Faceboook-Ads-Google-Ads

Google Ads o Facebook Ads: ¿dónde realizo una campaña?

Llevan la misma “coletilla” y su configuración resulta muy similar, pero Google Ads y Facebook Ads se pueden (y deben) emplear para fines distintos en función en la estrategia que siga una marca. La publicidad en Internet sigue creciendo a costa de los medios tradicionales. De hecho, para el próximo año, las previsiones apuntan a que su presupuesto se incrementará en un 8,2%, siendo el de las redes sociales de un 8%. Por tanto, el dinero que los anunciantes destinen tanto a la publicidad tanto en Google como en Facebook va a continuar su tendencia ascendente.

Sin embargo, muchas veces surge la duda de cuál es la mejor plataforma a la hora de lanzar una campaña, ¿Google Ads o Facebook Ads? Las dos son excelentes para poder dar a conocer los productos o generar conversiones. De todas formas, las diferencias que entrañan hacen que los anuncios puedan tener más o menos éxito en función de dónde se lleven a cabo y los objetivos establecidos.

La diferencia está clara -uno es un buscador y otro es una red social-, por lo que la manera en la que los usuarios las emplean es distinta. Parece una obviedad, pero como la estructura resulta muy parecida (campaña-conjuntos de anuncios-anuncios) y cuentan con funciones semejantes (objetivos, segmentación, pujas), en ocasiones no se sabe muy bien cuál proporcionará mejores resultados. Por tanto, hay que partir de la base de que en Google la gente accede para buscar algo, es decir, acomete una acción; mientras, en Facebook, los anuncios van surgiendo sin que haya que realizar nada en especial. Por ello, el buscador suele obtener unos resultados más certeros, por lo que se recomienda cuando el objetivo consiste en generar ventas o leads.

Además, hay que tener en cuenta que, al día, se realizan 3.500 millones de búsquedas solo en Google Chrome. Mientras, Facebook aglutina en torno a 2.300 millones de usuarios, según cifras de principios de 2019. Ahora bien, si el objetivo consiste en una mayor notoriedad y visibilidad, las cifras que proporciona Facebook de alcance son muy mayores porque la aparición de anuncios no depende de la búsqueda que se realice, sino del público que se haya definido.

En este sentido, Facebook Ads también es aconsejable para aquellas marcas que quieren microsegmentar a su audiencia. Solo hay que recordar que dar un like a una determinada publicación ya queda registrado en la plataforma e implica la asignación de algún tipo de insight. Además, tanto el píxel de Facebook como la creación de públicos personalizados y similares ayudan a definir aún más el target al que se quiere dirigir el negocio.

Asimismo, si se cuenta con poco presupuesto para la ejecución de una campaña, Facebook Ads supone una herramienta más adecuada. ¿El motivo? Su CPC es más bajo, por lo que se puede optimizar mejor el dinero. Y esto no merma en la calidad ni en el resultado final. Google cuenta con un sistema de pujas que influye mucho más en el peso de los anuncios, por lo que se necesita de una inversión mayor. De hecho, con Facebook puedes comenzar por poco más de un euro.

A todo esto hay que añadir que desde Facebook se pueden gestionar las campañas en el feed de Instagram y efectuar los Stories. Y, previsiblemente, cuando se instaure, los anuncios de WhatsApp Business. En definitiva, en función de los objetivos, presupuesto y público objetivo una plataforma será más adecuada para unas campañas que la otra, solo hay que definir bien qué se quiere, cómo y a quién hay que dirigir el anuncio.

mensajeria-instan

El despegue de la publicidad en la mensajería instantánea

En los círculos del marketing digital se dice que 2020 va a ser el año de la mensajería instantánea. Si bien es cierto que su uso comercial se ha extendido, no ha terminado de despegar, sobre todo, por temas de privacidad. WhatsApp es el ejemplo más claro, una plataforma ideal para poder realizar acciones directas e individualizadas con los usuarios, pero mucha gente considera invasiva. Para ello, las empresas están preparando el lanzamiento de diversas opciones en las que se indique de forma transparente que se trata de publicidad.

La mensajería instantánea por excelencia va a desarrollar de forma exhaustiva en 2020 WhatsApp Business, una herramienta de pago a través de la cual las marcas podrán ofrecer un servicio personalizado de atención al cliente. Para ello, las marcas deben configurar y verificar su cuenta para que quede claro su rol. Así pues, la publicidad como tal llegará intercalada en los estados, primero en Estados Unidos, para después ir extendiéndose por el resto de los países.

