Faceboook-Ads-Google-Ads

Google Ads o Facebook Ads: ¿dónde realizo una campaña?

Llevan la misma “coletilla” y su configuración resulta muy similar, pero Google Ads y Facebook Ads se pueden (y deben) emplear para fines distintos en función en la estrategia que siga una marca. La publicidad en Internet sigue creciendo a costa de los medios tradicionales. De hecho, para el próximo año, las previsiones apuntan a que su presupuesto se incrementará en un 8,2%, siendo el de las redes sociales de un 8%. Por tanto, el dinero que los anunciantes destinen tanto a la publicidad tanto en Google como en Facebook va a continuar su tendencia ascendente.

Sin embargo, muchas veces surge la duda de cuál es la mejor plataforma a la hora de lanzar una campaña, ¿Google Ads o Facebook Ads? Las dos son excelentes para poder dar a conocer los productos o generar conversiones. De todas formas, las diferencias que entrañan hacen que los anuncios puedan tener más o menos éxito en función de dónde se lleven a cabo y los objetivos establecidos.

La diferencia está clara -uno es un buscador y otro es una red social-, por lo que la manera en la que los usuarios las emplean es distinta. Parece una obviedad, pero como la estructura resulta muy parecida (campaña-conjuntos de anuncios-anuncios) y cuentan con funciones semejantes (objetivos, segmentación, pujas), en ocasiones no se sabe muy bien cuál proporcionará mejores resultados. Por tanto, hay que partir de la base de que en Google la gente accede para buscar algo, es decir, acomete una acción; mientras, en Facebook, los anuncios van surgiendo sin que haya que realizar nada en especial. Por ello, el buscador suele obtener unos resultados más certeros, por lo que se recomienda cuando el objetivo consiste en generar ventas o leads.

Además, hay que tener en cuenta que, al día, se realizan 3.500 millones de búsquedas solo en Google Chrome. Mientras, Facebook aglutina en torno a 2.300 millones de usuarios, según cifras de principios de 2019. Ahora bien, si el objetivo consiste en una mayor notoriedad y visibilidad, las cifras que proporciona Facebook de alcance son muy mayores porque la aparición de anuncios no depende de la búsqueda que se realice, sino del público que se haya definido.

En este sentido, Facebook Ads también es aconsejable para aquellas marcas que quieren microsegmentar a su audiencia. Solo hay que recordar que dar un like a una determinada publicación ya queda registrado en la plataforma e implica la asignación de algún tipo de insight. Además, tanto el píxel de Facebook como la creación de públicos personalizados y similares ayudan a definir aún más el target al que se quiere dirigir el negocio.

Asimismo, si se cuenta con poco presupuesto para la ejecución de una campaña, Facebook Ads supone una herramienta más adecuada. ¿El motivo? Su CPC es más bajo, por lo que se puede optimizar mejor el dinero. Y esto no merma en la calidad ni en el resultado final. Google cuenta con un sistema de pujas que influye mucho más en el peso de los anuncios, por lo que se necesita de una inversión mayor. De hecho, con Facebook puedes comenzar por poco más de un euro.

A todo esto hay que añadir que desde Facebook se pueden gestionar las campañas en el feed de Instagram y efectuar los Stories. Y, previsiblemente, cuando se instaure, los anuncios de WhatsApp Business. En definitiva, en función de los objetivos, presupuesto y público objetivo una plataforma será más adecuada para unas campañas que la otra, solo hay que definir bien qué se quiere, cómo y a quién hay que dirigir el anuncio.

mensajeria-instan

El despegue de la publicidad en la mensajería instantánea

En los círculos del marketing digital se dice que 2020 va a ser el año de la mensajería instantánea. Si bien es cierto que su uso comercial se ha extendido, no ha terminado de despegar, sobre todo, por temas de privacidad. WhatsApp es el ejemplo más claro, una plataforma ideal para poder realizar acciones directas e individualizadas con los usuarios, pero mucha gente considera invasiva. Para ello, las empresas están preparando el lanzamiento de diversas opciones en las que se indique de forma transparente que se trata de publicidad.

