Regalos periodistas

5 regalos de Navidad para un periodista

[fusion_builder_container hundred_percent=”no” equal_height_columns=”no” menu_anchor=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” parallax_speed=”0.3″ video_mp4=”” video_webm=”” video_ogv=”” video_url=”” video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” overlay_color=”” video_preview_image=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” padding_top=”” padding_bottom=”” padding_left=”” padding_right=””][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” center_content=”no” last=”no” min_height=”” hover_type=”none” link=””][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” class=”” id=””]

En este artículo recopilamos cinco regalos interesantes con los que nos ganaremos la gratitud de los periodistas de nuestro entorno. ¡Sorpréndeles con cultura y tecnología!

acoso-periodistas

El 95% de los periodistas que sufre acoso cibernético son mujeres

La labor del periodista es informar y buscar la verdad de los casos relevantes que afecten a la sociedad. Sin embargo, no es tarea fácil. Desgraciadamente, en algunas ocasiones el profesional ha acabado bajo protección o en el peor de los casos, en un ataúd. Hoy en día todo se mueve por intereses y, a veces, la verdad no interesa que salga a la luz. Es en este momento cuando ciertas entidades o individuos atacan al periodista, llegando incluso a amenazarle de muerte. Además, ahora con las redes sociales parece que el acoso cibernético sea más fácil de llevar a cabo al estar refugiados tras las pantallas con un solo objetivo: silenciar a los periodistas cuyos reportajes molestan, utilizando a menudo métodos excepcionalmente abusivos.

Reporteros Sin Fronteras ha publicado un informe sobre el acoso que sufren los periodistas en Internet. RSF para elaborar el Estudio, ha investigado y documentado casos de acoso online de profesionales de la comunicación en 32 países. Veamos los métodos más utilizados por algunos regímenes a lo largo del mundo:

  • Desinformación: se utilizan las redes sociales para lanzar una avalancha de noticias falsas que hagan pasar a un segundo nivel el hecho periodístico que se ha denunciado y del que no interesa un gran impacto. Amplio contenido en Internet como cortina de humo.
  • Amplificación: para conseguir que pasen desapercibidos los contenidos periodísticos, el Gobierno, persona afectada o entidad involucrada, paga a comentaristas para que el impacto de noticias progubernamentales se incremente a través de redes sociales o programas informáticos que generen mensajes automáticos.
  • Intimidación: los periodistas son atacados, insultados y amenazados personalmente, con el fin de desacreditarlos y lograr silenciarlos.

Dentro del sector, los hombres y las mujeres no sufren el mismo acoso cibernético. Dos tercios de las mujeres periodistas han sido víctimas de acoso y, en el 25% de los casos, el abuso se produjo en línea, según datos de la Federación Internacional de Periodistas. Dos tercios (66,15%) de las profesionales encuestadas por la Federación, aseguran no haber presentado una denuncia formal y las que lo han hecho, el 84,8% piensa que no se tomaron las medidas adecuadas, frente al 12,3% que quedaron satisfechas con la sentencia.

Llama especialmente la atención el porcentaje de víctimas femeninas dentro del periodismo. El 95% de los profesionales de la información y comunicación que padece este tipo de acoso son mujeres, no tanto por su profesión sino por su sexo. El 44% de las mujeres periodistas ha sufrido algún tipo de acoso cibernético, según informa la Federación Internacional de Periodistas.

comunicacion_periodistas

¿Cómo se informa un estudiante de Periodismo hoy?

La pregunta es tan sencilla como compleja. Los futuros periodistas acceden hoy a la información de una forma muy diferente a como lo hacíamos antes. Pocos se manchan las manos con tinta, como pocos son también los que esperan de forma pasiva a que comience un programa en la televisión, ya sea de entretenimiento o informativo.

