¿Quién es el lector más fiel de los contenidos que difunde una empresa? Para saberlo, es imprescindible que la compañía controle la base de datos que forja a través de su página web, bien sea por la generación de peticiones de información relacionada con los productos y servicios que ofrece o por el volumen del tráfico que deja huella bajo la forma de un registro, compra o por la recurrencia con la que frecuente el sitio. Trabajar oportunidades para mejorar la experiencia de estos perfiles mediante la generación de contenidos de calidad que aporten valor a dicha audiencia es una de las misiones que ha de incluir la empresa con presencia online.

Para ello, será fundamental conocer al detalle la audiencia a la que va a dirigir mensajes adicionales más allá de los que les unan a ella por la relación comercial que se establezca. Precisamente, saber a quién va a dirigir posteriormente sus mensajes para mantener un hilo de relación y fidelizar a quien ha pasado ya por su casa digital es una de las partes fundamentales de la relación basada en la generación de contenido corporativo. Porque no se trata de bombardear gratuita y aleatoriamente al nuevo cliente o al más fiel de los visitantes a la web de la empresa, sino de aportarles un valor añadido que fidelice su presencia, su recurrencia y su satisfacción.

Por eso es importante que se realce la importancia de controlar quién visita la página web de mi empresa, qué busca habitualmente, qué rutinas emprende mientras navega en mi site y cuánto tiempo está conmigo. Cada perfil requerirá, en relación a esos ítems, un contenido adicional que remitir bajo la forma de un boletín informativo o newsletter con la periodicidad que aconseje el sentido común, bajo la oportunidad de conceder un servicio adicional, mirando la actualidad del sector, así como la agenda de actividades relacionadas con los intereses del cliente y otros aspectos que erijan dichos contenidos en fórmulas de fidelización más que de estricta comercialización.

Conocer la audiencia en cada caso significa planificar un calendario de difusión de contenidos segmentado, esto es, que atienda de forma diferente a cada tipología de perfil dentro de la audiencia de mi empresa, más allá de los artículos, consejos y noticias de actualidad del sector que el blog incluya como informaciones recurrentes en la página web. De dicha producción y de la que se redacte ad hoc para cada boletín, surgirá el necesario aporte de valor al destinatario, el principal interesado de que la empresa empatice respecto a las informaciones adicionales que recibirá de buen grado porque atenderán a su interés y le harán regresar con el mono corporativo de quien se siente bien atendido.