Marketing digital para cenar gratis

15 marzo, 2017|

Cuando un grupo de emprendedores se une para pensar ideas que puedan suponer un éxito y nichos de gran proyección, solo pueden emerger buenas iniciativas. Y cuando la temática se centra en marketing digital y en el uso de las nuevas tecnologías, más todavía. De una de estas reuniones de equipo surgió Free Good Food, un restaurante de comida gratuita financiado con publicidad. “Pensamos que, si pagamos como mínimo diez euros por un menú, una empresa que se publicita podría pagar un euro por promocionar ese menú”, explica Rafael González del Castillo, alma mater de este proyecto.

Poneos en situación. Os llega una newsletter publicitaria y, tras echarle un vistazo, pulsáis un botón de confirmación con el que os lleváis, por ejemplo, el entrante y la bebida de una comida en este establecimiento. Allí, mientras esperáis a que os den mesa, os colocáis unas gafas de realidad virtual para continuar viendo anuncios y, así, conseguir el menú completo. Una cena gratis solo por consumir publicidad afín a los gustos del comensal y que viene subvencionada por las propias marcas a modo de show room o pop-up store.

El modelo de negocio está basado en la viralidad y centrado en los millenials como perfil de público interesado en los servicios gratuitos y en las experiencias innovadoras, que actualmente se está moviendo por incubadoras y concursos de startup con una presentación breve del producto o pitch. Un movimiento que desean que se vea mejorado por la figura de un socio que conozca a los medios de comunicación para poder llegar más fácilmente a las empresas que suelen poner publicidad.

Este proyecto sale desde La Neoteca, el estudio de diseño y arquitectura, enfocado en marketing y nuevas tecnologías, de González del Castillo, que se encargaría, con la consecución de la herramienta digital, de diseñar el espacio y la experiencia del comensal en un restaurante innovador y que cautive. “Diseñamos espacios para las empresas, ya sean multinacionales o startup, stands, oficinas y locales comerciales de diversa índole”, explica el promotor de Free Good Food.

Este joven arquitecto de 28 años lleva adelante otros proyectos como Designing The Future, una revista de arquitectura en papel y online, y REVIT a la carta, una plataforma de formación online y presencial de Autodesk Revit (software de modelado de información de construcción) a empresas y universidades.

Un emprendedor nato que trata de moverse por los sectores más incipientes y estar a la última en busca de negocio. “Hay que dar al mercado lo que pide; de nada sirve crear un producto si no hay demanda de ello. Cuando veo una necesidad, lanzo uno; si veo que vende, invierto más tiempo y dinero y, si no, antes de cerrarlo, lo cedo. No he perdido dinero con ninguno de los cinco negocios que he creado. Al ser la mayoría online, el mantenimiento es mínimo y puede perdurar: es un goteo”, valora González del Castillo.

Al mismo tiempo denuncia la manera en que los medios de comunicación suelen dar difusión al emprendimiento sin valorar su progresión de futuro, ya que considera que muchas de estas empresas emergentes son “bombas de humo, donde inflan los números para conseguir más dinero por inversión” como forma de rápido crecimiento. “Emprender es muy duro, incierto y no para todas las personas. Para la prensa es un orgullo poder mostrar los grandes éxitos de quienes arrancan cualquier tipo de iniciativa, pero ello alienta demasiado a los jóvenes a seguir este camino, que no es nada bonito si no das con la tecla adecuada”, concluye el arquitecto.

Por David Casas (@casas_castro)