La aplicación y red social Instagram ha incluido en su última actualización (versión 9.0.1 para iOS) Stories, una variante con la que pretende mirar de tú a tú a Snapchat y acaparar la atención del público joven que en número de más de 120 millones de usuarios activos ya usan la app del fantasmita amarillo.

En una primera probatura de la utilidad, comprobamos que mantiene el mismo espíritu que los snaps, esto es, agilidad en la grabación y combinación de fotografía y vídeo, así como la posibilidad de incorporar elementos gráficos sobre la pieza, aunque bastante menos que los abiertos por Snapchat. Es parecida hasta en la usabilidad. Porque para navegar por Instagram Stories utilizamos los laterales del dispositivo; a la izquierda, para comenzar a crear una historia con las dos cámaras, editarla y jugar con los recursos de edición que ofrece la aplicación; y, a la derecha, para elegir qué historias y quién puede visualizarlas –dependerá de si tenemos un perfil público o privado- durante las 24 horas que, también como ocurre en Snapchat, están disponibles; así como en la parte superior de la aplicación con minitaturas de los perfiles que las han creado.

Pero, ¿conseguirá Instagram prendar al público al que se abre con Stories? ¿Ha logrado ya que los usuarios asimilen otra de las apuestas que cambiaron su genética: la de incluir publicidad entre foto y foto de las personas que seguimos? ¿Está aparcando el hilo conductor de su éxito, la fotografía móvil por querer adaptarse en exceso al resto de funcionalidades que ofrecen otras aplicaciones? ¿Tendemos hacia una ‘globalización’ de las redes sociales entendida como que todas terminarán copiándose unas a otras so pena de perder las singularidades que catapultaron al éxito a cada una de ellas?

Quora ahora en español

Otra que parece abrir su mercado es Quora. Esta red social para la resolución de dudas técnicas y de respuesta colectiva a hilos de preguntas especializadas ha anunciado que arranca una nueva etapa en español. Hasta la fecha, y desde que comenzó su andadura en 2010, Quora solo había hablado inglés. Su fundador, Adam D’Angelo, justifica así la decisión de comenzar a atender al público hispanohablante en esta entrevista publicada en El País: «Nos hemos dado cuenta de que muchos de nuestros usuarios eran de países hispanos. Miraban, pero no participaban. Estamos seguros de que tienen mucho que aportar en su idioma».