La mensajería instantánea por excelencia va a desarrollar de forma exhaustiva en 2020 WhatsApp Business, una herramienta de pago a través de la cual las marcas podrán ofrecer un servicio personalizado de atención al cliente. Para ello, las marcas deben configurar y verificar su cuenta para que quede claro su rol. Así pues, la publicidad como tal llegará intercalada en los estados, primero en Estados Unidos, para después ir extendiéndose por el resto de los países.

Para poder crear y lanzar anuncios en WhatsApp hará falta hacerlo desde el Business Manager de Facebook, tal y como se está haciendo actualmente con la publicidad que se lanza en los Stories de Instagram. Además, aunque todavía no se ha asegurado al 100%, parece que si una persona le da “like” a una marca, esta podrá contactar de forma directa a través de la mensajería instantánea.

Desde que Facebook compró esta plataforma de mensajería instantánea ha tratado de buscar la forma de monetizarla, ya que cuenta con 1.500 millones de usuarios activos. Si bien WhatsApp nació con la intención de no incluir publicidad, su enorme potencial ha hecho que Mark Zuckerberg no pueda resistirse y, tras la marcha de sus fundadores, se ha encontrado con vía libre para hacerlo. Por tanto, va a comenzar copiando el modelo utilizado por los Stories de Instagram. Sin embargo, no se va a quedar ahí: los rumores apuntan a que Facebook está trabajando para que pueda haber anuncios entre las conversaciones, a modo de texto, algo que ha ocasionado un gran revuelo y que puede acabar con un trasvase de usuarios a otras mensajerías instantáneas como Telegram o Line.

Asimismo, en 2020 también podremos ver la integración de las mensajerías instantáneas de Instagram, Facebook Messenger y WhatsApp. De esta manera, estas tres herramientas estarán interconectadas, pudiendo recibir un mensaje en una y contestarla en otra.

En definitiva, el año que viene será el año de la mensajería instantánea y quedará reducido al círculo Facebook-Instagram-WhatsApp, las plataformas que aglutinan el mayor número de usuarios activos y en las que se puede microsegmentar el público objetivo. Por tanto, será una nueva oportunidad que las empresas no van a dejar escapar y a la que ya empiezan a adaptarse. Sin embargo ¿habrá una avalancha de quejas y abandonos de las personas que utilizan estas redes?

 

Feed-horizontal-Instagram

El feed horizontal de Instagram y el motín 2.0

El feed horizontal de Instagram lleva tiempo anunciándose. Parece que nunca llega pero cualquier día nos podemos topar con el cambio sin previo aviso, al igual que la red social hizo a finales del año pasado. En aquel momento, a los usuario elegidos les entró el pánico y se amotinaron (en modo 2.0, por supuesto). Y, aunque Instagram decidió parar las máquina para que el feed horizontal no acabara haciéndose efectivo, la amenaza se cierne sobre cada perfil.

Esta nueva forma de desplazarse por la red social, semejante a como se ven los Stories, implica diversos cambios que hay que conocer y a los que se debe estar preparado. La verticalidad forma parte de la idiosincrasia del feed de Instagram desde que nació, si bien es cierto que los nuevos formatos cobran cada vez más espacio y, por tanto, ayudan a explorar otras posibilidades.

Si mañana se implantara de forma general el feed horizontal de Instagram, una de las dudas más extendidas es qué sucederá con aquellos perfiles con un mosaico coherente, con colores y temáticas perfectamente diseñadas. Pues no pasará nada. De un solo vistazo, este trabajo se permanecerá impertérrito. Sin embargo, las imágenes deben respetar las medidas cuadradas originales 1:1. Es decir, la moda de los marcos blancos que circundan las fotografías y crean distintos tamaños tienen los días contados. Instagram va a incluir, precisamente, un marco blanco en aquellas publicaciones con otras dimensiones para homogeneizar la parrilla.

Uno de los puntos que más potenciará el feed horizontal de Instagram son los comentarios, muy en línea con lo que se está trabajando en Facebook. Esto se debe a que las interacciones cobran protagonismo por la inercia del desplazamiento, que deja más espacio en cada imagen. Y aquí los perfiles de empresa tienen mucho que hacer.

