que dedica su vida: dignidad, ética, sociedad y humanidad. Ramos ha centrado también su formación y su trabajo en la asesoría de comunicación y en la docencia como profesor de Periodismo en la Universidad Internacional de La Rioja y en la Universidad Internacional de Canarias.

¿Cómo defines la buena práctica del periodismo?

El Periodismo (me gusta escribirlo con mayúscula) es un servicio público con tres misiones fundamentales: informar acerca de los acontecimientos de actualidad, orientar a la opinión pública sobre la importancia de esos acontecimientos y atender a fines sociales (educar y formar) o comerciales. Por lo tanto, sus profesionales deben de buscar, seleccionar y transmitir esa información de actualidad que necesita la ciudadanía desde el máximo respeto y la máxima responsabilidad. El verdadero Periodismo ha de ser digno, ético, social y humano. En todo momento, el periodista tiene que contemplar la realidad y, sobre todo, escuchar con los cinco sentidos para comunicar con precisión y honesta objetividad, sin olvidarse jamás de que sirve a la sociedad y no se sirve de ella para sus intereses personales. “El fundamento del Periodismo es buscar la verdad”. Es una de las frases más conocidas del ya legendario Ben Bradlee. En definitiva, parafraseando a Ryszard Kapuściński, otro maestro de periodistas, una mala persona nunca será buen periodista, ni electricista, ni albañil. De ahí nuestra lucha diaria por ser objetivos, veraces, plurales, honrados, valientes, responsables y, sobre todo, humanos.

Háblanos de tu blog “Comunica y vuela alto”.

Nació con el objetivo de compartir pequeñas reflexiones sobre el Periodismo y la comunicación de calidad (corporativa, interna y externa), apoyadas en más de 30 años de experiencia personal aprendiendo en gabinetes, agencias, periódicos y televisiones. Son píldoras de ideas, ejemplos y testimonios que intentan despertar conciencias y, especialmente, acompañar a los profesionales de la comunicación para que sintamos que no estamos solos en esta feliz lucha por servir a la sociedad, sembrando un poquito de paz y alegría a nuestro alrededor. El blog pretende recordar que desde nuestro rinconcito como profesionales de la comunicación también podemos y debemos ahogar el mal en abundancia de bien.

¿Cuál es el panorama actual de la prensa en papel en España? ¿Acabará ‘derrotada’ del todo por la digital?

La prensa en papel vive un proceso de transformación. Necesita adaptarse a la constante evolución tecnológica y a los continuos cambios de la demanda. Descubrir qué necesita la ciudadanía y cómo atenderla de la mejor manera, siempre complementándose (más que compitiendo) con los nuevos medios. En cualquier caso, nunca acabará derrotada completamente por lo digital. Igual que sucedió con el cine cuando apareció la televisión. El libro tradicional con los eBooK. O las cartas de puño y letra con los correos electrónicos. O las conversaciones en vivo y en directo frente a los chats. Siempre habrá alguien que elija saborear la lectura en papel.

¿Cuáles son las claves para el trabajo eficaz del ‘dircom’ de una empresa?

Conocimientos más habilidades y multiplicado por actitud (con ‘c’) al cuadrado. Afrontar el día a día con entrega, ilusión y entusiasmo. Con plena disposición para aprender en todo momento. Apoyándote en los demás profesionales que te rodean, de tu departamento o de otras áreas. Formando un equipo alejado de protagonismos y estrellitas que se estrellan. Con líderes, en lugar de jefes. Por supuesto, sin olvidarnos nunca de que cualquier persona ha de vivir y trabajar desde la dignidad, la moral y la ética.

¿Qué dejas claro para su buen funcionamiento a las empresas que asesoras en materia de comunicación cuando trabajas con ellas?

Insisto. Todo tiene que partir de que se cumplan y defiendan los valores humanos que todos conocemos. Con esos pilares, la comunicación de la empresa ha de construirse en equipo, porque cada persona es embajadora de su marca. De ahí que transmita a los directivos que su tesoro a mimar son quienes allí trabajan. Después, dependiendo del tamaño de la empresa hablamos del valor de plantear una estrategia de comunicación interna y externa.

¿Qué le aporta la docencia en Periodismo? ¿Qué trata de transmitir a sus alumnos?

Formar a estudiantes de Periodismo me aporta una profunda satisfacción y una gran responsabilidad. Es una forma muy directa de contactar con futuros sembradores de paz y alegría que podrán ayudar a embellecer el mundo. Procuro transmitirles mucho más que conocimientos y habilidades. Busco que descubran horizontes nuevos. Que miren a los ojos de los demás. Que contemplen y escuchen con los cinco sentidos. Que respeten desde el espíritu crítico. Que batallen sin tregua contra la comodidad, el aburguesamiento y, en especial, la mentira y la manipulación. Que bailen con garbo la música que nos toca en cada momento. Que escriban versos endecasílabos con la prosa diaria. Porque siempre podrán elegir (si llueve, quedarte en casa lamentándote o coger un paraguas para disfrutar de un paseo). En definitiva, que sean buenas personas y, más aún, que vivan desde la humildad, una virtud que olvidamos y que tiene que acompañar a todo profesional de la comunicación.

¿Hay futuro laboral para los actuales estudiantes de Periodismo? ¿Hacia dónde debe virar su formación?

Cien por cien. Mientras existan personas, existirá la comunicación y, por lo tanto, habrá necesidad de informar sobre la actualidad, orientar a la opinión pública y atender a fines sociales o comerciales. Hoy en día nos enfrentamos a una brutal sobreinformación, múltiples fuentes incontroladas. Por eso, el periodista es más necesario que nunca para buscar, seleccionar, explicar y dar garantías de credibilidad. Eso sí, hemos de reinventarnos a cada momento. Adaptarnos a las circunstancias. Muy atentos (como apuntas en la pregunta) a dónde vira la formación: el creciente potencial de los medios sociales y de la comunicación corporativa como escaparate de instituciones, entidades, organizaciones, multinacionales, pymes y hasta micropymes. Acabo insistiendo en nuestra feliz lucha por ser objetivos, veraces, plurales, honrados, valientes, responsables y, sobre todo, humanos.