Para poder crear y lanzar anuncios en WhatsApp hará falta hacerlo desde el Business Manager de Facebook, tal y como se está haciendo actualmente con la publicidad que se lanza en los Stories de Instagram. Además, aunque todavía no se ha asegurado al 100%, parece que si una persona le da “like” a una marca, esta podrá contactar de forma directa a través de la mensajería instantánea.

Desde que Facebook compró esta plataforma de mensajería instantánea ha tratado de buscar la forma de monetizarla, ya que cuenta con 1.500 millones de usuarios activos. Si bien WhatsApp nació con la intención de no incluir publicidad, su enorme potencial ha hecho que Mark Zuckerberg no pueda resistirse y, tras la marcha de sus fundadores, se ha encontrado con vía libre para hacerlo. Por tanto, va a comenzar copiando el modelo utilizado por los Stories de Instagram. Sin embargo, no se va a quedar ahí: los rumores apuntan a que Facebook está trabajando para que pueda haber anuncios entre las conversaciones, a modo de texto, algo que ha ocasionado un gran revuelo y que puede acabar con un trasvase de usuarios a otras mensajerías instantáneas como Telegram o Line.

Asimismo, en 2020 también podremos ver la integración de las mensajerías instantáneas de Instagram, Facebook Messenger y WhatsApp. De esta manera, estas tres herramientas estarán interconectadas, pudiendo recibir un mensaje en una y contestarla en otra.

En definitiva, el año que viene será el año de la mensajería instantánea y quedará reducido al círculo Facebook-Instagram-WhatsApp, las plataformas que aglutinan el mayor número de usuarios activos y en las que se puede microsegmentar el público objetivo. Por tanto, será una nueva oportunidad que las empresas no van a dejar escapar y a la que ya empiezan a adaptarse. Sin embargo ¿habrá una avalancha de quejas y abandonos de las personas que utilizan estas redes?

 

Publicidad-Instagram

La publicidad de Instagram me persigue

¡SOS! Hace meses que la publicidad de Instagram me sigue a todos lados. Concretamente, anuncios de zapatos inundan mi muro. Cada tres imágenes de amigos y conocidos, me aparece tal o cual marca en cuya segmentación he caído. También aparece algún que otro negocio que, a la hora de definir su público objetivo, el algoritmo (sí, esa palabra de la que muchos hablan, pero pocos saben) ha decidido que yo era parte del target.

¿A qué se debe que en mi Instagram aparezca publicidad de una marca tras otra de zapatos? En este caso porque a principios de verano me saltó un anuncio con unas sandalias preciosas. No pude resistirme a ver cuál era el precio y cliqué para visitar la web. No acabé realizando la conversión, es decir, la compra, por lo que me quedé en la zona de “atracción” según el llamado funnel de ventas en marketing digital. Personalmente, me echó atrás su coste, la verdad.

Esta interacción, por inocente que parezca, es la que motiva que el algoritmo (sí, volvemos a ello) deduzca que estos productos me interesan y me incluye dentro de las motivaciones que se pueden realizar cuando se segmenta el público objetivo en la confección de un anuncio. Por ejemplo: intereses relacionados con la moda. Como el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, esa misma semana me topé con otra publicidad en Instagram de unas sandalias maravillosas. Accedí al perfil de la red social para conocer más sobre la marca. Y, zas, el algoritmo (otra vez…) me ha capturado. Dos meses ya.

Cuando se realiza una campaña de publicidad en Instagram o Facebook uno de los factores que se tiene en cuenta a la hora de dirigir un anuncio es la interacción que esa persona realiza. Puede ser a través de un “like”, un comentario o haciendo clic en el enlace. Estas plataformas entienden que te ha cautivado dicha publicación y que conecta con tus intereses, por lo que te muestran marcas o productos similares. Y a esto no podemos escapar porque el algoritmo (siempre él…) está constituido para que vigile nuestros pasos y ayude así a la optimización comercial de las empresas.

Esta forma de actuar de las redes sociales no sería negativa si no bombardearan continuamente con este tipo de anuncios. De hecho, a mí me ha ayudado a conocer marcas, sobre todo, pequeñas, que no tienen otra forma de llegar a sus públicos, y cuyos productos me han fascinado por calidad y precio. Si bien es cierto que Facebook cuenta con una opción para indicar que un anuncio no se muestre más de una vez a la semana, cuando se pone en marcha una campaña con el objetivo de interacciones suele aparecer a la gente una media de dos. Es decir, una persona ha llevado a cabo alguna acción con un anuncio, por lo que esta expuesta a que se le muestren más de esa misma marca.