Como el consumo de contenidos se asemeja al de los Stories, la gente va a comenzar a ver una publicación tras otra. ¿Generará mayor tiempo de permanencia en la red? Posiblemente sí, ya que se puede trasladar el éxito del formato que Instagram plagió a Snapchat. Y esto implica que se incremente el número de visualizaciones de los anuncios. Si en los Stories te los puedes saltar, en el feed horizontal de Instagram parece que va a estar complicado. ¿Será este el fin del cambio que se avecina? Lo averiguaremos cuando se haga realmente efectivo –si antes no hay otro motín 2.0-.

Tik-Tok

Tik Tok ¿la app que desbancará a Instagram?

Si tienes más de 30 años, puede que no te suene esta red social que está siendo número uno de descargas en los dispositivos móviles: Tik Tok. Se trata de una red social ‘made in China’ a la que muchos auguran como la próxima que va a desbancar a Instagram. ¿Por qué? Entre otras cosas, porque ha llevado más allá el uso de los Stories, ese formato que creó Snapchat e Instagram lo plagió hasta llevarlo al éxito más absoluto.

Tik Tok ha hecho suyos los Stories, mejorando el formato con vídeos de 15 segundos, verticales y a través de los cuales el usuario puede ir moviéndose por las cuentas haciendo scroll. Incluye filtros, canciones de moda y todo lo necesario para viralizar contenidos audiovisuales originales y con los que se puede utilizar toda la imaginación posible. De hecho, la música es su base, ya que es heredera de la plataforma Musical.ly. Seguro que, sin darte cuenta, has visualizado alguno sin darte cuenta en alguna red social como Facebook o Twitter. Por ello, Tik Tok está robando a las generaciones más jóvenes a Instagram -porque la red de Mark Zuckeberg ya está catalogada como ‘viejuna’ y en la de microbloggin quedan políticos, periodistas y trolls.

A finales del año pasado, Tik Tok ya contaba con 500 millones de usuarios: China ha dado el pistoletazo de salida a la conquista del mundo a través de sus redes sociales. Y ha empezado con los más jóvenes. No obstante, cabe recordar que la empresa fue multada por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos por violar la privacidad de los menores con una multa de 5,7 millones de dólares. La aplicación aterrizó en EE.UU. en 2017 y está siendo una amenaza para las grandes redes sociales nacidas allí. La generación Z ha aceptado como suya Tik Tok para expresarse, para mostrar sus idea, su espontaneidad y su visión e, incluso, para dejar de ver a los perfectos influencers que copan Instagram.

Tik Tok es ágil y se encuentra en consonancia con el tipo de contenido que consumen las nuevas generaciones basado en memes, humor, creación sin límites a través de llamativos efectos especiales, y todo ello muy visual. Si bien es cierto que integra funciones de Instagram, como el envío de mensajes o el sistema de seguidores y seguidos, la aplicación rápidamente muestra cuáles son los vídeos más populares y, a partir de ahí, comienza a realizar recomendaciones en función de gustos e intereses. Así pues, aunque no se tenga seguidores o no se siga a nadie, Tik Tok trata de encontrar las publicaciones perfectas para cada usuario.

Parece que Tik Tok va a ser la próximo red social masiva, ¿adelantará a Instagram en su empeño?

anna-pena-redes-sociales

“Se puede hacer periodismo en las redes sociales”

Como jefa de Contenidos Digitales de la televisión autonómica valenciana À Punt, la periodista Anna Peña i Aso (@valencianna) pone en práctica una de sus máximas como profesional a la hora de hacer uso de las redes sociales: que esa utilización sea crítica y ética para que abra la puerta a enriquecer mucho más las historias que creamos y que consultamos con nuevas perspectivas, pero siendo conscientes de sus riesgos. Nos lo cuenta.

¿Cuándo se despertó en ti la chispa de la comunicación? ¿Fue antes de entrar en la universidad?

Sí. De hecho, todavía hacía la ESO. Siempre me ha gustado escribir y analizar las cosas que pasan. Creo que hay diferentes concepciones del periodismo: como una vocación, como un oficio o como un trabajo. Todavía conservo esa visión más vocacional (y puede ser, ingenua) de que el periodismo sirve para incidir en la realidad que te envuelve.