Por @casas_castro

“En la formación falta hacer hincapié en la comunicación no verbal”

7 agosto, 2017|

Comunicar delante de la cámara no es tarea fácil ni siquiera para un profesional del periodismo, pero Laura Madrueño (@laura_madrueno), que actualmente presenta la información del tiempo en Noticias Cuatro, transmite la sensación de que sea algo de lo más simple, debido a la soltura, a la claridad en sus palabras y a la cercanía con la que realiza la labor. Y, como ella misma dice, lo ha conseguido gracias a “trabajo, trabajo y más trabajo frente al espejo”. Actualmente también comparte con sus seguidores sus viajes, sus hábitos saludables y su pasión por el deporte a través del blog VitaminSea.

¿Qué suponen el periodismo y la comunicación en tu vida? ¿Cómo defines su buena práctica?

El mundo de la comunicación es maravilloso y ofrece miles de posibilidades. He trabajado y disfrutado mucho de mi formación hasta donde he llegado y sigo aprendiendo cada día. Creo que en la formación periodística falta en muchos casos hacer más hincapié en el estudio de la voz y la comunicación no verbal.

¿Cuáles son las claves para hacer un directo o informar delante de la cámara con calidad, claridad y sin ponerse nervioso?

Trabajo, trabajo y más trabajo frente a la cámara y el espejo. Comunicar se aprende y coger soltura es cuestión de tiempo.

¿Consideras las redes sociales una buena herramienta para informar también con calidad periodística?

En las redes se puede informar de muchas formas y, por supuesto, también con calidad y con rigor, pero para conseguirlo es indispensable que haya detrás dedicación y esfuerzo y eso a veces cuesta porque implica mucho tiempo. Actualmente con las redes sociales la comunicación forma parte de nuestra vida de un modo mucho más amplio, y también peligroso.

Cuando no estás delante de una cámara te gusta practicar deporte. ¿Siempre has sido de calzarte las zapatillas o hubo un momento que te despertó las ganas o, incluso, la necesidad de practicarlo?

El deporte ha formado parte de mi vida desde que era una cría. Mis padres son muy deportistas y me lo han inculcado desde bebé con la natación, la gimnasia rítmica en el colegio, el esquí en invierno y el buceo en verano. El atletismo ha llegado mucho después. Empecé a correr hace más de siete años y para mí fue todo un reto porque tengo una hernia discal. La verdad es que siempre he tenido la sana necesidad de practicar deporte porque es parte de mi vida.

¿Cuáles son tus deportes favoritos? 

Los relacionados con el agua: la natación, el buceo, la apnea, etc. El yoga también se ha convertido en uno de mis pilares.

¿Y de los que has ido descubriendo con VitaminSea?

Gracias al blog he descubierto deportes como la apnea, que tuve la oportunidad de entrenarlo junto a Miguel Lozano (uno de los mejores apneistas del mundo) o el esquí de fondo de la mano de Emiliano Morlans (once veces campeón de España). También el judo, junto a mi compañero de informativos David Cantero o el boxeo, que probé con nuestro ‘Hermano Mayor’ de Cuatro, Jero García.

¿Qué es lo que más valoras de viajar por el mundo?

Viajar nos ayuda a crecer, a conocer otras culturas y a nosotros mismos. En la vorágine en la que vivimos, viajar es fundamental para relativizar y valorar las cosas que tenemos aquí.

¿Y su gastronomía? ¿Cuál es la que más te ha sorprendido?

¡Me encanta descubrir nuevos sabores! La que más me gusta sin duda es la tailandesa. Fue en el primer país donde no eché de menos nuestra dieta mediterránea. Asia me encanta porque adoro la comida picante, muy picante.

¿Qué destacas de la cocina española?

La variedad. De norte a sur del país tenemos infinidad de platos típicos maravillosos y diferentes.

¿Qué alimentos saludables no pueden faltar en tu alimentación semanal?

¡Las frutas y las verduras! Desde pequeña en nuestro menú no faltan las verduras a diario y las legumbres al menos una vez a la semana.

Por @casas_castro

Inbound Marketing, mucho más que una moda

4 agosto, 2017|

El Inbound Marketing está más de moda que nunca. Ninguna campaña se puede concebir hoy en día sin las estrategias que ofrece, relacionadas, sobre todo, con la creación de contenidos. Estas técnicas, como la confección de textos ad hoc para medios de comunicación, se llevan haciendo desde hace años. Y, con la consolidación de Internet, han cobrado mucha más importancia.

Las acciones que se llevan a cabo con el Inbound Marketing atraen al consumidor de una manera más natural, captando su atención a través de un artículo, un ebook de descarga gratuita, presencia en redes sociales o el SEO. De esta manera, una compañía logra un mayor tráfico a su web y un mejor posicionamiento, las principales preocupaciones de los directivos de marketing, según el último informe de la agencia internacional de marketing Hubspot sobre el Estado del Inbound 2017.

En el estudio, se concluye que los profesionales del marketing encuestados consideran en su mayoría que las oportunidades de venta que genera el Inbound Marketing “son las mejores”

El informe señala también que las empresas “se centran en mejorar el SEO de sus sitios web, en generar más contenido para que sus blogs tengan visibilidad en los motores de búsqueda y en crear contenido interactivo”. De hecho, el posicionamiento se encuentra en primer lugar en la preocupación que tienen empresas en los cinco continentes.