Mientras la publicidad en redes sociales se va optimizando para hacer llegar el mensaje preciso a su correspondiente consumidor –se personaliza cada vez más-, nos vamos a encontrar con este tipo de situaciones. A veces molestan y otras ayudan en la búsqueda de un producto o servicio, por lo que todo el trabajo de nuestro amigo el algoritmo no se hace en vano. Mientras, seguiré viendo más zapatos.

Marketing Digital

El 62% de los profesionales de Marketing Digital piensa cambiar de empresa en 2019

El Marketing Digital es un sector en auge que cada vez adquiere más importancia para las empresas, las cuales demandan perfiles profesionales especializados sobre todo en Big Data, Analítica, Programática y SEO.

Pese a ser uno de los trabajos más solicitados en la actualidad, según el Estudio del Mercado Laboral en el Marketing Digital en España realizado por la Asociación de la Publicidad (IAB Spain) y Schibsted Spain, el 60% de los profesionales de este sector se plantea cambiar de empresa en 2019. El 32% de los cuales lo haría por otra compañía, el 20% lo realizaría más a medio plazo y el 10% piensa en emprender por su cuenta.

Según el análisis, con 1150 entrevistados, el 42% de las empresas invierten en formación de sus empleados. La agencia de medios, con un 64,2%, es la que mayor inversión realiza. Sin embargo, al parecer no es suficiente, dado que la formación interna, junto con el salario, encabezan el top 5 de las demandas sin satisfacer de los trabajadores.

En lo que al sueldo respecta, el 58% de los encuestados no está contento o piensa que podría ser mayor. Resulta curioso la diferencia de reclamos dependiendo del sexo del trabajador. Las mujeres solicitan una mayor igualdad de trato, además de mejores jornales, una mayor flexibilidad horaria, beneficios sociales y mejores condiciones salariales. Los hombres, por su parte, se centran en reclaman mejorar las vacaciones. Llama todavía más la atención si se tiene en cuenta que el 60% de las personas que pertenecen al departamento de marketing de las empresas son femeninas.

El informe también ha analizado el nivel de estudios, la experiencia y la edad de los más de 1100 encuestados. El 51% tienen entre 25 y 34 años y 9 de cada 10 usuarios entrevistados cuenta con un elevado nivel de formación, ya sean estudios universitarios o de posgrado.

Pese a que más del 60% de los profesionales de este sector se plantea cambiar de empresa en 2019, los participantes en el sondeo mostraron un nivel medio alto de satisfacción en el departamento o área en el que trabajan, con una media de 7,3 sobre 10.

CAMPOS DE FUTBOL DE SAN ANTONIO BENAGEBER. INSTALACIONES DEPORTIVAS

El marketing deportivo y sus astronómicos precios

Los nuevos canales de comunicación han cambiado por completo la concepción que tenían las marcas respecto a la publicidad. Actualmente las empresas prefieren realizar una campaña a través de las redes sociales que gastarse el presupuesto en los canales de comunicación convencionales. Además, los nuevos medios permiten una interacción más cercana entre empresa y consumidor. Es en ese mismo momento cuando aparece la figura del deportista y el marketing deportivo.

Pasamos la mayor parte de nuestro día delante de nuestro smartphonepor él nos llegan todo tipo de alertas, noticias, productos, etc. Este es el principal motivo por el cual las compañías apuestan por el marketing deportivo y las redes sociales en particular como principal canal para vender sus artículos. El deporte despierta todo tipo de sentimientos y emociones y la parte emocional de las personas es la que más importa a las marcas para llevar a cabo su fin, que es vender sus productos, y para ello utilizan la figura del deportista por todos los valores que le envuelven.

La corporación americana Nike invierte miles de millones de euros en publicidad en dos de sus buques insignia, que son Cristiano Ronaldo y Neymar. Cuando ellos suben una foto de unas nuevas botas a sus cuentas personales de Instagram, estas se convierten en el producto más vendido del día con diferencia.

Las redes sociales se han convertido en el camino más directo y más corto para llegar al público deseado utilizando como medio una persona que tiene una gran aceptación entre su comunidad. Según Forbes, el 85% de los usuarios confían más en el contenido generado por personajes influyentes que en los anuncios tradicionales. Los mensajes promocionados son el formato más utilizado por las figuras del mundo del deporte: Cristiano Ronaldo es el hombre más cotizado por las marcas y por un solo tuit cobra 260.000 dólares; el jugador del PSG Neymar se embolsa casi la mitad, alrededor de 135.000 dólares, y entre ambos se cuela Lebron James, el jugador de la NBA, que cobra 140.000 dólares.