¿Son las redes sociales una buena herramienta para que los usuarios se informen debidamente? ¿Cómo no caer en la trampa de la desinformación?

Las herramientas no son buenas o malas por el hecho de serlo: todo depende del uso que se hace de ellas. Creo que hay mucho trabajo pendiente en cuanto a la pedagogía y la divulgación sobre la tecnología y cómo usarla éticamente. También en cuanto a las redes sociales. Siempre que ha habido cambios tecnológicos han venido acompañados de vaticinios sobre el fin de la tecnología anterior o bien tentaciones de poner por delante todos los peligros que comporta. Las redes sociales han venido para quedarse, pero es importante que se usen de manera crítica y ética y teniendo en cuenta que detrás hay grandes corporaciones y que la moneda de pago (de momento) son los datos personales y la propia privacidad. Hemos interiorizado dentro de nuestras rutinas diarias el uso de las redes sociales y consultamos nuestros dispositivos móviles decenas a veces cada día. Esto nos abre muchísimas posibilidades a la hora de conocer (y explicar) nuevas realidades y con una velocidad que hasta ahora no habíamos visto. Este papel bidireccional de consumo de información, pero al mismo tiempo de producción de esta, abre la puerta a enriquecer mucho más las historias con nuevas perspectivas. Aunque también tiene riesgos. Por un lado, la velocidad a la que circula la información facilita la propagación de fake news de diferentes tipos: desde datos imprecisos, carencia de información contextual, uso de una información para transmitir un problema o debate interesado o directamente información falsa y fabricada expresamente. Todas estas cosas se pueden detectar con herramientas de verificación y recurriendo a fuentes confiables. Hay otro aspecto un poco más complejo. Como seres humanos que somos, nos creamos entornos de confianza en los que nos sentimos más cómodos. Por lo tanto, también tendemos a seguir en las redes sociales aquellas cuentas que tienen una visión del mundo que nos resulta cómoda y compatible con la nuestra. Esto genera “burbujas de sesgo” que polarizan posiciones y que es importante romper para contraponer puntos de vista. Seguro que si ahora comparamos nuestros timelines de Twitter habrá dos realidades paralelas que los dos podemos creer que son la correcta. Y no es así.

¿Cuáles son las claves principales para realizar una campaña de redes sociales para una empresa de manera efectiva y atractiva?

Para mí el pilar básico es encontrar tu propio código. Cada marca (independientemente de que sea una empresa, una institución, un medio, una entidad, etc.) tiene que encontrar un espacio de comunicación donde se la pueda reconocer entre todo el ruido que hay en las redes sociales. Y aquí intervienen diferentes factores: el cuidado en los contenidos, el diseño gráfico y visual, un relato, los formatos utilizados, etc. Como en cualquier estrategia de comunicación es imprescindible ser muy flexible en los formatos y tener capacidad de adaptación. Primero era el texto, después la imagen fija, el video, los stories. Ahora los GIFS y los stickers y posiblemente después vengan experiencias más inmersivas y de personalización de contenidos. Con todo este cajón de posibilidades hay que difundir cada mensaje en el apoyo y en la red social que más le convenga para potenciar la interacción con las audiencias y que se puedan reconocer en aquello que comunicas. Después hay los clásicos: la constancia, la planificación (porque incluso el acto comunicativo más espontáneo requiere una conceptualización previa) y para mí una cosa capital: la corrección lingüística.

¿Es importante que los medios tradicionales estén presentes en redes sociales? ¿De qué manera?