Desde la percepción del día a día, y a través del contacto habitual con estudiantes de Periodismo, se podría afirmar, aún sin carácter científico, que los plumillas del futuro apuestan por el consumo de un tipo de información especializada, a la que acceden a la carta y preferiblemente a través de los medios digitales, las redes sociales y la televisión. Una percepción que podría ser respaldada tanto por la mencionada experiencia en primera persona como por fuentes que apuntan hacia ese perfil; por ejemplo, las conclusiones de expertos de 30 países dentro del informe “Journalism Students Across the Globe: Identity and Challenges ina Changing Enviroment”.

En esa misma línea, Elvira García de Torres, profesora de Periodismo digital del UCH-CEU y directora del Observatorio de Investigación en Medios Digitales (Oimed), apunta que “los estudiantes de Periodismo se informan a través de la televisión, de la web y de aplicaciones mediante notificaciones que luego comparten en las redes sociales. Están más acostumbrados -continúa la docente- a consultar diferentes fuentes y a contrastar la información”.

Con todo, independientemente de las fuentes informativas de las que se nutren los futuros periodistas, el debate en torno a la perdurabilidad de medios tradicionales como el papel prensa sigue encima de la mesa con el interrogante: ¿hasta cuándo saldrán periódicos de la rotativa? Porque, si los jóvenes estudiantes de Periodismo se informan por otras vías, ¿cómo se informan los que no tienen la vocación profesional periodística?

Cada vez, y también desde un punto de vista empírico, es más difícil “divisar” en lo cotidiano a lectores de periódicos menores de 35 años. Como también lo es encontrar personas leyendo el diario en puntos donde antes había que guardar cola: léase bares, bibliotecas y otros espacios de lo público.

Si a ello sumamos que la televisión carece de una oferta temática ad hoc para jóvenes, que sustituyen los rayos catódicos por formatos adaptados a su target como los vídeos de Youtube y otras plataformas audiovisuales de contenidos en streaming como Netflix o HBO; ¿hacia dónde camina, pues, el estudiante de Periodismo en relación a sus fuentes de consumo de información y entretenimiento y a las audiencias que consumirán los contenidos que trabajarán los nuevos periodistas?

¿Dónde quedará ubicada la información periodística especializada en este nuevo contexto? ¿quiénes la consumirán y bajo qué formatos? ¿Terminarán siendo las empresas las únicas informantes sectoriales de sus contextos periodísticos?

Un post de @os_delgado o @360gradospress
7.000 periodistas registrados en paro durante 2017

7.000 periodistas registrados en paro durante 2017

Durante el año 2017 se produce una ralentización de la caída del desempleo entre los periodistas, del cual el 62% registrado corresponde a mujeres y el 38% a hombres. Según recoge el Informe de la Profesión Periodística, de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), a partir de los datos del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), se trata del quinto descenso consecutivo desde el año 2012, momento en el que alcanzó su cifra mayor, 10.513 profesionales registrados.

Según Luis Palacio, director del Informe de la Profesión Periodística, que edita la APM, a pesar de este descenso que se viene produciendo desde hace cinco años, no conviene olvidar que, aún tratándose de una evolución positiva, todavía hay unos 7.000 periodistas registrados como parados, que son el 33% más que en 2008, al comenzar la crisis”.

Es difícil conocer las razones del descenso porque las estadísticas del Ministerio de Empleo no aportan información en ese sentido. De todas formas, si se considera que en los últimos cinco años las plantillas de los medios principales, como televisiones, radios, diarios y editoras de revistas se han mantenido o han descendido ligeramente, puede deducirse que una parte del descenso puede deberse a la generación de empleo en medios pequeños, pero, también, a que una parte de los profesionales ha dejado de buscar empleo como periodistas”, señala Luis Palacio.

No obstante, se muestra esperanzado porque, según destaca Palacio, el periodismo y los medios están sufriendo un cambio muy profundo del modelo empresarial y profesional. “Es pronto para saber si nos encontramos ante una recuperación en términos de empleo, aunque parece evidente que, desde un punto de vista profesional, hoy existen unas posibilidades de elaborar la información mejor que en el pasado; la cuestión está en contar con unos modelos de negocio que permitan poner esas posibilidades en práctica”, puntualiza.