En vistas al futuro más cercano, el estudio de Zenith Vigía nos da las previsiones de la inversión en medios digitales en 2018. Esperan que la inversión en redes sociales crezca este año un 15,2%, mientras que el vídeo online podría crecer un 13,3% o la inversión en móviles un 11,5%. No se trata de elementos opuestos sino que se solapan: parte de la publicidad en redes se hará en formato vídeo y se servirá a través de dispositivos móviles.

 

Por @angel_ferrer6

Foto: Marga_Ferrer

Twitter y Facebook

Llega la transparencia para los anuncios políticos en Facebook y Twitter

Los anuncios en Twitter y Facebook parecen tener más impacto de lo previsto, sobre todo, los políticos. De ahí la importancia del escándalo probado sobre la influencia de Rusia en estas redes sociales durante las últimas elecciones presidenciales a Estados Unidos a favor de Donald Trump. ¿Realmente ayudaron a que ganase? Solo hay que tener en cuenta que esta publicidad en Facebook fue vista por 126 millones de personas (incluido el contenido compartido), según informó The Washintong Post.

Por ello, desde el Gobierno estadounidense se ha amenazado con regular este tipo de publicidad, pues no existen pruebas suficientes para conocer el gasto político en las redes sociales.

Ante esta tesitura, tanto Facebook (junto con Instagram) y Twitter van a tomar medidas para ser más transparentes en este tipo de ‘ads’. De hecho, la compañía de Mark Zuckerberg reconoció que Rusia manipuló propaganda libremente en Facebook. Como no va a retirar este tipo de publicidad, la solución que han adoptado es conocer previamente la identidad y las ubicaciones de los anunciantes. Además, van a añadir la opción en la que se indique quién ha pagado ese anuncio, un requisito que comenzará a verse en Estados Unidos.

Asimismo, Facebook acaba de señalar que a finales de este año va a lanzar una herramienta a través de la cual sus usuarios, así como los de Instagram, puedan saber si han seguido cuentas relacionadas con Rusia entre enero de 2015 y agosto de 2017. Esta nueva función estará disponible en el Centro de Ayuda de Facebook.

Sin embargo, esta opción no mostrará si se han visto de forma orgánica las cuentas trol rusas. Un punto a tener en cuenta, puesto que el contenido que trató de interferir las elecciones llegó a través de alcance pagado y publicaciones compartidas por otros usuarios. La herramienta sería más útil si Facebook pudiera enumerar las cuentas cuyo contenido fue visto o se hizo clic, incluso si no siguieron la cuenta trol que se creó ad hoc, pero el asesor de la red social, Colin Stretch, comentó durante su comparecencia en el Senado de EE.UU. que técnicamente es muy difícil extraer toda esa información.

Por su parte, Twitter también ha tomado cartas en el asunto y planea abrir una sección en su web en la cual la gente podrá consultar: los anuncios que se han publicado; el tiempo que han estado activos; el partido político que han estado apoyando; el target de la campaña; y el dinero empleado, así como el histórico de todo lo que haya gastado el anunciante.

También será posible reportar la publicidad que el un usuario considere inapropiada o avisar de que su ideología no coincide con el anuncio que se le muestre y, por tanto, ese partido político no le incluya en la segmentación. Se trata de unas medidas con las que la compañía quiere ser más transparente y lograr que el gobierno no lleve a cabo esa regulación con la que se podrían echar atrás muchos anunciantes.

Photo by Marga Ferrer

La prensa tradicional en el abismo: posibles soluciones

No es ninguna novedad. Que los diarios se encuentran al borde del precipicio hace tiempo que se viene afirmando, pero siempre con un halo de esperanza, de que el Periodismo puede resurgir de sus cecinas. Este optimismo se ensombrece cada vez que salen nuevos datos que nos vienen a decir que el abismo está más cerca que nunca.

Los datos auditados por la OJD de este verano indican que los seis principales periódicos nacionales vendieron 324.083 diarios en julio, lo que representa una caída del 14,3% interanual, mientras que en agosto fueron 316.288 ejemplares, si bien es cierto que este es el mes que menos prensa se consume. Lo que sucede es que se encuentra en mínimos históricos.

Así pues, El País, El Mundo, ABC, La Razón, La Vanguardia y el Periódico aglutinaron, todos ellos, menos ejemplares que los vendidos solo por El País en mayo de 2007, cuando fueron 344.412, según ha informado El Español. La crisis es más que evidente, aunque hace tiempo que se viene alertando de la misma.