Creo que es imprescindible. De hecho, creo que los medios de comunicación ya no son “tradicionales”. De una manera o de otra son plataformas de comunicación con diferentes ventanas de emisión: diario de papel y web, radios con web, apps y servicios de podcasting o, el caso de À Punt, televisión, radio, web y redes sociales con contenidos que transitan a través de todas las ventanas. Las combinaciones son infinitas. Es muy importante estar presentes no únicamente desde el punto de vista empresarial de monetización y creación de audiencias, que obviamente son clave. Es importante también para ofrecer fuentes próximas y confiables a la ciudadanía en esas “burbujas” de las que hablábamos antes y también porque las mejores historias llegan a la ciudadanía en los formatos que les son más naturales de consumir y en los cuales se pueden reconocer más cómodamente. Creo que se puede hacer periodismo en las redes sociales y que no tienen que ser un contenido subsidiario de otra ventana. Complementario, en todo caso.

¿Qué mensaje le transmitirías a los estudiantes de Periodismo? ¿Hay futuro en la profesión para ellos?

Volvemos a los conceptos de vocación, oficio y trabajo. Creo que es una vocación o un oficio precioso, pero es indudable que el periodismo pasa por un estadio de transformación profunda y por un contexto de precariedad en las condiciones en las que se ejerce, tanto por las condiciones de trabajo como por la buena salud de la libertad de expresión. Creo que hay futuro porque se comunica más que nunca, pero también cada vez menos desde los medios “tradicionales”. Es básico generar proyectos alentadores y novedosos porque no sabemos qué viene después, así que una cosa imprescindible para un buen oficio es no perder la curiosidad.

Por @casas_castro

Publicidad-Instagram

La publicidad de Instagram me persigue

¡SOS! Hace meses que la publicidad de Instagram me sigue a todos lados. Concretamente, anuncios de zapatos inundan mi muro. Cada tres imágenes de amigos y conocidos, me aparece tal o cual marca en cuya segmentación he caído. También aparece algún que otro negocio que, a la hora de definir su público objetivo, el algoritmo (sí, esa palabra de la que muchos hablan, pero pocos saben) ha decidido que yo era parte del target.

¿A qué se debe que en mi Instagram aparezca publicidad de una marca tras otra de zapatos? En este caso porque a principios de verano me saltó un anuncio con unas sandalias preciosas. No pude resistirme a ver cuál era el precio y cliqué para visitar la web. No acabé realizando la conversión, es decir, la compra, por lo que me quedé en la zona de “atracción” según el llamado funnel de ventas en marketing digital. Personalmente, me echó atrás su coste, la verdad.

Esta interacción, por inocente que parezca, es la que motiva que el algoritmo (sí, volvemos a ello) deduzca que estos productos me interesan y me incluye dentro de las motivaciones que se pueden realizar cuando se segmenta el público objetivo en la confección de un anuncio. Por ejemplo: intereses relacionados con la moda. Como el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, esa misma semana me topé con otra publicidad en Instagram de unas sandalias maravillosas. Accedí al perfil de la red social para conocer más sobre la marca. Y, zas, el algoritmo (otra vez…) me ha capturado. Dos meses ya.

Cuando se realiza una campaña de publicidad en Instagram o Facebook uno de los factores que se tiene en cuenta a la hora de dirigir un anuncio es la interacción que esa persona realiza. Puede ser a través de un “like”, un comentario o haciendo clic en el enlace. Estas plataformas entienden que te ha cautivado dicha publicación y que conecta con tus intereses, por lo que te muestran marcas o productos similares. Y a esto no podemos escapar porque el algoritmo (siempre él…) está constituido para que vigile nuestros pasos y ayude así a la optimización comercial de las empresas.

Esta forma de actuar de las redes sociales no sería negativa si no bombardearan continuamente con este tipo de anuncios. De hecho, a mí me ha ayudado a conocer marcas, sobre todo, pequeñas, que no tienen otra forma de llegar a sus públicos, y cuyos productos me han fascinado por calidad y precio. Si bien es cierto que Facebook cuenta con una opción para indicar que un anuncio no se muestre más de una vez a la semana, cuando se pone en marcha una campaña con el objetivo de interacciones suele aparecer a la gente una media de dos. Es decir, una persona ha llevado a cabo alguna acción con un anuncio, por lo que esta expuesta a que se le muestren más de esa misma marca.