Asimismo, el informe de Hubspot señala que, en la actualidad, el desafío más grande al que se enfrenta el marketing “es generar tráfico y oportunidades de venta, seguido de demostrar el ROI e identificar la tecnología adecuada para sus necesidades”. Los comentarios de los encuestados muestran que tienen que hacer frente a un gran número de problemas, desde encontrar la mejor estrategia de conversión en redes sociales hasta analíticas y la contratación de los mejores empleados.

Los profesionales que participaron también comentaron que las campañas de Inbound “generan más ROI en comparación con las campañas de outbound (acciones que venden en un sentido único como la publicidad)”, si bien es cierto que matizan que no saben o no pudieron calcular exactamente dicho retorno de la inversión. Por tanto, si los equipos de marketing no miden esta variable será imposible tratar de comprobar y evaluar los resultados de las campañas.

Por otro lado, comentan que el contenido generado en vídeo se ha convertido en el formato que mejor resultado ofrece. Explican este crecerá cada vez más y a muchos profesionales les preocupa no estar adaptados a su idiosincrasia. Por su parte, las redes sociales, en las que miles de millones de personas pasan mucho tiempo, son el foco de las empresas, pues deben estar ahí; pero ven cómo cada cierto tiempo cambia un algoritmo o sale una nueva red social. “Los profesionales del marketing tienen muy poco control sobre la experiencia que ofrece cada plataforma, así que cada vez es más difícil comprobar el ROI, incluso cuando saben que deben estar presentes en las redes sociales”, afirman en el informe.

Ante todos los cambios que acucian al sector, muchos profesionales optan por invertir su tiempo en canales emergentes de mayor escala, ya que la audiencia se va trasladando a estas redes, como sucede con Snapchat. No obstante, los contenidos los suelen distribuir en las grandes redes, como Youtube, Facebook o Instagram.

Experiencia de una periodista en la cobertura de un festival musical

2 agosto, 2017|

El periodismo ofrece una gran posibilidad de opciones para especializarse y si eres melómano puedes apostar por la cobertura de festivales musicales, que actualmente se encuentran en pleno apogeo. El verano abre paso al FIB, el Rototom Sunsplash, el Arenal Sound, el Tomorrowland, el Low Festival o el Sonorama, entre un gran repertorio.

La época estival es por excelencia, donde más eventos de este tipo se celebran, además de una ventana perfecta para respirar un poco de aire y escapar de la rutina periodística. Cambiamos la redacción por el recinto de las actuaciones; el ordenador por la cámara o la grabadora, y la mesa de la oficina por la que nos habilitan en la zona de prensa para escribir nuestra crónica o noticia. Se respira compañerismo en la sala. Hay muchos periodistas, redactores, fotógrafos y algún que otro cámara de televisión, pero ante todo reina el buen rollo entre la profesión, acompañado de la ilusión y el cansancio.

Lo más farragoso es siempre la acreditación. Hay que pedirla con tiempo y cuando te la conceden los trámites burocráticos obligan a identificarte en una zona dispuesta para esa labor y demandar también photopass para acceder a la zona del foso, en caso de que seas cámara, donde se pueden tomar imágenes con una serie de directrices, que marca en ocasiones el propio artista. Lo normal. Pero nada de ello importa cuando puedes disfrutar de los directos de músicos de renombre a escasos metros e incluso compartes espacio con algunos de ellos, lo que te da pie a conversar y conocerles mejor fuera de escena.

Pero a pesar de estas indudables ventajas, lo cierto es que cubrir un festival de música es extenuante, al contrario de lo que la gente piensa. Cuando comienza una actuación, todos los periodistas se aproximan raudos al foso para escoger un buen sitio, desde el que poder capturar el mejor momento, sin que eso suponga un impedimento para el trabajo de los compañeros. Difícil pero no imposible. Los fotógrafos se mueven sin parar, algunos se agachan para no molestarte y colarse en tu plano. Mientra, los redactores aguardan en un extremo lateral para captar con todo lujo de detalles el momento que están presenciando, con el objetivo de transmitirlo después en su crónica y llevar al lector a ese preciso instante mediante palabras. Un reto fascinante.

Posteriormente a las actuaciones, es el momento de localizar a los representantes de los artistas o a los propios organizadores del evento para cerrar entrevistas con los músicos y enriquecer tu pieza informativa con sus declaraciones. Nos conceden como mucho diez minutos y hay que sintetizar. Les formulamos todas las preguntas que consideramos de interés para nuestro público, además de las habituales, cómodas, como se llaman comúnmente en el oficio, para romper el hielo.

¡Conseguido! Tenemos todos los ingredientes para cocinar nuestro crónica o noticia, pero falta algo. Hay que impregnarse del ambiente para describirlo con la mayor exactitud posible, así que procedemos a meternos en la vorágine de personas y fanáticos. Observamos a nuestro alrededor y vemos expresiones que nos llaman la atención, escuchamos gritos, sentimos emociones y nos empapamos de todo para después volcarlo.

Finalizado el evento, los hay que se refugian en la sala de prensa para escribir su crónica o los que la dejan reposar junto a las emociones a flor de piel para el día siguiente. Personalmente, me gusta comunicar al momento y las redes sociales nos brindan la posibilidad de hacerlo, mediante Stories Instagram, un vídeo directo o un tweet de 140 caracteres para retransmitir la actuación. De esta manera, es más fácil hacer partícipes a los lectores de la experiencia vivida.

Inma Gabarda
Photo by: Adrián Morote (FIB)

31 julio, 2017

Cómo mejorar la visibilidad de los anuncios online: la ‘ad viewability’

31 julio, 2017|

La publicidad online se ha incrementado de forma exponencial en los últimos años. Internet atrae cada vez a más marcas a través de los distintos formatos que se ofrecen en Internet. Pero prácticamente la mitad de los usuarios no ve este tipo de publicidad, según datos de IAB Spain.

