Contacte con el equipo de Soma Comunicación (+34) 961 329 801|soma@somacomunicacion.com

Vídeo marketing

7 septiembre, 2017

El uso del vídeo llega por fin a LinkedIn

7 septiembre, 2017|

Desde hace tiempo, las redes sociales apuestan firmemente por el vídeo como contenido principal. De hecho, aún faltaba LinkedIn por otorgarle este protagonismo y la última actualización, que llegará en breve, permitirá a los usuarios subir vídeos desde la propia aplicación, que se reproducirán de forma automática al hacer scroll.

Los contenidos en vídeo son los que generan más engagement, interés y más visualizaciones de perfil, por lo que LinkedIn, como red profesional que es, no se quería quedar atrás. Por ejemplo, si un periodista ha trabajado en televisión, puede subir directamente su video book con el cual dar a conocerse o una empresa que quiera subir su propio anuncio.

Los vídeos durarán 10 minutos como máximo y se podrán subir tanto en horizontal como en vertical. Los usuarios dispondrán de los datos del impacto que haya generado, tanto las visitas como los ‘me gustas’ o las veces que haya sido compartido. También se podrán conocer las interacciones que haya registrado el vídeo y se ofrecerá información sobre los espectadores, tanto dónde trabajar como el cargo que ocupan.

De esta manera, LinkedIn pretende dotar de un nuevo uso al vídeo en LinkedIn, ya que sabiendo el público al que se atrae, tanto los profesionales como las empresas podrán hilar más fino en todo aquello que comparten. Previsiblemente, la red social premiará a los usuarios que suban más contenido audiovisual, como hacen otras plataformas como Facebook, si bien es cierto que ya está tratando de darles prioridad cronológicamente.

Para subir el contenido en vídeo habrá que pulsar el icono de videocámara que aparecerá en la caja de mensajes, una opción que se tendrá por primera vez en esta red social. Aunque todavía no hay una fecha concreta para esta nueva e importante opción, LinkedIn anunció que aparecería de forma gradual en los usuarios en los próximos meses.

14 junio, 2017

Diferencias entre el vídeo interactivo y el lineal

14 junio, 2017|

El vídeo se ha convertido en uno de los formatos más consumidos en Internet desde el ‘boom’ de los smartphones y el incremento de velocidad de navegación. Pero no todos generan el mismo engagement, sobre todo, con la evolución hacia el vídeo interactivo. Existen grandes distinciones entre este, en el que existe una experiencia inmersiva y emocionante, y el pasivo, en el que el espectador no interactúa ni forma parte de la historia.

Según la plataforma de creación de videos interactivos PlayFilm, el engagement que se genera se eleva al 68%, mientras que con un formato lineal se traduce en un 22%. “En general, el valor principal del vídeo interactivo es que mejora los ratios de conversión y la experiencia del usuario al permitirle tomar decisiones que afectan a la historia”, comentan.

Así pues, las principales diferencias entre el video interactivo y el lineal son:

Vídeo interactivo

  • El usuario es el protagonista, es partícipe de la historia con sus clics.
  • Está 100% libre de anuncios, por lo que la marca tiene el control de lo que se anuncia en sus vídeos.
  • Permite realizar una compra sin salir del vídeo.
  • Incluye metadatos que ayudan a posicionar la página en la que está embebido, no un canal de terceros como YouTube.
  • Se pueden realizar cambios en el vídeo, reemplazarlos o introducir imágenes sin tener que volver a exportar y perder las visitas ya conseguidas.
  • El diseño del player y sus funcionalidades disponibles son personalizables para adaptarlos a las necesidades e imagen de marca.
  • Cuenta con métricas avanzadas que permiten conocer a la audiencia a través de los clics.

Vídeo lineal

  • El espectador es pasivo, por lo que no forma parte de la historia.
  • Lleva el tráfico a una web de terceros y, aunque esté embebido, los datos se registran en el canal de YouTube o Vimeo, y no en el del sitio web.
  • Cada ajuste o cambio que se necesite realizar significa exportar y publicar un contenido nuevo, por lo que se pierden las visitas y las métricas conseguidas hasta el momento.
  • Aparecen anuncios de terceros en los vídeos, lo cual no se puede controlar.
  • Diseño del player predeterminado, con colores e imagen de marca de la plataforma de terceros en la que se alojan los videos sin posibilidad de personalizarlo.

