Desde que los padres, y hasta los abuelos, se introdujeron en Facebook, la gente joven se ha trasladado a otras redes sociales como Instagram y Snapchat, sobre todo, esta última. Cuando Facebook comenzó a ser utilizada, la media de edad rondaba los 25 años, por lo que, actualmente, esas personas ya tienen 35 años o más.

El grupo de investigación eMarketer señaló en su último estudio que los jóvenes de EE.UU. entre 12 y 17 años no tenía previsto hacerse un perfil en Facebook, lo que supone un descenso del 3,4%, hasta los 14,5 millones de usuarios, este año. Mientras, Snapchat es utilizado por 15,8 millones de adolecentes. Asimismo, el grupo de edad comprendido entre 13 y 24 años también prefieren Snapchat.

¿A qué se debe ese éxito entre el público con menor edad? Su principal atractivo es que los mensajes se autodestruyen, por lo que queda rastro de la actividad realizada, y solo se pueden encontrar a los usuarios conociendo su nick. La aplicación, además, es gratuita y existe la posibilidad de esconder las identidades. A todo esto se suma que no resulta fácil, por lo que aleja a padres y madres, y los divertidos filtros que emplean se han convertido en otro reclamo.

Aunque Snapchat sigue creciendo, Facebook es, indiscutiblemente, el rey de las redes sociales, sobre todo, tras la compra de Instagram. Estas, además, introdujo cambios similares a la red del fantasma, como las historias o las máscaras selfies para tratar de atraer y mantener el público más joven.

El mayor problema que se encuentra Snapchat radica en el volumen publicitario que acumula Facebook, con unos 2.000 millones de dólares anuales, si bien es cierto que muchas empresas invierten grandes sumas de dinero para elaborar anuncios de 10 segundos que luego acabarán desapareciendo a las 24 horas.

Y, mientras, Facebook anda preocupado por la pérdida de interés de los adolescentes en su red social, cambiando su preferencia hacia Snapchat. Además, se ha entablado una especie de guerra entre ambas plataformas, que va desde el fallido intento de compra por parte de Mark Zuckerberg hasta los números en bolsa o la lucha por ver quién da las mayores cifras de impactos y usuarios.

Así las cosas, tanto una red social como la otra, anuncian mejoras en la plataforma para no perder gente (ni dinero). La última noticia fue lanzada por Snapchat hace apenas una semana en la que se hablaba la posibilidad de crear Geofiltros desde los propios teléfonos a través de la función Snapchat Creative Studio a algunos países de Europa, una opción que ya comenzó a emplearse en EE.UU. Esta actualización permitirá a los usuarios europeos utilizar los Geofiltros para eventos especiales, como bodas o cumpleaños.