Por ello, si una empresa quiere saber si sus anuncio se ven, puede medir la ‘viewability’, es decir, las métricas a través de las cuales se indica si un anuncio en Internet ha sido visto o no. La ‘ad viewability’ se expresa en un porcentaje y es el ratio entre las impresiones visibles y las medibles (las que cumplen las condiciones para ser auditaba su viewability por las diferentes tecnologías de medición).

La mayor parte de la publicidad digital se vende a través del CPM (coste por mil impresiones), por lo que una marca paga cuando se han generado estas mil impresiones. Estas realmente no garantizan que haya habido un impacto, por lo que la ‘viewability’ trata de medir a los usuarios reales alcanzados en ese anuncio. De esta manera, las marcas tienen un control más preciso del dinero que invierten.

¿Por qué un anuncio no se ve? Los motivos son variados: van desde que el anuncio se carga fuera de la vista del internauta, hasta el uso de ‘ad blockers’ o plugins que el usuario no tiene instalados. Por ello, para saber si un anuncio ha sido visto y mejorar los objetivos marcados, se deben utilizar herramientas que midan la ‘viewability’, que deben estar certificadas y auditadas por un tercero independiente para garantizar su fiabilidad.

Los ‘ad server’ (servidores de anuncios) deben brindar la opción de implementar herramientas de la ‘viewability’ para que la publicidad sea capaz de ofrecer estos datos. Por ejemplo, Google cobra por los anuncios vistos (Active View), para lo cual ha trabajado en este tipo de herramientas mediante el estándar propuesto por el IAB: un anuncio visto tiene que aparecer al menos al 50% en la pantalla durante un segundo o más.

Dado que existen discrepancias entre medidores (por tener distintas tecnologías o formatos de anuncio), IAB Spain ha lanzado un documento en el que recoge las mejores prácticas y recomendaciones de ad viewability dirigida a todos los actores del mercado. He aquí las más destacadas:

  • El editor debería posicionar la publicidad en el primer scroll y la primera mitad del segundo scroll, de manera que la persona que haya accedido al sitio web no tenga que descender mucho para poder encontrar un anuncio. La publicidad también se puede ajustar al comportamiento del internauta cuando realiza scroll y a aquel usuario que está en el móvil, mucho más dinámico.
  • El propio editor también debería integrar formatos verticales en el diseño de la página, ya que está demostrado que consiguen ratios más altos de viewability. Además, el vídeo es uno de los formatos que genera mayor visibilidad, especialmente en el ordenador.
  • La agencia y el anunciante deberían realizar creatividades adaptadas a los diferentes dispositivos. Por ejemplo, aunque un Roba de 300×250 es un formato ‘responsive’, el peso y el tiempo de carga no puede ser el mismo en distintos dispositivos. Así pues, si no se ha cargado porque en ese lugar pesa mucho, el usuario ha pasado por alto sin que se le haya mostrado el anuncio.
  • También tienen que trabajar creatividades horizontales de publicidad en vídeo para poderlas combinar con los formatos tradicionales verticales, así como adaptar el mensaje creativo a los hábitos de consumo para ayudar a que el usuario se detenga y no realice un scroll rápido.

Asimismo, el informe pide tener en cuenta, entre otras cosas, hacer un seguimiento de las acciones realizadas a través del ‘Branded Content’ para poder aplicar los estándares de visibilidad. A ello se tendrán que añadir próximamente, cuando se puedan medir, los proyectos llevados a cabo en medios sociales como los que se hacen con youtubers e influencers.

Casos de acoso de mujeres en televisión

19 julio, 2017|

Desde hace años la sociedad ha cosificado el cuerpo de la mujer como un reclamo visual para atraer la atención del público y en la televisión no ha sido diferente. Si echamos la vista atrás hallamos varios ejemplos como el caso de las azafatas de un evento deportivo, a las que rocían con champán tras una victoria o obligan a dar un beso al campeón. Percibimos también, según los últimos hechos acaecidos, que existe acoso sexual por parte de los hombres a las féminas, a quienes estos acusan de “provocar”. Una afirmación que dista mucho de la realidad.

A día de hoy proseguimos viendo en televisión a presentadoras exuberantes, atractivas, que a veces incluso no son periodistas, pero siguen un canon de belleza, establecido y que, se presupone, gusta a la audiencia. Aunque afortunadamente los últimos años han abierto el camino a la profesionalidad femenina dejando paso a grandes competentes, lo cierto es que todavía existen casos que preocupan, no solo en la sociedad, sino también en la profesión periodística, como los que hoy tratamos en este artículo.

Pues bien, hay un número ingente de profesionales femeninas que sufre acoso sexual mientras realiza su trabajo, como fue el de la periodista Victoria, de Espejo Público, que se trasladó a Navarra para cubrir la festividad local de los San Fermines y tuvo que aguantar en directo comentarios soeces por parte de los asistentes, negar dos besos y pedir que no le tocaran sin su consentimiento.

Pero el tema trascendió porque la periodista preguntó a un grupo de jóvenes sobre el conocido caso de la “violencia de la manada”, cuyo escándalo estalló el pasado año en las mismas fechas cuando se conoció que un grupo de cinco jóvenes violó a una chica y estos respondieron que hay mujeres que incitan a la violación. Una afirmación que no se puede tolerar bajo ningún concepto y, por supuesto, en ninguna profesión.