Por otra parte, y por lo que se refiere a los medios informativos tradicionales, aún son muy dependientes de las ventas de producto (ejemplares, suscripciones, etc.) y de la publicidad y el comportamiento de ambas en el último año no ha sido bueno.

Periodistas todoterreno

Preguntado por la nueva situación de los profesionales, en la que se exige que sean ‘todoterreno’ y polifacéticos, Palacio considera que es una cuestión de ser ágil en la adopción de nuevas técnicas, en el uso de nuevos equipos o de nuevos canales. “La formación continuada se ha convertido en el periodismo –como en la mayor parte de las profesiones- en una exigencia. Todo ello sin olvidar que hay unos principios, como el rigor, la curiosidad, el contraste de fuentes, que siguen siendo imprescindibles”, concluye.

Herramientas innovadoras para periodismo de trinchera

Herramientas innovadoras para periodismo de trinchera

Desde que se originó la incursión de la tecnología en las rutinas periodísticas, la profesión ha experimentado notables cambios. Los periodistas de trinchera han sustituido las plumillas por las herramientas 2.0 para reforzar su comunicación y utilizan distintas plataformas, con el fin de enriquecer el mensaje que más tarde difundirán.

De modo que el periodismo móvil  ha dado un paso para ser más eficaz, presentar y organizar mejor la información. Así, han surgido nuevas herramientas digitales con este propósito, para allanar el terreno del profesional hacia esta dirección. Aplicaciones de inteligencia artificial, creadas por desarrolladores, cuya misión es facilitar la labor del periodista. Grabar y transcribir entrevistas, redactar artículos, capturar fotografías con dispositivos móviles de forma profesional y ordenar la correspondencia electrónica son algunas de las funciones disponibles a través de estos instrumentos novedosos.

TapeACall o Recording son aplicaciones útiles, porque permiten grabar las conversaciones para que los periodistas puedan tener registradas las entrevistas telefónicas en sus móviles, con el fin de que puedan transcribirlas más adelante o se las puedan enviar por correo electrónico para archivarlas en su ordenador.

Astro estructura el correo electrónico de los profesionales de la comunicación, aplicando criterios de prioridad a través del asistente artificial Astrobot. A través de un chat envía recordatorios para dar seguimiento a los mensajes y en caso de que no te interese el e-mail, te da de baja de listas no leídas. Lo novedoso de esta herramienta es que incluye el uso de inteligencia artificial para organizar la información y ofrecer asesoramiento sobre la gestión del correo.

HappyScribe facilita la tarea de transcripción de grabaciones de audio y video en formato escrito. Es de gran utilidad para periodistas y profesionales de otros sectores en todo el mundo,  porque transcribe en más de 100 idiomas e incluye funciones de edición y software de encriptación para proteger dichas grabaciones.

Enlight Videoleap para los editores de vídeo o camarógrafos de calle es una opción muy práctica, símil a Premiere o Avid, pero adaptada a los smartphones. Perfecta para publicar vídeos en los canales sociales de forma inminente. Ofrece funciones avanzadas de edición de vídeo para móviles y su interfaz es muy intuitiva, ya que permite sumar textos y audios de manera sencilla. Para agregar nuevos medios solo hay que tocar la pantalla y utilizar los dedos para editar y mover el video.

Focos captura fotos profesionales desde el teléfono. Con una interfaz, parecida a la que ofrece el modo de retrato de iPhone, se puede agregar el efecto bokeh, para suprimir el fondo y focalizar un objeto o sujeto. Además, presenta una función 3D que brinda diferentes opciones de lentes para mejorar las imágenes.

Cómo se realiza un informativo en televisión

Cómo se realiza un informativo en televisión

En periodismo la información no se expresa igual en todas las plataformas. Los lenguajes se adaptan a los destinatarios y el mensaje a las exigencias de la audiencia y al canal por el cual se transmite. De modo que, en televisión los titulares que se lanzan son siempre frases cortas y sencillas para acaparar el interés de la audiencia sin discriminar el poder de la imagen que, en este caso, ejerce sobre el espectador.