Los nuevos medios digitales, así como el avance de las nuevas tecnologías son el origen de los problemas que arrastra la prensa diaria, pues no han sabido o no quisieron en su día adaptarse a los cambios estructurales que estaban acaeciendo. A ello se suma la politización de la prensa, lo que acarrea una disminución de su credibilidad. En este sentido, cuando se conozcan los datos de la OJD de septiembre y octubre con motivo del ‘procés’ catalán se podrá conocer si ha habido un resurgimiento por el interés informativo o, en cambio, la polarización ha hecho que se hundan aún más.

Ante este escenario, las soluciones tienen que ser rápidas, ya que en unos años podríamos certificar de muerte la prensa tradicional. Y, todo ello, pasa por lo digital en consonancia con lo online. El modelo de referencia es el Washington Post, que ha superado el millón de suscriptores, mientras que el New York Times acumula 2,3 millones. La clave se encuentra en los milennials, pues están acostumbrados a pagar por aquellos productos online de calidad, un público muy descuidado por la prensa española.

Los medios de comunicación deben de ser conscientes de que el papel se difumina y que la importancia de los contenidos se encuentra ahora en Internet y en la noticia en directo que se muestra en las redes sociales. De hecho, Reuters lanzó un informe que pide a las redacciones replantearse el peso del papel para optar por publicar sus contenidos de calidad en la página web vía suscripción.

Asimismo, esto supone una nueva mirada a la publicidad, ya que esta no para de caer y caer en los medios impresos. Google y las redes sociales han incrementado exponencialmente los ingresos publicitarios, ¿por qué no apostar firmemente por esos formatos? Llega a más público y este puede estar dispuesto a pagar por los informaciones preparadas por profesionales.

Todo esto supone que el modelo de negocio de las prensa tradicional debe ser modificado. Así lo aseguro, además, el director de El País, Antonio Caño, durante la celebración del aniversario del diario portugués Público donde aseguró ue el Periodismo “está seriamente amenazado”. Indicó también que hay que ir a buscar a los lectores pues, “ya no vienen a los quioscos, hay que buscarlos donde están, sea Facebook o Instagram”. Ello pasa también por pensar cuál es el papel profesional del periodista con el fin de darle el valor que se merece y que la sociedad lo perciba como un actor fundamental.

Los periódicos y su vertiente digital deben también de adaptarse a los nuevos formatos que los usuarios de la web 2.0 están imponiendo, desde los vídeos verticales y cortos, el seguimiento minuto a minuto de un evento (‘live blogs’) o las newsletter para suscriptores y para aquellas personas que se han inscrito en el feed para seguir las noticias.

Ante este panorama tan desolador para los diarios, la frase “reinvertarse o morir” cobra más sentido que nunca. Ya no están al borde del precipicio, se hallan cayendo por el abismo, y si no se adoptan soluciones rápidamente veremos la prensa en papel solo durante el fin de semana o, simplemente, no la veremos.

mario-e-moreno

“La puerta al crecimiento digital de las empresas está en el marketing”

Mario E. Moreno (@ciberviviente) es uno de los principales precursores del sector online en Chile, desde que en 1999 abrió la primera agencia digital del país, CiberEspacio, en la que guio a las empresas en el inhóspito mundo de Internet. Hoy está especializado en omnicanalidad, Big Data y gamificación y se considera un ‘ciberviviente’, al haber conseguido sobrevivir al desequilibrante crecimiento exponencial del marketing digital.

¿Qué te atrajo en su día del mundo digital para querer dedicarte a él?

Cuando tuve que escoger el tema de mi tesis para publicista venían llegando a Chile los primeros computadores multimedia. Me llamó tanto la atención que decidí que mi tesis debía ser la campaña de una empresa que ofrecería Multimedia como técnica de comunicación, capacitación y venta a empresas de distintos rubros. Conseguí el cliente y armamos la campaña junto a compañeros tesistas, más el auditorio de mi universidad para realizar, como parte complementaria a la tesis de grado, el Primer Seminario de Multimedia en Chile en agosto de 1993. La cobertura de medios fue tal que llegaron visitantes de todo el país y pude reunir en una misma exposición a todos los exponentes de multimedia del momento, entre ellos: IBM, Microsoft, Silicon Graphics y Sound Blaster. Uno de los expositores (Francisco Rada) me invitó a trabajar en su incipiente productora CD Multimedia. Mi jefe sería un especialista norteamericano que quería producir títulos en CD ROM y acepté de inmediato. Un año después comenzó a sonar Internet en mi país y el software Adobe PageMill me cautivó, lo adopté de inmediato. Me dije a mí mismo: “Internet es el futuro, mi futuro” y aquí estoy, ciberviviendo.

¿Qué experiencia te ‘acredita’ como ‘ciberviviente’?