Y desgraciadamente estos actos vejatorios no solo tienen lugar en España. Cadenas de otros países han sido protagonistas de episodios sexistas como, por ejemplo, en México cuando a la presentadora de un programa musical, Paranoia TV, uno de los músicos le instó a que se quitara la ropa interior y se la entregara y la periodista Andrea Vilash, por exigencias del guión, tuvo que obedecer y se quitó el tanga y se lo entregó. Ante este hecho, el público enloqueció y la vitorearon. Mientras que si hubiera sido un varón al presentador nunca se le habría pedido semejante vulgaridad.

Otra vejación en directo es la perpetuada por el tenista francés Maxime Hamou, quien fue expulsado de Roland Garros por su “comportamiento inadecuado” con una periodista en el transcurso de una entrevista. La periodista se sintió en una postura incómoda y no sabía como actuar frente a la cámara, pero al acabar la emisión manifestó su malestar ante los comentarios y la persistencia del deportista.

Un caso similar ocurrió en la televisión italiana. La artista Emma Marrone, quien fue conocida por representar a su país en Eurovisión en el año 2014, también fue víctima de un abuso sexual por parte de uno de los bailarines, quien le manoseó y trató de besarla en varias ocasiones. El programa no lo reconoció como un acto de violencia sexista, sino que trató de explicar que se trataba de una broma y que la cantante disfrutaba con ello. Lejos de retractarse la cadena, la presentadora Maria di Fillipi, exclamó que “si para algunos significa que con esa broma apoyan a los abusadores sexuales es que el mundo se ha vuelto loco”.

Estos son únicamente algunos ejemplos de los que podemos hallar actualmente en la sociedad y por los que se espera que el periodismo, como cuarto poder del mundo, ejerza su influencia en focalizar este problema y concienciar a la sociedad de su importancia. Del mismo modo, los medios de comunicación afrontan el reto de no emitir imágenes sexistas ni permitir vejaciones de ningún tipo.

El objetivo, cambiar los hábitos sociales y demostrar que el acoso es una problemática común con muchos damnificados, que no se puede tolerar. En esta línea, los eventos deportivos recientemente han anunciado, después de varias campañas contra el acoso sexual, que van a a incorporar azafatos varones que acompañen a las mujeres y van a prescindir de varias prácticas denigrantes que hasta ahora se realizaban. Un paso más en el camino que aún queda por recorrer para fomentar la igualdad y reivindicar los derechos de la mujer con el fin de que se deje de considerar como un objeto sexual.

Reporter, una app de compra-venta de fotografías y vídeos periodísticos

17 julio, 2017|

Si, como fotoperiodista, has tomado una imagen que puede tener cabida en un medio de comunicación, pero no sabes cómo enviarla y venderla, no te preocupes, puedes realizarlo a través de Reporter. Se trata de una aplicación que permite a un profesional subir fotografías y vídeos colocándoles un precio. La imagen aparece en una especie de e-commerce donde puede ser comprada por un medio de comunicación o agencia de noticias.

Esta app es conocida como el Uber del fotoperiodismo, tal y como explicaron en el blog Clases de Periodismo, ya que un profesional puede obtener sus ingresos a través de sus propias imágenes. De esta manera, liberaliza el mercado, tal y como hizo Uber en su día con el sector del taxi. La aplicación, que nació el año pasado, ya cuenta con 13.000 usuarios.

Asimismo, cuenta con un sistema de verificación con el fin de evitar la manipulación del contenido multimedia, el cual puede llegar extenderse a cualquier parte del mundo. Es decir, las fotografías y los vídeos pueden abarcar un mercado global, una ventaja muy útil para los profesionales de la imagen periodística, de manera que dan a conocer su trabajo más allá de su entorno.

Aunque Reporter está dirigido a fotoperiodistas, la ciudadanía también puede utilizarla, ya que pueden tomar imágenes y vídeos de gran valor que pueden hacer llegar a los medios de comunicación. También hay que tener en cuenta que el contenido debe ser realizado desde la propia aplicación, desde donde se explica brevemente en qué consiste y se añaden unas palabras clave para facilitar la búsqueda. A partir de entonces, la persona que lo ha subido recibe un notificación cuando se visita.

Definitivamente, como indican desde la app: “Tú eres la fuente de la noticia, el corresponsal, el reportero”, por lo que cualquier con un móvil puede aportar contenido periodísticos a medios de cualquier parte del planeta.

“La puerta al crecimiento digital de las empresas está en el marketing”

14 julio, 2017|

Mario E. Moreno (@ciberviviente) es uno de los principales precursores del sector online en Chile, desde que en 1999 abrió la primera agencia digital del país, CiberEspacio, en la que guio a las empresas en el inhóspito mundo de Internet. Hoy está especializado en omnicanalidad, Big Data y gamificación y se considera un ‘ciberviviente’, al haber conseguido sobrevivir al desequilibrante crecimiento exponencial del marketing digital.

¿Qué te atrajo en su día del mundo digital para querer dedicarte a él?

Cuando tuve que escoger el tema de mi tesis para publicista venían llegando a Chile los primeros computadores multimedia. Me llamó tanto la atención que decidí que mi tesis debía ser la campaña de una empresa que ofrecería Multimedia como técnica de comunicación, capacitación y venta a empresas de distintos rubros. Conseguí el cliente y armamos la campaña junto a compañeros tesistas, más el auditorio de mi universidad para realizar, como parte complementaria a la tesis de grado, el Primer Seminario de Multimedia en Chile en agosto de 1993. La cobertura de medios fue tal que llegaron visitantes de todo el país y pude reunir en una misma exposición a todos los exponentes de multimedia del momento, entre ellos: IBM, Microsoft, Silicon Graphics y Sound Blaster. Uno de los expositores (Francisco Rada) me invitó a trabajar en su incipiente productora CD Multimedia. Mi jefe sería un especialista norteamericano que quería producir títulos en CD ROM y acepté de inmediato. Un año después comenzó a sonar Internet en mi país y el software Adobe PageMill me cautivó, lo adopté de inmediato. Me dije a mí mismo: “Internet es el futuro, mi futuro” y aquí estoy, ciberviviendo.