Conocer estos preceptos es esencial para saber cómo se realiza un informativo, detrás del cual se esconde un equipo de realizadores, productores, editores y presentadores. La primera tarea es convocar una reunión de escaleta, en la que los diferentes departamentos que componen la empresa de comunicación exponen los temas de actualidad que serán tratados durante el día. De ahí, se realiza una selección y se escogen los contenidos que se van a abordar y de qué manera. Después, se solicita en la sala de documentación los recursos audiovisuales, en caso de necesitarlos y se programan las salidas para grabar nuevas imágenes con las que ilustrar el resto de noticias.

Se asignan los trabajos y un equipo, formado por un redactor y un cámara, va a cubrir el hecho noticioso. Mientras, en realización los redactores van preparando el guión del informativo para los presentadores. Cuando retornan los periodistas con las imágenes tienen que montar los vídeos en tiempo récord, en ocasiones, porque llegan poco antes de comenzar la emisión.

Los vídeos suelen tener una duración de un minuto apróximadamente y, como se dice en la jerga periodística, se graba una voz en off locutando la noticia y posteriormente se va asfaltando con las imágenes seleccionadas para contar el hecho acaecido, acompañado de unos segundos de imágenes con sonido de ambiente (colas) para hilar con la próxima noticia.

Cuando el apartado audiovisual está predispuesto, son los operarios técnicos los que se encargan de reunir todos los recursos para emitirlos en el momento del directo, según el orden establecido en la escaleta. Una vez están reunidos todos los materiales, los encargados de presentar el informativo pasan por maquillaje y peluquería y después ocupan sus asientos.

Durante el informativo se suele seguir un protocolo de actuación entre los profesionales de la comunicación. Normalmente, los presentadores saludan a los espectadores y comienzan a leer con ayuda de un soporte electrónico, el teleprompter, los titulares de las noticias que componen el sumario. Después, arrancan los vídeos y se van intercalando con las conexiones en directo que se realizan desde la redacción con los distintos corresponsales o enviados especiales.

Al finalizar, los periodistas se despiden de los espectadores, recogen los apuntes y vuelven a la redacción para continuar con la producción de noticias para la siguiente franja horaria.

Injuve convoca Premios Periodismo Joven Violencia de Género 2017

Injuve convoca los Premios Periodismo Joven sobre Violencia de Género 2017

El Instituto de la Juventud, Injuve, ha anunciado como cada año la convocatoria de este galardón, que pretende reconocer el trabajo de los profesionales de comunicación que hayan contribuido de forma activa a la difusión y defensa de los valores contra la violencia de género.

Con el objetivo de incentivar la labor social de los periodistas y escritores que denuncian esta lacra y de poner en valor su tarea informativa, la organización exalta los mejores trabajos periodísticos de jóvenes menores de 35 años, de nacionalidad española y con residencia legal en España. El galardón, según informa la institución, cuenta con tres modalidades diferenciadas: Periodismo Impreso, Periodismo Audiovisual (Radio y Televisión), Gráfico y Digital, con una dotación económica de 4.500€ cada una.

El año pasado ganaron la modalidad de Periodismo Impreso Rubén Elizari Sola, con su artículo”180 mujeres víctimas de violencia de género reciben ayuda psicológica en Navarra” y Francisco Javier Carrión con su pieza informativa “Fuimos esclavas del Califato”. Dos trabajos que denuncian el modo en que las nuevas tecnologías han influido para que aparezca la violencia de género cada vez más pronto y otro artículo elaborado en Irak con el testimonio directo de tres yazdíes que fueron secuestradas por el autodenominado Estado Islámico y convertidas en esclavas sexuales en agosto de 2014.

En el ámbito audiovisual, Ana Rayaces Alonso optó al galardón con su reportaje televisivo de 20 minutos “Los golpes que nadie oye”, en el que reflexiona sobre qué está fallando para que la violencia de género siga minando la independencia de miles de mujeres. En la tercera modalidad digital condecoró a Vanesa Pi Giménez y a Marta Roqueta Fernández por sus trabajos “Las maltratadas silenciosas” y “Zena”, una publicación en la que se habla de cine, literatura, videojuegos, cómics y televisión desde una perspectiva de género. Mientras, el premio de Periodismo Gráfico quedó desierto.

