La alimentación se ha convertido en una de las principales temáticas de interés por parte de los usuarios que utilizan las redes sociales y el ‘food marketing’ marca el camino de acceso a esta información, que proporcionan empresas del sector que se quieren dar a conocer a través de estas herramientas.

-ivoro (@_ivoro), antes Gastromedia, es una de las agencias que se encarga de facilitar esta tarea a las marcas de alimentación. Recomiendan a sus clientes que analicen qué están haciendo en redes sociales, por qué lo están haciendo, qué resultados están consiguiendo y cómo contribuye su presencia digital a los objetivos generales del negocio. Pedro Á. Bretones, CEO de -ivoro, profundiza más sobre esta labor para nuestro blog.

¿Qué posibilidades tienen las redes sociales dentro del ‘food marketing’?

La comunicación ya no la hacen las empresas, sino las personas. Las redes sociales son herramientas que ayudan a que las personas se expresen, se comuniquen, se informen, aprendan. La cocina, y la alimentación en general, está muy presente en redes sociales simplemente porque, además de tener la necesidad de alimentarnos para sobrevivir, las personas tenemos una cultura gastronómica que siempre está en expansión. Aprendemos por imitación y probablemente las redes sociales son la fuente principal de acceso a nuevos conocimientos culinarios: ingredientes, productos, técnicas de cocina, nuevos usos de alimentos, presentaciones, momentos de consumo, etc. Desde -ivoro recomendamos a las marcas de alimentación que hagan una pausa y analicen qué están haciendo en redes sociales, por qué lo están haciendo, qué resultados están consiguiendo y cómo contribuye su presencia digital a los objetivos generales del negocio. Mientras los responsables de marketing de las marcas de alimentación no tengan la visión y los recursos para tomar en serio e integrar en su estrategia de negocio su presencia digital, que es la clave para establecer una relación directa con el consumidor, todo lo que veremos será una gran pérdida de tiempo y de oportunidades, grandes dosis de frustración, etc. Y lo peor de todo: marcas invisibles, inexistentes, que gastan mucho dinero para estar presentes en los puntos de venta, pero que por desgracia no están presentes en la vida de las personas.

¿Qué ofrece -ivoro a sus clientes como concepto?

Las personas no son omnívoras. Todo el mundo come, pero sólo algunos alimentos, algunos sabores, algunas marcas forman parte de la vida de las personas. Nosotros nos dedicamos a que esto suceda. Ayudamos a las marcas de alimentación a innovar en la forma de plantear su estrategia de marketing para que, además de conseguir un margen por la venta de sus productos, consigan crear valor y lograr posicionarse en la vida de las personas que compran y consumen sus productos.

¿Cuáles son los retos actuales del ‘food marketing’?

El ‘food marketing’ necesita evolucionar. La mayoría de profesionales enfocan sus esfuerzos en idear e implementar un plan de marketing orientado a unos números (ventas, rentabilidad, cuota de mercado, etc.) y eso ya está superado desde hace décadas. Los retos ahora son otros. Pero si tuviera que elegir uno, diría que el gran reto del ‘food marketing’ es crear “marcas con alma”, capaces de atender de forma única y ejemplar alguna necesidad concreta de ciertos consumidores. Y, de paso, afrontar la desconfianza general del consumidor; ofrecer valor a un precio razonable pero no de guerra; ser digital y global sin perder la autenticidad; reformular los productos para adaptarlos a las nuevas tendencias de consumo; proporcionar la información que el consumidor reclama; ser expertos en lo que venden y demostrarlo utilizando los medios que utilizan los consumidores y no sólo los que utiliza la distribución; contribuir al cuidado del medio ambiente con hechos; cuidar de todas las personas que trabajan para “crear” los productos que los consumidores se comerán; invertir en tecnología para ser flexibles y capaces de ofrecer personalización a costes competitivos, y ser transparentes y practicar la integridad. El campo de la innovación en el ‘food marketing’ es extenso.

¿Es posible para una pyme alimentaria afrontar estos retos en solitario?

Nosotros pensamos que no. Que los tiempos han cambiado y que hay que adoptar una mentalidad amigable con el “open innovation”, es decir, abrir la organización a la colaboración en red con profesionales de todo el mundo, cada uno experto en lo suyo. Nosotros hace tiempo que adoptamos esta mentalidad, integrando nuestro equipo con una extensa red de colaboradores. Ahora queremos potenciar y ampliar esta red para crear una potente plataforma de servicios de ‘food marketing’ que ayude a miles de pymes de todo el mundo a afrontar sus retos.

Por @casas_castro