¿Qué experiencia te ‘acredita’ como ‘ciberviviente’?

La palabra “ciberviviente” la creamos en mi agencia, tras sobrevivir a la crisis de las ‘.com’ (año 2000), como pioneros de lo digital en Chile. Nuestros clientes fueron, inicialmente, casi todas las empresas que querían emprender en Internet. Así atendimos una decena de emprendimientos locales al amparo de ENDEAVOR y otras internacionales como TERRA y STARMEDIA. La baja en NASDAQ les pegó fuerte y, como en Chile aún la publicidad es vista como un gasto y no como una inversión, les recortaron abruptamente los presupuestos. Muchas quebraron y nosotros los perdimos como clientes, pero seguimos adelante reorientando la estrategia comercial, sacando fuerzas internas que veían con entusiasmo a empresas como Google. Con todo esto, me puedo sentir un ‘ciberviviente’.

¿Qué te llevó a crear la primera agencia digital de Chile en 1999?

A finales del año 1997, un nuevo gerente comercial de CD Multimedia me sumó a la reunión con la empresa VTR, hasta hoy el más importante operador de televisión por cable, para apoyarlo porque el potencial nuevo cliente traía un proyecto que mencionaba Internet y como yo era el único obsesionado con el tema en la empresa, requería de mi apoyo. VTR quería lanzar su servicio de Internet vía cable en Chile, proyecto al que llamó transitoriamente X98. Escuché en silencio y con entusiasmo al gerente francés de la empresa, mientras pensaba que era esta la oportunidad para lanzarnos como empresa de lleno a Internet. Cuando terminó de exponer su proyecto, pensé que era momento de hablar, pero antes de poder hacerlo, el nuevo gerente exclamó: “Gracias, pero Internet es una moda y como toda moda va a pasar. El futuro son los CD ROM”. Me quedé congelado, de una pieza. puesto que yo pensaba absolutamente todo lo contrario. Me dio las gracias, sin poder hablar. Me despedí del cliente y bajé a fumar un cigarrillo. En la calle, vi salir al gerente de VTR, alcé una mano saludando, se acercó y me dijo con acento francés: “Noté que no estabas de acuerdo con la visión de tu jefe. ¿Te sientes capaz de hacerlo tú? Quizás sea momento de que emprendas. Piénsalo.” Estiró la mano y me dio su tarjeta. Lo llamé al día siguiente, le conté que había renunciado a mi trabajo y que me interesaba trabajar en el proyecto. Así, VTR se convirtió en mi primer cliente y X98 pasó a llamarse VTR Superinternet. Entonces fundé formalmente CiberEspacio. VTR como primer cliente fue clave. Hice alianzas con otras agencias que querían hacer lo mismo que yo, presenté mis credenciales a otras empresas que buscaban presencia en internet, capté cliente y, lo más importante, pude conocer una red de profesionales y personas entusiastas y capaces muchos de los cuales son hoy en día quienes lideran la industria digital en Chile.

¿Fue arriesgado?

Lo más riesgoso fue dejar mi trabajo en la productora de CD y emprender en algo nuevo, pero al calor del fuego de la juventud no se siente frío ni temor. Lo más difícil de vender soluciones digitales en esa época, incluso me atrevo a decir que hasta hoy algunas empresas tienen el mismo dilema, fue que la puerta de entrada era TI, los que se enfrascaban en tecnologías, lenguajes, formatos. procesos que más que acelerar o potenciar cambios frenaban todo. Como publicista siempre he creído que la puerta de acceso al crecimiento digital/tecnológico de las empresas está en el marketing.

¿Cuál es el panorama actual del mundo digital en Chile al compararlo con su situación 18 años atrás cuando empezaste?

Tecnológicamente estamos a la vanguardia. No hay que convencer a nadie de que internet sigue siendo el futuro y los medios digitales el mejor punto de contacto con los clientes y las audiencias, sin embargo, aún hay brechas y visiones radicalmente distintas. En Chile aún no se puede pensar en campañas o acciones masivas 100% digitales, porque no toda la población tiene acceso a internet. Solo hay nichos que lo permitirían. Aunque cada día la brecha es menor, la visión tecnológica de algunas industrias, empresas o tomadores de decisiones dentro de ellas siguen frenando un crecimiento que podría ser aún mayor, porque ven la tecnología y lo digital como un fin en sí misma y no como un recurso para alcanzar un fin superior, que, por lo general, tiene que ver con el bienestar de la sociedad. Aún quedan Industrias como la de los medios de comunicación y el gobierno aferrados a formatos tradicionales, agencias que se dicen digitales y lo único que hacen es producir banners, landing pages y post porque sí, sin esforzarse en responder: ¿qué decir? ¿a quién se lo digo? ¿cuándo es el mejor momento para decírselo? ¿por qué plataforma se lo digo? Si en el pasado hubo que evangelizar sobre Internet y páginas web, hoy la misión es que las empresas logren dimensionar la importancia de la omnicanalidad y de conocer a sus clientes, promover la incorporación del Big Data en la toma de decisiones y en las estrategias de marketing y de comunicación.

¿Qué debe contener una pieza publicitaria para atraer al espectador sin perder de vista la calidad?

La clave está siempre en el mensaje y aquí hay que hacer la diferencia entre el reason why de un artista versus el de un publicista. Esta frase se la repito a todos mis estudiantes en la sala de clases: el artista plasma sus propios sentimientos en la obra y no los del espectador; el publicista debe plasmar los sentimientos del espectador, no los suyos. La pieza debe contener un mensaje (escrito, visual, auditivo, táctil, olfativo, sensorial, como sea) que lo refleje, lo represente, le hable, le haga sentido en el momento exacto. Allí precisamente está la importancia de la omnicanalidad y conocer a la audiencia.