Resolución de los Premios

El Instituto de la Juventud anunciará los ganadores de este año el próximo mes de enero, tal y como figura en la convocatoria publicada en BOE nº 181 de 31/07/2017.

redacción 2.0

Cómo debe ser una redacción 2.0

Y no nos referimos a que se debe tener Internet. El periodista que se dedique a la redacción 2.0 debe estar, ante todo, preparado para los retos que día a día surgen en el entorno digital. Así pues, se tiene que formar continuamente sobre las herramientas que vayan surgiendo para estar totalmente a la última. La evolución 2.0 es incesante, y si la formación no es constante, se entrará en una espiral de rutinas tradicionales, poco innovadoras y obsoletas.

El mundo del periodismo se ha transformado sustancialmente en los últimos años, como ya sabemos. E, incluso, casi a diario surgen novedades en la comunicación 2.0. Por eso, el periodista debe ser ágil y rápido, investigando todo aquello que vayan surgiendo, desde redes sociales más innovadoras como Snapchat, hasta conocer los entresijos de la redacción 2.0.

Asimismo, los periodistas deben saber conversar y dialogar en las redes sociales. La web pasó del 1.0, prácticamente unidireccional, a la 2.0, bidireccional gracias al auge y consolidación de las redes sociales. Los medios de comunicación también han debido adaptarse a esta coyuntura, puesto que su comunicación también era unidireccional e Internet ha dado paso a lectores que opinan y critican.

Una redacción 2.0 implica saber informar en directo. Para ello, además de conocer las fuentes y las herramientas necesarias, hay que ser rápido para contar lo que sucede en tiempo real. Los hashtags son fundamentales, pues permiten que los seguidores puedan seguir la temática de la que se informa. El valor añadido del periodista, en este sentido, es el saber contrastar la información para ofrecer una noticia fiable a la par que inmediata.

Por otro lado, a la hora de redactar un texto en formato digital, hay que tener en cuenta algunas pautas. Una de las más importante nos la brinda el hipertexto, ya que si se crean hipervínculos el lector puede conocer los antecedentes, ampliar la noticia y conseguir información adicional a la que se proporciona en el mismo texto.

El hipertexto no tiene porqué conducir a otros formatos escritos puesto que las posibilidades audiovisuales de Internet hacen que la información sea, a su vez, vista y escuchada. Se puede enlazar a podcast, a videos, a infografías o a un pdf descargable. Incluso todos estos elementos pueden incrustarse en el cuerpo de la noticia o post, de manera que las posibilidades de lenguaje que se abren son múltiples, abarcando así todos los medios posibles.

Finalmente, hay que tener en cuenta que el lector de medios digitales pasa menos rato leyendo, por lo que el texto debe ser ágil y más corto que en un medio en papel. Además, debe incluir negrita y, cuando lo ocasión lo requiera, apartados. Y, sobre todo, contenido de calidad.

Snapchat para periodistas

Snapchat para el trabajo de los periodistas

En enero de este año, la Casa Blanca abrió las puertas del despacho oval en Snapchat. Eventos como el referéndum griego fueron retransmitidos a través de esta plataforma digital y, en estos momentos, se están sumando más hechos noticiables como campañas electorales o eventos deportivos en diversos países.

Es la red social de moda (aunque hay quien no lo cataloga como red social). Snapchat se ha convertido en un fenómeno gracias a la incorporación de los más jóvenes a esta plataforma digital y, sobre todo, por el contenido efimero. Cada día alcanza los 150 millones de usuarios activos al día, la mayoría con edades comprendidas los 13 y los 34 años.

No todo el mundo sabe cómo funciona porque está pensada para una generación que ha nacido con el móvil bajo el brazo. Su base reside en las características de una mensajería instantánea con el atractivo de que el contenido que se sube, ya sean fotos, vídeos o mensajes, se autodestruye en un plazo máximo de 24 horas. Realmente se está utilizando para expresarse en el momento y retratar aspectos cotidianos de la vida que no importa que permanezcan en el tiempo.