Mientras la publicidad en redes sociales se va optimizando para hacer llegar el mensaje preciso a su correspondiente consumidor –se personaliza cada vez más-, nos vamos a encontrar con este tipo de situaciones. A veces molestan y otras ayudan en la búsqueda de un producto o servicio, por lo que todo el trabajo de nuestro amigo el algoritmo no se hace en vano. Mientras, seguiré viendo más zapatos.

Crear-engagement-en-Instagram.-

Cómo conseguir engagement en Instagram y no morir en el intento

El engagement es fundamental en una red social, y si hablamos de Instagram aún más. Atraer a la gente para que, de forma natural, interactúen con una cuenta de empresa se ha convertido en el principal objetivo de muchas marcas. Sin embargo, existen unos “duendecillos” llamados algoritmos, que tanto se ha oído hablar de ellos y cuyas reglas numéricas hacen que las publicas aparezcan con mayor o menor frecuencia.

El engagement en Instagram se ve amenazado siempre que hay un cambio de algoritmos, de esas instrucciones que diseñan los programadores, y que acaban afectando de lleno a las cuentas de empresa. Los motivos son bien sencillos: hay que pasar por caja; sobre todo, desde que Facebook compró Instagram y se cercioró del amplísimo potencial de esta red social de imágenes.

De todas formas, existen algunos consejos para poder conseguir engagement en Instagram, crear comunidad e, incluso, poder fidelizar a los seguidores.

  • Contenido de calidad. Parece obvio y se ha repetido hasta la saciedad, pero las imágenes que se comparten en esta red social deben de tener muy buena calidad. No significa que no se pixele, sino que hay que trabajar las fotografías: que se hayan realizado expresamente, que se editen para incrementar la luz o potenciar aquello que interese, que sean únicas, etc. Hay que evitar por todos los medios utilizar bancos de imágenes, ya que desprestigian una marca, sobre todo, si se trata de un ecommerce que cuenta con productos propios.
  • Trabaja un feed coherente. Mucha gente no se queda solo con la primera imagen que se publica, sino que entra en el perfil de la marca. Lo primero que ve es el feed, siendo este la puerta de entrada a generar engagement. Para ello, se debe trabajar un panel coherente, con temáticas relacionadas con colores, productos, mensajes, etc. De hecho, los feed se suelen completar en filas de tres imágenes con una estética parecida, se rodea a la imagen de un cuadro blanco o se trocean en varias partes para que se aprecien más mayores en el propio panel. Otra táctica empleada radica en utilizar siempre un filtro, normalmente, claro
  • El vídeo sigue siendo el rey. Aunque Instagram no lo asegura, el vídeo se posiciona mucho mejor que una imagen y, por tanto, su poder de engagement es mucho mayor. Este formato se ha potenciado con los Stories y con IGTV; de hecho, este último va a comenzara a aparecer en los muros de la gente, de manera que ayudará a atraer a los creadores de contenido audiovisual hasta ahora aglutinados principalmente en Youtube.
  • ¿Stories o publicación? ¿Y por qué no ambas? Un formato no descarta al otro, sino que se complementan. Incluso se pueden comunicar dos cosas distintas, crear una narrativa transmedia o, incluso, puede ser un mismo mensaje que se quiera reforzar.
  • No se pueden olvidar los hashtags –que hay quien recomienda ordenarlos de forma alfabética – para lograr más engagement en Instagram; utilizar textos cortos pero con originalidad, “chispa” y cercanía; emplear emoticonos; y, en definitiva, compartir contenido que aporte algo a la audiencia. De esta manera, cuanto más interactúe la gente con una publicación o cuenta, más aparecerá en su perfil. En este sentido, Instagram funciona de manera muy similar a Facebook, por lo que cuantas más personas den un like o realicen un comentario surgirá con una probabilidad mayor en los muros del público que nos interesa.

    Foto: Instagram de @symmetribreakfast

trump_twitter

Twitter pone coto a Donald Trump

Parece que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, va a ser señalado por Twitter cada vez que incumpla las reglas establecidas por esta red de microbloggin. La plataforma ha anunciado que etiquetará los tweets de los personajes políticos que no sigan sus normas de conducta, una iniciativa que resulta cuanto menos curiosa, ya que aparenta haberse hecho por y para Trump.