¿Cuáles son las claves para hacer marketing digital de calidad?

Para hacer marketing digital de calidad hay que quitarle la palabra digital y ponerse a hacer marketing, no olvidar que en el formato que sea la idea central es agregar valor a la marca, al consumidor y a uno mismo. La clave es pensar globalmente, y actuar localmente (glocal).

Como ‘growth hacker’, ¿qué opinas sobre el uso de técnicas alegales dentro de vuestro trabajo?

Estoy convencido de que es la profesión del futuro. Tenemos una mirada distinta e integral, lo que nos permite entregar soluciones únicas y muy efectivas. Hacker, en lo personal, es una palabra que me encanta. Siempre me ha gustado, sobre todo, porque tiene ese matiz anarquista propio de internet. Tanto hacker como anarquía son palabras estigmatizadas por la sociedad. Se le dice hacker al pirata informático que quiere hacer daño cuando en realidad es el que se divierte y puede ayudarnos, sobre todo, a evaluar e incorporar medidas de seguridad a nuestros proyectos digitales (los malos son los crackers). Se le dice anarquista al caos, cuando en realidad anarquía significa libertad (los malos son los antisociales). Personalmente técnicas alegales dentro del trabajo no he incorporado jamás.

¿Cuáles son las experiencias online que has desarrollado de las que te sientes más satisfecho?

Son varias, sin embargo, vibro con dos tipos de experiencias online: las tremendamente masivas y las de micronichos. Los extremos me traen. En mi carrera profesional me ha tocado experimentar ambas: desde campañas presidenciales, programas de televisión en vivo, foros económicos, eventos culturales mundiales y clubes de fidelización hasta cookies para brindar experiencias ultra personalizadas.

Por @casas_castro

“Cada uno es libre de elegir si quiere ser fiera o soso en la cama”

10 julio, 2017|

La periodista y escritora Celia Blanco (@Latanace) todavía sonríe con picardía cuando le confunden con la conocida ex actriz pornográfica. De hecho, en alguna ocasión ha afirmado que se siente muy halagada por la homonimia. En lo que sí coinciden es en haber centrado gran parte de sus carreras profesionales en una temática sobre la que todavía recaen unos cuantos tabúes: el sexo. Desde Cadena SER y el diario El País trata de desmontarlos y da voz a personas (en la radio) y a sus experiencias. También ha tocado casi todos los canales de televisión nacionales como reportera, aunque hoy se siente bastante desligada a este medio.

¿Eres más de informarte a través de la prensa, la radio o la televisión?

Apenas veo la televisión. No la veía mucho cuando trabajaba en ella; ahora mucho menos. Me informo, sobre todo, por la radio; estoy todo el día con ella encendida, y por prensa online. Soy fija de El País y de ElDiario.es. Y desayuno en un bar en el que tienen dos periódicos, El País y El Mundo. Hay mañanas que puedo ojear ambos.

¿Qué te gusta de la televisión a nivel profesional para haberte colado en todas las cadenas y ser ‘la vecina del descansillo’ durante tanto tiempo?

A mí me gustaba hacer reportajes y tuve la suerte de que durante mucho tiempo eso me diera de comer. Hay muchas cosas que detesto de la televisión. La esclavitud de la belleza y la juventud o el morbo al que se llega sin límites, por ejemplo. Fui muy feliz durante la época que ejercí de reportera, pero reconozco que en parte fue porque tuve a mi lado jefes que me respetaron y de los pude aprender.

¿Cuáles son las claves para enfrentarte a una cámara de televisión para informar y no morir en el intento?

Ser rigurosa y honesta. En televisión todo se nota, se transmite y se muestra. A mí especialmente porque gesticulo y levanto la ceja. Si miento, se me nota. Si estoy triste, se ve. Si no me creo lo que estoy contando no puedo conseguir que me crean. Esa es la parte buena de la televisión.

¿Cómo defines en pocas palabras lo que es periodismo de calidad?

Eso mismo: el que es riguroso y honesto. No hay otro periodismo. Si no es riguroso y honesto no lo llamen periodismo; es otra cosa.

¿Qué te llevó a enfocarte en una temática tan controvertida a nivel público todavía como es la del sexo?

Me gusta mucho, me interesa y creo que tenemos una educación sexual pésima. Si supiéramos más de sexualidad seríamos mucho más felices. Y, sobre todo, me niego a juzgar sexualidades ajenas y jamás permito que juzguen la mía.

¿Sigue habiendo tabúes para informar o aconsejar sobre ello en medios de comunicación?

Yo no he tenido tabúes. Tanto la SER como El País dejan a mi libre elección todos los temas que quiera tratar. Imagino que tiene que ver con la intención de los medios sobre educar o no en una sexualidad libre y diversa. El sexo solo es ilegal en las condiciones que recoge el Código Penal. Sin embargo, hay medios de comunicación (sobre todo, la televisión) que siguen recurriendo al morbo más absoluto, a contar las sexualidades no convencionales juzgándolas (vomitivos reportajes sobre BDSM, por ejemplo) y que quieren seguir aleccionando sobre con quién debemos meternos en la cama a tener el sexo que no sé quién decide. Es cuestión de tiempo que fracasen en el intento.

¿Cómo te definirías a la hora de informar sobre sexo?

Informo y no juzgo. Trato de opinar lo justo, pero no puedo evitar que me broten reproches cuando alguien se permite el lujo de opinar sobre la vida sexual de otros. Imagino que entonces también estaré opinando yo. Informo porque de eso se trata, de aprender, y es necesario que haya mucha más información sexual de la que hay.

¿Los tabúes con el sexo siguen en la sociedad o la situación está cambiando?