Muchos afirman que es una red social de críos y que su moda entre los milennials es pasajera. Pero lo cierto es que Snapchat tiene muchas posibilidades y los medios de comunicación, en general, y los periodistas, en particular, pueden aprovechar el potencial que desprende. De esta manera, además, se pueden acercar las noticias a los más jóvenes. He aquí el principal objetivo de la Casa Blanca.

A principios de 2016 esta plataforma digital incorporó Discover, un carrusel de historias que proviene de equipos editoriales de diferentes medios, según explicaron. Se trata de una sección en la que se encuentran canales como Vice, CNN o Daily Mail. Aquí la información aparece dosificada, sin la ‘infoxicación’ que se sufre en el timeline de Twitter. Y aunque no se incluye el número de seguidores, el gran volumen de usuarios que aglutina Snapchat merece la pena. Hay que recordar que la aplicación no está pensada para dirigir tráfico a las páginas web, ya que no permite incluir enlaces o dirigir fuera de la aplicación. Eso sí, con un buen contenido, el usuario puede ir directamente a la web.

Además, la plataforma efímera quiso potenciar la creación de contenidos con las Live Stories, historias en directo que cubren un evento masivo, como los premios Oscars o la Super Bowl. Esta posibilidad permite, por tanto, retransmitir acontecimientos en directo haciendo una serie de snaps consecutivos. Se debe tener en cuenta que los vídeos duran 10 segundos y son verticales. Éstos, aunque reúnen un montón de detractores, son más compartidos que las piezas horizontales, ya que es la forma natural de coger el dispositivo móvil.

Las historias que puede tratar un periodista son en primera persona y traslada una experiencia directa. Además, esta cercanía debe verse en los snaps, ya que dejan añadir filtros, geofiltros y un estilo original con su herramienta de dibujo. Puede que se trate de informaciones poco profundas, pero el caso es que son atractivas y diferentes, que es lo que han visto los más jóvenes en esta red.

Hace unas fechas, por ejemplo, The Washintong Post relataba cómo sus corresponsales utilizaban Snapchat, sobre todo, para contar a su comunidad historias más lights del estilo cómo conseguir trabajo en Beijing o cómo es el metro de Londres. Los periodistas comparten los snaps como vídeos verticales en un blog diario del Post.

Políticos, celebrities e influencers se han incorporado a la plataforma de contenidos fugaces para compartir de primera mano su vida y sus intereses. Saben que las nuevas generaciones han apostado por Snapchat, huyendo de otras redes sociales como Twitter o Facebook en las que están sus padres.

Los milennials se nutren de vídeos e imágenes, apenas leen noticias y, si quieren hacerlo, lo buscan en Internet. Por eso, qué mejor que acercarse con su mismo lenguaje a los futuros consumidores de noticias, aunque eso implique otra readaptación de los medios de comunicación y de los periodistas a las nuevas plataformas digitales que van surgiendo.

Posted by @_guiomar_ 
Periodismo de guerra

El trato en la actualidad de los periodistas que cubren conflictos

Casi un año de cautiverio estuvieron retenidos los periodistas Antonio Pampliega y José Manuel López y el fotoperiodista Ángel Sastre, secuestrados en Siria el año pasado y liberados hace un mes. Los tres son freelance y trabajan para diversos medios, entre ellos El País.

La historia del Periodismo de guerra, de esos reporteros que, armados con su papel y bolígrafo o su cámara, nos informan de un conflicto, ha estado marcada por la evolución de los propios conflictos. Muchos quieren ser periodistas para poder cubrir este tipo de acontecimientos y contar las historias que los envuelven con la motivación de que no vuelvan a suceder.

Esta evolución, a su vez, ha ido acompañada por la figura del periodista como profesional. Hoy, más que nunca, el número de freelance (o autónomos) se ha incrementado exponencialmente y la crisis que atraviesa el sector ha llevado a que muchos se precipiten a la aventura para poder informar de los conflictos.