La palabra “ciberviviente” la creamos en mi agencia, tras sobrevivir a la crisis de las ‘.com’ (año 2000), como pioneros de lo digital en Chile. Nuestros clientes fueron, inicialmente, casi todas las empresas que querían emprender en Internet. Así atendimos una decena de emprendimientos locales al amparo de ENDEAVOR y otras internacionales como TERRA y STARMEDIA. La baja en NASDAQ les pegó fuerte y, como en Chile aún la publicidad es vista como un gasto y no como una inversión, les recortaron abruptamente los presupuestos. Muchas quebraron y nosotros los perdimos como clientes, pero seguimos adelante reorientando la estrategia comercial, sacando fuerzas internas que veían con entusiasmo a empresas como Google. Con todo esto, me puedo sentir un ‘ciberviviente’.

¿Qué te llevó a crear la primera agencia digital de Chile en 1999?

A finales del año 1997, un nuevo gerente comercial de CD Multimedia me sumó a la reunión con la empresa VTR, hasta hoy el más importante operador de televisión por cable, para apoyarlo porque el potencial nuevo cliente traía un proyecto que mencionaba Internet y como yo era el único obsesionado con el tema en la empresa, requería de mi apoyo. VTR quería lanzar su servicio de Internet vía cable en Chile, proyecto al que llamó transitoriamente X98. Escuché en silencio y con entusiasmo al gerente francés de la empresa, mientras pensaba que era esta la oportunidad para lanzarnos como empresa de lleno a Internet. Cuando terminó de exponer su proyecto, pensé que era momento de hablar, pero antes de poder hacerlo, el nuevo gerente exclamó: “Gracias, pero Internet es una moda y como toda moda va a pasar. El futuro son los CD ROM”. Me quedé congelado, de una pieza. puesto que yo pensaba absolutamente todo lo contrario. Me dio las gracias, sin poder hablar. Me despedí del cliente y bajé a fumar un cigarrillo. En la calle, vi salir al gerente de VTR, alcé una mano saludando, se acercó y me dijo con acento francés: “Noté que no estabas de acuerdo con la visión de tu jefe. ¿Te sientes capaz de hacerlo tú? Quizás sea momento de que emprendas. Piénsalo.” Estiró la mano y me dio su tarjeta. Lo llamé al día siguiente, le conté que había renunciado a mi trabajo y que me interesaba trabajar en el proyecto. Así, VTR se convirtió en mi primer cliente y X98 pasó a llamarse VTR Superinternet. Entonces fundé formalmente CiberEspacio. VTR como primer cliente fue clave. Hice alianzas con otras agencias que querían hacer lo mismo que yo, presenté mis credenciales a otras empresas que buscaban presencia en internet, capté cliente y, lo más importante, pude conocer una red de profesionales y personas entusiastas y capaces muchos de los cuales son hoy en día quienes lideran la industria digital en Chile.

¿Fue arriesgado?

Lo más riesgoso fue dejar mi trabajo en la productora de CD y emprender en algo nuevo, pero al calor del fuego de la juventud no se siente frío ni temor. Lo más difícil de vender soluciones digitales en esa época, incluso me atrevo a decir que hasta hoy algunas empresas tienen el mismo dilema, fue que la puerta de entrada era TI, los que se enfrascaban en tecnologías, lenguajes, formatos. procesos que más que acelerar o potenciar cambios frenaban todo. Como publicista siempre he creído que la puerta de acceso al crecimiento digital/tecnológico de las empresas está en el marketing.

¿Cuál es el panorama actual del mundo digital en Chile al compararlo con su situación 18 años atrás cuando empezaste?

Tecnológicamente estamos a la vanguardia. No hay que convencer a nadie de que internet sigue siendo el futuro y los medios digitales el mejor punto de contacto con los clientes y las audiencias, sin embargo, aún hay brechas y visiones radicalmente distintas. En Chile aún no se puede pensar en campañas o acciones masivas 100% digitales, porque no toda la población tiene acceso a internet. Solo hay nichos que lo permitirían. Aunque cada día la brecha es menor, la visión tecnológica de algunas industrias, empresas o tomadores de decisiones dentro de ellas siguen frenando un crecimiento que podría ser aún mayor, porque ven la tecnología y lo digital como un fin en sí misma y no como un recurso para alcanzar un fin superior, que, por lo general, tiene que ver con el bienestar de la sociedad. Aún quedan Industrias como la de los medios de comunicación y el gobierno aferrados a formatos tradicionales, agencias que se dicen digitales y lo único que hacen es producir banners, landing pages y post porque sí, sin esforzarse en responder: ¿qué decir? ¿a quién se lo digo? ¿cuándo es el mejor momento para decírselo? ¿por qué plataforma se lo digo? Si en el pasado hubo que evangelizar sobre Internet y páginas web, hoy la misión es que las empresas logren dimensionar la importancia de la omnicanalidad y de conocer a sus clientes, promover la incorporación del Big Data en la toma de decisiones y en las estrategias de marketing y de comunicación.

