“Los gais estamos acostumbrados a los palos y no nos vamos a dejar pisotear”

“Los gais estamos acostumbrados a los palos y no nos vamos a dejar pisotear”

El periodista Javier Cid (@javierrcid) desarrolla en las páginas virtuales de El Mundo una fervorosa defensa y visibilidad de los derechos y las libertades del colectivo LGTBI+. Y lo hace desde el prisma de la información veraz, cercana y de calidad y la empatía más real por el sentido de pertenencia que le une a esta parte de nuestra sociedad tan denostada durante tanto tiempo, pero que sigue llevando la palabra ‘lucha’ grabada con orgullo en su piel.

Cid acaba de publicar su novela Llamarás un domingo por la tarde, que desarrolla una emocionante y divertida historia que profundiza en los anhelos y preocupaciones de una generación que se resiste a afrontar el paso del tiempo.

¿Cómo definirías la profesión de periodista?

Una profesión difícil, con salidas profesionales cada vez más difusas; un ejercicio de nostalgia de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Pero también es un oficio emocionante, a merced de lo que ocurra en la calle. Y la calle, siempre, es imprevisible.

¿Hacia dónde se dirige la profesión desde los últimos años?

Nadie conoce esa pócima mágica, pero en ello estamos.

¿Es posible la rentabilidad real de los medios digitales, sin depender solo de la publicidad?

Hay que cambiar el paradigma del ‘todo gratis’. Si pagamos por plataformas como Netflix o Spotify, ¿por qué no íbamos a hacer lo mismo con la prensa digital? La convivencia entre los contenidos gratuitos y los muros de pago se hace imprescindible, pero para eso hemos de ponernos las pilas. Para poder cobrar por algunos de nuestros contenidos, los medios debemos esforzarnos en ofrecer información premium, de calidad, diferencial, de gran valor para el lector. Y ese es nuestro reto para garantizar nuestra supervivencia.

Has recibido recientemente el premio Alan Turing en la categoría Media del ARN Pride de Arona. ¿Qué supone este galardón a nivel personal y profesional en tu labor de visibilidad de los derechos LGTBI+?

A nivel personal ha sido una de las experiencias más increíbles y divertidas que recuerdo. Y profesionalmente es un orgullo. 10 años después del blog ‘Blogback Mountain’ en elmundo.es y decenas de crónicas sobre el colectivo después, que alguien haya pensado en mí significa que algo he calado, que algo he hecho bien. Así que gracias.

¿Cuál es el panorama actual de la comunicación sobre temática LGTBI+ en los medios generalistas? ¿Cuál es la clave para que se traten estos temas de manera natural en los medios y no como excepción?

Yo jamás he tenido ningún problema, ninguna censura, ninguna cortapisa para publicar lo que he querido y cuando he querido. Evidentemente, al no tratarse de un medio especializado, ni de nicho, la información que se publica ha de ir muy ligada a la actualidad. Y la actualidad gay, la primera página, no siempre es la más positiva. Desde mi posición yo siempre he pretendido tratar los asuntos del colectivo con la mayor normalidad posible. Que nuestras noticias se trabajen de manera natural, sin excesos ni exotismos.

¿Supone la entrada de la ultraderecha al gobierno un retroceso real en el avance de derechos LGTBI+? ¿Puede afectar la lenta, pero creciente adhesión a ese tipo de partidos en la seguridad y en la garantía de las libertades del colectivo?

Supone un retroceso absoluto. Pero los gais estamos acostumbrados a los palos y no nos vamos a dejar pisotear. Muchas de las declaraciones de la ultraderecha caerán en papel mojado. No se va a prohibir el matrimonio igualitario ni se trasladará el desfile del Orgullo a la Casa de Campo. Pero tenemos que estar vigilantes. A mí, desde luego, me van a tener enfrente para defender lo que muchos valientes han tardado siglos en conseguir.

¿Son las redes sociales un importante altavoz para visibilizar?

Las redes sociales han sido uno de mis mayores altavoces. Es sorprendente como un post en Facebook, a veces, es más efectivo y llega a más gente que una nota de prensa.

¿Qué nos puedes acercar sobre tu libro Llamarás un domingo por la tarde? ¿Cómo fue el proceso de creación?

Es un espejo de lo que soy. Un ejercicio de humor, de nostalgia, de dolor, de viajes, de aventuras, de amistad, de esperanza. Y el proceso de creación ha sido… pues largo. Tedioso. Muy solitario. Pero bonito.

Por @casas_castro
Foto de Carlos García
2019-06-26T16:53:32+00:00 26 junio, 2019|Blog, Destacado|0 Comments

Leave A Comment