Por ello, el trato que reciben los periodistas cuando cubren un conflicto puede complicarse, puesto que muchos carecen de nómina fija en un medio de comunicación que les pueda respaldar. De hecho, el Sunday Times de Reino Unido se negó a aceptar las fotografías de un freelance en Siria, ya que no querían “alentar a periodistas freelance a asumir riesgos excepcionales”. Una decisión que ha recibido tantas críticas como alabanzas.

Está claro que los reporteros suponen un objetivo, tanto por razones políticas como económicas. Por eso, organizaciones como Rory Peck Trust ayudan a periodistas independientes y a sus familias, y recomienda no viajar a zonas en conflicto como Siria sin una capacitación en entornos hostiles y primeros auxilios

Además, el incremento de mujeres periodistas que van a los conflictos ha hecho que surjan nuevos riesgos, como el acoso o la violencia sexual, como sucedió con la reportera de guerra de la cadena CBS en la Plaza Tahrir en El Cairo en 2001. Desde la UNESCO, por ejemplo, se lamentó que las periodistas sufrieran un “doble ataque”, tanto por su género como por su profesión. De hecho, en la Resolución 222 de 2015 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se destacó el “riesgo particular” al que las periodistas y trabajadoras de medios de comunicación están expuestas en los conflictos.

Reporteros sin Fronteras (RsF) ha actualizado su manual de seguridad para periodistas, una versión que aporta nuevas medidas de protección para nuevos peligros, “como el secuestro, y aborda el reto de la seguridad informática durante una misión en zona de riesgo, esencial para la protección de las fuentes, la información y la integridad de quienes realizan la cobertura”. Asimismo, ante los tratos vejatorios que pueden sufrir las mujeres, la guía cuenta con puntos específicos para las reporteras.

El veterano periodista Ramón Lobo, que ha cubierto conflictos como el de Kosovo, Afganistán, Ruanda o Chechenia recomienda en RsF a los periodistas que vayan a cubrir un conflicto bélico que se preparen antes de ir, que estén siempre localizados, tener un seguro de vida y accidentes o poseer conocimientos de primeros auxilios.

Los consejos se deben llevar a rajatabla, sobre todo en el caso de los freelance, muchos buscados por las agencias internacionales para que cubran un conflicto. Estos periodistas, normalmente, no pueden pagar una buena formación en seguridad ni tienen el material adecuado para trabajar. Muchos, como el fotoperiodista Maysun, aseguran que la industria de los medios se desentiende de los profesionales independientes, ya que se mantiene dicho status “para no tener que responsabilizarse si sucede algo en el terreno”.

Por todo esto, y dado el acoso que pueden sufrir los profesionales de la información en una zona en guerra por ser testigos directos y contarlo al mundo, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha condenado en diversas ocasiones el trato que reciben los periodistas, instando a los Estados a que protejan a los reporteros e investiguen los ataques que se produzcan.

Internet y las nuevas tecnologías

Por otro lado, las nuevas tecnologías, unidas a Internet y, sobre todo, a las redes sociales, también han cambiado la percepción, ya que la ciudadanía cuenta con mucho material para poder conocer qué está sucediendo. Por tanto, la labor que puedan realizar los profesionales del periodismo de guerra queda diluida por lo que se transmita a través de las redes, muchas veces en directo.

Esta situación influye en los periodistas que están cubriendo un conflicto: hay que ser el primero en difundir la noticia, la primicia. Esto conlleva a que la información muchas veces no sea verificada y el trabajo no tenga la calidad suficiente. Ni se investiga ni se contrastan los datos en pro de la rapidez, lo cual afecta, y mucho, al trato que puedan recibir los periodistas: la fuente puede engañar, manipular u omitir datos con más facilidad.

Se pensaba que con las nuevas tecnologías, los periodistas iban a mejorar sus condiciones, pero parece que las situaciones de secuestro, asesinato o tratos vejatorios siguen a la orden del día en los conflictos bélicos, quedando impunes en muchas ocasiones. Otras culminan con un final feliz, como el de los tres compañeros liberados recientemente.