Por tanto, la evolución del vídeo hacia lo interactivo posibilita que el usuario pueda obtener información de un producto mediante fichas integradas en el vídeo o que pueda comprar productos o servicios sin abandonar el vídeo. Además, puede tomar decisiones que varíen el rumbo de la historia, con múltiples líneas narrativas y desenlaces.

Para las marcas, este formato les ayuda a captar datos sobre la audiencia, desde cómo interactúa, hasta dónde muestra más interés. También puede conseguir datos personalizados a través de formularios totalmente integrados y cuenta con la posibilidad de gamificar vídeos, creando retos y rankings que fomenten la repetición de la experiencia y aumentan el tiempo de permanencia en el vídeo.

Asimismo, la tasa de abandono de un usuario ante un vídeo interactivo se sitúa en el 23% frente al 70% del vídeo lineal, tal y como asegura PlayFilm, empresa participada por Angels Capital, que le apoya en la gestión y desarrollo del modelo de negocio, y que ha trabajado con empresas como Coca-Cola, Universal Pictures o Microsoft. También han podido constatar a través de sus proyectos que el ratio de clic asciende a un 23%, mientras que en el formato pasivo no llega al 1%.

22 marzo, 2017

El poder del vídeo en el marketing

22 marzo, 2017|

Vivimos en la sociedad de la imagen, un elemento que se ha convertido en el principal protagonista en las campañas de comunicación y marketing. El consumo de videos se incrementó entre 2015 y 2016 en un 155% gracias a los Smartphone y a la velocidad 4G y generan un 90% más de interacciones que otro tipo de publicaciones, según la web Trecebits. Así pues, la fotografía y el vídeo se han convertido en los reyes en las redes sociales, de hecho, los algoritmos de Facebook o de Google premian aquellos contenidos que los han integrado.

Las empresas son conscientes de la importancia de introducir la imagen y, sobre todo, el video, en sus estrategias. Sirve para dar al conocer al cliente los principales rasgos de una marca de un solo vistazo, por lo que consigue captar la atención y generar un mayor engagement. Además, la forma rápida en la que se puede compartir, e incluso viralizar, en redes sociales ayuda a que la visibilidad y la notoriedad de la compañía sea mucho mayor.

El experto y formador en video marketing, Pepe Romera, comenta que esta modalidad “es mucho más que hacer un vídeo y subirlo a redes sociales. Lo que diferencia a una campaña de éxito a menudo no es el presupuesto, sino la estrategia”. De ahí que saber los objetivos, el público objetivo, el mensaje y las acciones que se van a desarrollar sea fundamental para lograr el éxito.

Los consejos para hacer vídeo marketing pueden ser muy variados, ya que no existe una fórmula adecuada. De hecho, es complicado lograr que se convierta en viral, si bien es cierto que, normalmente, se aúnan componentes como la originalidad, la apelación a los sentimientos, el humor y la sorpresa.

El vídeo hay que pensarlo bien, con un guión bien construido a través de un storytelling, y que sea atractivo para la audiencia a la que se quiere dirigir. Además, hay que plantearlo según la plataforma en la que se va a compartir, bien sea Youtube o la web de la empresa.

CEI Escuela de Diseño ofrece a su alumnado una serie de consejos para que un vídeo tenga éxito. Explicamos algunos:

  • Evitar fechas de caducidad; es decir, que el vídeo sea atemporal para que pueda su durabilidad sea mayor.
  • Tener claros los objetivos. La llamada a la acción, el mensaje, el ‘claim’ o el mensaje debe quedar claro desde el principio y ser recordado de forma fácil.
  • La marca debe aparecer cuanto antes “firmando” la pieza audiovisual. Sin agobio, pero debe acompañar el transcurso del vídeo. Por ejemplo, se puede incluir una “mosca”.
  • Transcribir los vídeos para mejorar el SEO, utilizando las palabras clave que se quieren posicionar.
  • Pensar en las personas. Es, al fin y al cabo, a quienes nos dirigimos. Por tanto, se pueden añadir subtítulos para mejorar la experiencia de una persona con discapacidad auditiva, para personas que no hablen nuestro idioma o para a aquellos que no escuchan el sonido al tener la plataforma en silencio.