Twitter también ha querido resaltar con esta iniciativa que estas medidas que se toman sobre un comportamiento abusivo se aplican al tweet en cuestión. De todas formas, si considera que posee un interés general, la publicación se va a mantener visible a todo el mundo; lo que va a hacer es etiquetarlo. Así pues, la medida se aplica a aquellas cuentas verificadas que aglutinen un mínimo de 100.000 seguidores y pertenecen a perfiles relacionados con la actividad política.

En este sentido, según explica la compañía, están prohibidas las amenazas, la glorificación de la violencia, la intimidación, el acoso dirigido y la incitación de otros a hostigar. También puede eliminar lo que llama “conducta odiosa” y que conlleva amenazas o acoso por motivos de raza, religión, género u orientación sexual.

El aviso que Twitter puede realizar se hará inmediatamente visible en el timeline o cuando se busque a esa persona o tweet concreto. Para ello, la red de microbloggin ha creado un equipo especial que se mantendrá alerta y estudiará este tipo de cuentas con el fin de determinar si están cumpliendo sus reglas. Entre otras cosas, la red pediría a la cuenta y, por tanto, a la persona que la gestiona, eliminar esa publicación. Cuando un perfil recibe dicho aviso, el tweet destacará menos tanto en la búsqueda, como en el timeline, así como en otro tipo de notificaciones que trata de resaltar los comentarios de personas influyentes.

A través de esta medida, la compañía quiere poner coto a las conductas abusivas de algunos líderes mundiales que no tienen pelos en la lengua a la hora de referirse a temas sensibles. Solo hace falta echar un vistazo al perfil de Donald Trump y ver que cada vez que “habla” se genera una gran expectación, llegando a influir en miles de personas de todo el mundo. De esta manera, se pretende que la responsabilidad que llevan aparejada estos políticos se puede ejercitar de una manera más prudente. Eso sí, no han faltado quejas, como la del propio hijo del presidente de Estados Unidos, dejando entrever una falta de libertad de expresión en la plataforma.

Foto: LS d’Avalonia

Thread-Reader

Thread Reader, transforma hilos de Twitter en artículos

Thread Reader convierte en artículos los hilos de Twitter, con el fin de tener recopilados una historia que se encuentra a través de esta red. De esta manera, se puede visualizar de un solo golpe todos los tweets que conforman auténticas micro novelas en algunos casos. Todo el mundo recuerda la “novela 4.0” de Manual Bartual que acumuló miles de seguidores en la red de microbloggin. De hecho, fue tal el éxito que creo la cuenta La Hiloteca, con las mejores historias que aparecen en esta plataforma en español. Así pues, con Thread Reader estos fragmentos se pueden seguirse desde un mismo lugar para no perderse entre comentarios e imágenes.

Thread Reader funciona gracias a un bot. Según explican en su web, hay que seguir la aplicación en Twitter para mencionarlos. El usuario debe seleccionar un hilo y mencionar la palabra clave “desenrollar” (“unroll” en inglés). Hasta el momento en que se ha escrito este artículo, Thread Reader cuenta con 352.692 hilos “desenrollados”, lo que refleja el éxito, no solo de la plataforma, sino también de este tipo de tweets.

Los hilos se han convertido en uno de los formatos más populares de Twitter. Se cuentan desde historias reales, inventadas, se emiten opiniones, se informa de la actualidad, etc. Obviamente, no todos tienen la calidad suficiente o, directamente, no son interesantes. De todas formas, los que son interesantes, reúnen miles de fans, como cuando un blog atrae miles de lectores.

Cuando Twitter amplió a 280 caracteres, aun se quedaba corto para mucha gente que quería desarrollar sus ideas. Por esto, los hilos se han convertido en una herramienta fantástica a través de la cual un usuario se va respondiendo a sí mismo, tejiendo una historia. Además de un texto, se pueden añadir imágenes, vídeos o gifs, por lo que los hacen aún más entretenidos, y el resto de perfiles puede dar ‘feedback’ a uno de los tweets que se lanzan. De ahí que sea una de las máximas expresiones de lo que supone la filosofía de la web 2.0: compartir e interactuar.

consejos verificar noticias

Consejos para la verificación de noticias

¿Sabes qué consejos seguir para la verificación de noticias? Llega por WhatsApp una noticia sorprendente, que despierta todo tipo de sentimientos o en la que aparecen datos llamativos sobre un tema muy controvertido o de candente actualidad. Mucha gente, lo primero que hace, es reenviarlo a sus contactos y estos a los suyos. Todo ello sin contrastar si la información que aparece es real o no. Y, en caso de que sea una fake news, su difusión ha sido de tal envergadura que llega a ser complicado pararla.