¿Qué debe contener una pieza publicitaria para atraer al espectador sin perder de vista la calidad?

La clave está siempre en el mensaje y aquí hay que hacer la diferencia entre el reason why de un artista versus el de un publicista. Esta frase se la repito a todos mis estudiantes en la sala de clases: el artista plasma sus propios sentimientos en la obra y no los del espectador; el publicista debe plasmar los sentimientos del espectador, no los suyos. La pieza debe contener un mensaje (escrito, visual, auditivo, táctil, olfativo, sensorial, como sea) que lo refleje, lo represente, le hable, le haga sentido en el momento exacto. Allí precisamente está la importancia de la omnicanalidad y conocer a la audiencia.

¿Cuáles son las claves para hacer marketing digital de calidad?

Para hacer marketing digital de calidad hay que quitarle la palabra digital y ponerse a hacer marketing, no olvidar que en el formato que sea la idea central es agregar valor a la marca, al consumidor y a uno mismo. La clave es pensar globalmente, y actuar localmente (glocal).

Como ‘growth hacker’, ¿qué opinas sobre el uso de técnicas alegales dentro de vuestro trabajo?

Estoy convencido de que es la profesión del futuro. Tenemos una mirada distinta e integral, lo que nos permite entregar soluciones únicas y muy efectivas. Hacker, en lo personal, es una palabra que me encanta. Siempre me ha gustado, sobre todo, porque tiene ese matiz anarquista propio de internet. Tanto hacker como anarquía son palabras estigmatizadas por la sociedad. Se le dice hacker al pirata informático que quiere hacer daño cuando en realidad es el que se divierte y puede ayudarnos, sobre todo, a evaluar e incorporar medidas de seguridad a nuestros proyectos digitales (los malos son los crackers). Se le dice anarquista al caos, cuando en realidad anarquía significa libertad (los malos son los antisociales). Personalmente técnicas alegales dentro del trabajo no he incorporado jamás.

¿Cuáles son las experiencias online que has desarrollado de las que te sientes más satisfecho?

Son varias, sin embargo, vibro con dos tipos de experiencias online: las tremendamente masivas y las de micronichos. Los extremos me traen. En mi carrera profesional me ha tocado experimentar ambas: desde campañas presidenciales, programas de televisión en vivo, foros económicos, eventos culturales mundiales y clubes de fidelización hasta cookies para brindar experiencias ultra personalizadas.

Por @casas_castro
Publicidad en LinkedIn

Cómo realizar una campaña en LinkedIn

Los reyes de la publicidad en redes sociales son Facebook, Instagram y Twitter. Pero LinkedIn lleva tiempo metiendo cabeza en las social ads, pues su target ayuda a muchas empresas a hacer llegar su negocio, sobre todo, cuando se trata de B2B. Muchas empresas desconocen el potencial de las campañas de publicidad en esta red que pone en contacto a profesionales, ya que se pueden segmentar por sectores concretos e, incluso, compañías en el formato CPM o CPC. Por ello, hay que tener en cuenta que LinkedIn posee información muy valiosa de sus usuarios y que raramente se encuentra en otras redes sociales.

Aunque otras plataformas como Facebook permiten realizar campañas con segmentación, en LinkedIn se detalla mucho más, ya que se encuentra el valor añadido de la profesionalización del usuario. Y aunque Facebook permite hacer más tipos de acciones, ya que es la que cuenta con un público mayor, las tres que posee la red social para profesionales logra leads de mayor calidad.

Así pues, se puede poner en marcha una campaña de contenido patrocinado, que aparece en el muro de aquellas personas a las que se ha segmentado; una campaña de mensajes privados a través del InMail que también llegan a aquel público que se ha determinado; y una campaña de anuncio de texto que son aquellos que se visualizan en la barra lateral u horizontal.

Las campañas más comunes son las que se lanzan un contenido patrocinado, ya que el InMail suele resultar más invasivo y el contenido publicitario del anuncio de texto suele ser demasiado evidente. Si un usuario está leyendo su muro para encontrar un tema interesante, es más probable que se fije en un post que se quiera promocionar.

Las campañas de contenido patrocinado se crean desde el “panel de control”, donde existe dicha opción. Tras darle un nombre y elegir el idioma al que se quiere destinar el post, se selecciona o bien un contenido ya publicado, que solo habría que marcar, o bien crear uno desde cero. Respecto a este último, se tiene que escribir un nombre para la publicidad, una descripción y añadir el enlace hacia donde se quiere redirigir. También se puede editar un título, una descripción y la imagen del link.