Como consejo, Romera añade que hay que medir el impacto que se genera a través del vídeo. “Medirlo todo es imprescindible”, afirma. Por ejemplo, si es publicado en Youtube hay que acceder a sus analíticas para conocer si ha gustado o no, a quiénes o cuándo. Una acción que hay que practicar también cuando se comparte en el otras redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram.

18 marzo, 2016

Vídeo marketing para pymes y autónomos

18 marzo, 2016|

En el terreno de las redes sociales vinculadas a una decisión de compra reina el vídeo y, en el de la comunicación de productos y servicios de pymes, el contenido audiovisual se ha convertido en ingrediente necesario para la conversión y la captación de clientes. Precisamente, la pasada edición de iRedes, celebrada en Burgos, incluyó un taller explicativo de las nuevas tendencias de vídeo marketing, impartido por Miguel Figuera, que sirvió para extraer algunas de las claves de este recurso informativo y promocional que conecta directamente con las audiencias potencialmente interesadas en los productos y servicios que, desde la empatía, puede ofrecer la pequeña empresa o el autónomo.

¿Qué incluir en estos vídeos? ¿Cómo poder compartir con un presupuesto limitado una actividad audiovisual recurrente del día a día de la pyme? Rescatamos algunos consejos que recogimos en aquella cita sobre el marketing de guerrila para vídeo marketers:

1.- Perder el miedo. El mejor prescriptor del servicio o del producto que comercializa es el propio autónomo, quien puede explicar las funcionalidades de su catálogo en primera persona. Para ello, es imprescindible que se quite el miedo y que comience a ponerse delante de la cámara de su smartphone, haciendo pruebas de las novedades que ofrece a sus clientes Aplicando el mismo estilo a un canal modesto en Youtube, podrá abrir las puertas de su negocio online como si de un local a pie de calle con demostraciones en el escaparate se tratara.

2.- Testimonios de clientes. La credibilidad aumenta si se comparte la experiencia en primera persona del cliente satisfecho con el producto, la compra o el servicio contratado. Un recurso espontáneo, más que medido o cargado de artificialidad. En este sentido, por encima incluso de la calidad de la imagen, prima el contenido experiencial que cuente la persona que quiera aportar su paso por la pyme.

3.- Demostraciones de productos y servicios. El objetivo de este capítulo es que sea el propio vendedor quien desembale un producto, enseñe el kit a su audiencia y explique las ventajas o novedades que incorpora respecto a versiones anteriores. ¿Por qué no emular la fórmula que utilizan grandes youtubers de canales de DIY, booktubers o gamers para los productos y servicios que vende una pyme a través de su canal de Youtube?

4.- Tutoriales y agradecimientos. A la categoría anterior, es recomendable incorporar tutoriales más detallados de uso o funcionamiento del producto o servicio que ofrece la pyme; así como los agradecimientos propios del contexto social en que nos movemos.

Según Figuera, de cada 1.000 reproducciones, la estadística indica que se producen 3 ventas. Si, además, el autónomo hace un trabajo en paralelo al que realice en el resto de sus canales de difusión con la palabras clave que utiliza su consumidor para localizar los productos y servicios que ofrece; si apuesta por una duración breve, en el que primen los criterios de la concisión, la claridad y la presentación al grano de los argumentos de venta; así como la interacción con el cliente potencial, a través de una respuesta ágil a sus preguntas, la pyme proyectará más credibilidad si cabe.

Asimismo, apostar por nuevos cauces audiovisuales basados en la conversación, la transparencia y la inmediatez, como Snapchat o Periscope, “el arma definitiva para el vídeo marketer en 2016”, puede significar saber pegar primero en los canales que van complementando a Facebook o Youtube en el lenguaje audiovisual que tienen las pymes a su disposición para conectar con las necesidades de su audiencia.

Datos a tener en cuenta: el 74% de los denominados millenials (nativos digitales) considera que el vídeo les ayuda a decidir en su día a día, el 78% del contenido total que se consume en internet tiene forma de vídeo; el 65% de las visitas que recibe una web procede del lenguaje audiovisual, desde plataformas como Facebook o Youtube.