Creo que cada vez hay menos porque cada vez sabemos más. Esto es imparable.

¿Crees que la gente es ‘sosa’ en la cama o que detrás de los tabúes hay muchas ‘fieras’ con deseos (e, incluso, filias) escondidos?

Uy, ni idea. Yo solo sé cómo son mis amantes. Lo que sí sé es que hay mucha desinformación y eso hace que las camas no estallen todo lo que podrían. Ahora cada uno es libre de elegir si quiere ser fiera o soso en la cama. Quiero creer que cada uno folla como quiere; de eso se trata.

¿Qué es lo mejor y lo peor de hablar sobre sexo a través de las ondas a la 1.30 de la madrugada?

No creo que haya nada malo. No me importa que sea nocturno y creo que favorece la comunicación con los oyentes. Por la noche estamos a solas, en la cama, escuchando la radio mucho más tranquilos que durante el día. Me permite que haya más complicidad. Me encanta.

Por @casas_castro
Foto: Cadena SER

“El Papa Francisco ha cambiado la comunicación del Vaticano”

5 julio, 2017|

Álvaro de Juana entiende la necesidad actual del profesional de la comunicación de tocar todos los palos posibles para ganar en experiencia y en calidad periodística. Por ello navega entre la prensa, las agencias, la locución, la televisión y la radio con devoción y tranquilidad, pero nunca sin perder ese punto de nervios que genera actividad. Y lo hace como corresponsal en el Vaticano y en Italia, desde donde informa sobre religión y sociedad.

¿Te informas a través de la prensa en papel, digital, radio o televisión?

Me informo principalmente a través de la prensa en papel y digital. A través de la televisión y de la radio menos, porque me es más difícil por el trabajo, pero también lo hago en cuanto puedo.

¿Qué te condujo a querer dedicarte al mundo de la comunicación?

La convicción de contar historias, noticias, algunas buenas y otras no tanto. Es una hermosa profesión absolutamente fundamental en nuestro mundo. En definitiva, todo es comunicación: cuando hablamos, cómo nos movemos, nuestros gestos, etc. Estamos inmersos en un mundo comunicativo.

¿Qué ‘encantos’, dificultades y facilidades encuentras en cada uno de los medios en los que trabajas actualmente: prensa, radio y televisión?

Cada medio tiene su estilo y eso a veces significa un “balón de oxígeno” en el día a día. Por ejemplo, si llevo todo el día trabajando con agencia, el momento en que tengo que hacer televisión me hace descansar y me da al mismo tiempo satisfacción. Significa cambiar de registro y eso siempre también es una responsabilidad. Puedo decir lo mismo respecto al periódico. El problema es que hay días que se me junta todo y tengo que organizarme bien y no dejarme llevar por el estrés. Pero es algo apasionante. Cada medio tiene sus cosas buenas y malas, pero creo que hay muchas más satisfactorias.

¿Cuáles son las claves para hacer un directo para televisión claro y de calidad?

No llevo mucho haciendo televisión, aunque en España realicé algunas colaboraciones. Pero creo que la clave está en entender que es un servicio público, que detrás de la cámara hay alguien, quizás un enfermo, un anciano o un joven que te va a prestar atención y que se va a quedar con lo que tú le digas. Por lo tanto, diría que hay que ser sencillo, concreto y amigable, porque uno entra en las casas de mucha gente con situaciones muy dispares. Siempre hay que ser honesto e informar con la verdad.

¿Cuáles son las cinco características primordiales que deben definir a un corresponsal?

Creo que tiene que estar disponible siempre para lo que pueda ocurrir, a cualquier hora del día; tiene que estar comprometido con su trabajo, querer aprender, aceptar cómo es la gente del país en el que está, y sus costumbres. Y, por supuesto, informase mucho y hacer también amigos entre los compañeros. Al final somos como una gran familia.

¿Cómo es cubrir las noticias que se dan en el Vaticano? ¿Cuáles son tus rutinas diarias para esa cobertura?

El Papa Francisco ha cambiado de alguna manera el estilo de comunicación del Vaticano. Nunca se sabe lo que puede pasar o cuándo va a surgir una noticia. Cada día es una aventura, y eso también es lo bonito y lo que hace que cada jornada sea distinta. Yo llego a la oficina sobre las 9,30 horas y toca estar atento a lo que puede ocurrir. Intento leer la prensa internacional (al ser español pongo mucha atención también en lo que ocurre en nuestro país), hablo con algunos compañeros de otros medios y veo previsiones. Y dependiendo de lo que haya empiezo con una cosa u otra.

¿Cuál es el panorama actual del periodismo en Italia?

Yo me considero un privilegiado, también respecto a España, porque tengo muchos conocidos que buscan trabajo desde hace tiempo en este mundo y no lo encuentran. La prensa en Italia y en España tiene sus diferencias. Lógicamente el Vaticano está aquí y eso genera una enorme corriente de información en torno a él y a la figura del Papa. Son muchos los medios que le prestan atención a diario.

¿Cómo está siendo la adaptación del periodismo a los nuevos lenguajes comunicativos y a las redes sociales en estas zonas geográficas?

Las redes sociales son fenómenos globales. En Italia ocurre lo mismo que en España: Twitter, Facebook o Instagram son fundamentales y hoy en día el periodismo no se puede entender sin ellas. Sin embargo, sí noto alguna diferencia respecto a América Latina, por ejemplo. Aquí normalmente se da la noticia antes por Twitter y luego ya se escribe para la agencia o el periódico. Pero primero son los famosos 140 caracteres de la red del pájaro azul. Gana el más rápido, digamos. Pero eso encierra otro peligro: el que uno al querer ser el primero en publicar lance algo que no sea verdad o exacto. Al final es un equilibrio.

Por @casas_castro