Tras guardarlo hay que regresar a la pestaña anterior, pues se trata de una publicación ya existente, que habrá que seleccionar para patrocinarla. Ahora llega el momento de la segmentación: geográfica, edad, por actividad, por cargo, por títulos, aptitudes, tamaño de la empresa, género, años trabajando, etc. Conforme vayas incluyendo y excluyendo campos se puede ir comprobando la cantidad de audiencia alcanzada. Es muy importante tener presente que se debe alcanzar mínimo a 1.000 personas.

Posteriormente, hay que indicar las fechas en las que se ejecutará la campaña, así como el presupuesto y la puja, que, como se ha indicado, puede ser por CPC o por CPM. Una vez realizado este paso se hace clic en el botón “Lanza campaña” y el post se manda a revisión, la cual puede llegar a tardar 24 horas.

¿Cuánto invertir? LinkedIn solicita un mínimo de 2 euros de CPC y 10 euros diarios, por lo que con un presupuesto inferior a los 30 o, incluso, los 50 euros sería muy complicado obtener leads. Por ello, esta red social tiene fama de ser cara, si bien es cierto, que un mínimo de presupuesto ayuda a conseguir resultados de mucha calidad.

Herramientas innovadoras para periodismo de trinchera

Inversión publicitaria para 2017

La publicidad se va recuperando paulatinamente. Durante el trimestre de este año, su inversión creció un 2,2% en medios convencionales hasta alcanzar los 947,5 millones de euros, frente a los 927,3 millones del mismo periodo del año pasado, según datos que ha ofrecido esta semana InfoAdex. En este sentido, la tendencia continúa al alza ya que 2016 cerró con un crecimiento moderado del 2,8%: los medios convencionales crecieron un 4,3%, mientras que los no convencionales lo hicieron solo un 1,6%.

La televisión sigue liderando el volumen de negocio, pues entre enero y marzo de este año creció un 4,3%, situándose así en los 520,1 millones de euros de inversión. Internet, que desde años va pisando los talones a la televisión, continuaría en segundo puesto. Por su parte, los diarios continúan con su tendencia a la baja, perdiendo en los primeros tres meses de 2017 un 7,5%.

Con estos datos proporcionados por esta empresa que controla la actividad publicitaria de España, se comprueba cómo la inversión va cobrando fuerza tras el parón de la crisis, sobre todo, en televisión e Internet. La prensa sigue perdiendo esa inyección de dinero a favor de la publicidad digital. De hecho, en países como Reino Unido, Australia, Dinamarca y, sobre todo, en Estados Unidos el presupuesto destinado a Internet es mayor que a la televisión, según un estudio de Magna (IPG Mediabrands).

Por tanto, las previsiones apuntan a que la publicidad online, con sus dos grandes empresas a la cabeza –Google y Facebook- acabará superando a la televisión en España. De hecho, la división de publicidad del operador de telecomunicaciones Telecoming ha comentado recientemente en un análisis que la inversión de publicidad digital continuará creciendo progresivamente hasta 2020 y podrá alcanzar los 1.588,5 millones de euros.

Todos estos datos vienen a confirmar la buena marcha del sector, si bien es cierto que no está repercutiendo en los diarios, y que está siendo muy lento. Algunos portales especializados como BizReport, recogen el informe ‘Global Advertising & Marketing Revenue Forecast 2016-20’ de PQ Media en el que se asegura que la inversión en todo el mundo no crecerá pese a que el año pasado aumentó un 5%. Y esto acaba proyectándose en España. Esta situación la achacan a que en 2017 no habrá grandes acontecimiento sí hubo el año pasado, como las elecciones estadounidenses o los Juegos Olímpicos.

De momento, hay que mostrar cautela ante la inversión publicitaria para este año, ya que el incremento está siendo sostenible y el tirón de Internet está haciendo que muchos propuestos de marketing se estén dirigiendo hacia estos canales. Lo que hay que repensar, y mucho, es el papel que juegan los diarios, pues la sangría de publicidad está siendo constante trimestre tras trimestre con el consecuente cierre de medios de comunicación, despido de periodistas y merma en la calidad de la información. Hoy, más que nunca, la prensa debe repensar muy bien cuál es su modelo de negocio para que se puedan seguir ofreciendo noticias sin depender solo de la inversión publicitaria.

Foto: Marga Ferrer

Copyright 2019 SOMACOMUNICACIÓN ©  Todos los derechos reservados.