Para no contribuir a hacer más grandes la extensión de noticias falsas, existen una serie de consejos para la verificación de noticias que solo lleva unos minutos de tiempo ponerlos en práctica. Hay que tener en cuenta que en un 86% de los españoles tiene dificultades para distinguir entre informaciones falsas y reales, según un estudio sobre fake news de la Universidad Complutense de Madrid.

Aunque los consejos se basan en el sentido común, muchas veces el impulso y la visceralidad promueven que estas desinformaciones sean compartidas con asiduidad. Por ello, lo primero que hay que hacer es tomarse unos segundos, desconfiar de partida y seguir estas sencillas advertencias para no reenviarlas de forma inmediata:

  • Hay que leer toda la noticia –o, al menos, una buena parte de la misma- y no quedarse solo con el titular. Este suele ser llamativo, contener algún dato para hacerlo verosímil y causar sorpresa o rechazo. Además, se pueden encontrar faltas de ortografías, erratas o, incluso, una url extraña.
  • Las fuentes son una de las claves para detectar si se trata de una fake news. Si el formato es una imagen reenviada por redes sociales, sin autoría ni enlace, suele ser una noticia falsa. También hay que averiguar si el medio es real o no y cuáles son las fuentes que emplea para justificar la información.
  • Para saber si el titular es real, se puede insertar en un buscador para conocer si ha sido publicado por otros medios de comunicación fiables.
  • Las imágenes pueden estar manipuladas e incluso se puede emplear una fotografía correspondiente a otra fecha o a otro hecho. Hay que buscar la imagen en Google Imágenes para conocer su procedencia siempre que desconfiemos de ella.
  • Los datos suponen un asunto muy sensible. En ocasiones no llevan la fuente que los corrobora y, en otras, se cita alguna autoridad, pero puede ser falso. ¿Cómo saberlo? Comprobando si lo han reproducido otros medios y si realmente lo ha dicho esa persona u organismo, por ejemplo, en un estudio, en una nota o en una rueda de prensa. También se pueden encontrar fuentes generales como “según expertos”, sin mencionar nada concreto, por lo que puede ser falso.
  • Las fake news pueden alterar las fechas o realizar un relato de los hechos sin una cronología exacta. Muchas veces se ve que la noticia está redactada en pasado, aunque se haya lanzado en la actualidad.

Asimismo, algunas redes sociales como Facebook y Google han incluido el botón Fact Checking para que los usuarios detecten la veracidad de la noticia que les ha llegado o que han visto en la Red.

A estos consejos para verificar noticias hay que unir la apuesta por un periodismo de calidad, alejado de la precariedad en la que viven sus profesionales y en la que los medios de comunicación trabajen para luchar contra la desinformación en Internet. Este fue uno de los puntos abordados este sábado en la 78 Asamblea de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), celebrada en Albacete, cuando se abordó la preocupación existente sobre las fake news. Otro de los puntos propuestos fue incluir en colegios e institutos asignaturas relacionadas con el periodismo para que los más jóvenes sepan distinguir cuándo una noticia resulta falsa. De hecho, la Comisión Europea recomendó el año pasado incluir esta formación en escuelas y centros de enseñanza.

Así pues, si se empieza por educar desde bien temprano y a concienciar sobre el peligro que entrañan las fake news, se logrará que estas no tengan cabida en la sociedad. Si todas las personas ponen su granito de arena y dedican unos minutos a comprobar la veracidad de una noticia cuando la leen en redes sociales o se la envían por WhatsApp, se lograría parar un movimiento que llega a desestabilizar sociedades enteras.