Cómo evitar discursos xenófobos en los medios de comunicación

Cómo evitar discursos xenófobos en los medios de comunicación

A medida que crecen y se multiplican las organizaciones xenófobas con capacidad para filtrar discursos de odio en el resto de la sociedad, los medios de comunicación debaten sobre cómo frenar esos discursos haciendo uso de su herramienta más potente: el periodismo.

Resulta imposible consensuar una estrategia conjunta con la que atajar ciertos mensajes socialmente tóxicos; sin embargo, a fin de de acercar posturas, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y la Unió de Periodistes de Valencia editaron hace unos meses un manual con propuestas para combatir el lenguaje xenófobo en los medios de comunicación.

En el manual se recogen diez propuestas para que el tratamiento informativo de las personas migrantes y refugiadas no propicie la creación o el reforzamiento de prejuicios, el miedo en la sociedad, la criminalización, el alarmismo o la invisibilización de este colectivo. Pero, ¿de qué propuestas concretas hablamos?

Humanizar los datos: los redactores del dossier encontraron que en los medios se abusa de los titulares en los que se incluyen datos alejados de su contexto, con lo que se pierden las historias de personas que se ven obligadas a abandonar su hogar.

Revisar las fuentes: el dossier recomienda complementar las fuentes oficiales con otras fuentes  menos fáciles de conseguir pero más sustanciosas. Hay que superar el periodismo de agenda e instituciones y acudir a los testimonios directos de las personas realmente afectadas.

No hay un “nosotros” y un “ellos”: el colectivo de periodistas valencianos pide derribar las barreras que se levantan desde el discurso entre las personas nacidas en un lugar y las que llegan desde fuera. De lo contrario, se contribuye a crear un clima de exclusión y alarmismo por la llegada de personas migrantes a un espacio limitado.

Desmontar estereotipos: al mencionar de manera constante el origen y la religión de los migrantes, o vincularlos a cuestiones estructurales como la delincuencia y la marginación, se incurre en un discurso que favorece la creación de estereotipos. Desmontar estos estereotipos desde los medios –con datos e información veraz– es una buena manera de combatir la xenofobia.

El uso de las imágenes: cuando se tratan temas relacionados con la inmigración se suele abusar de imágenes muy potentes a nivel visual pero que a la vez son cuestionables a nivel informativo. La imagen de una masa es potente, pero, ¿no se estará desposeyendo de la historia a las personas que están conformando esa masa? La imagen de los símbolos religiosos es potente, pero, ¿no estaremos invadiendo la privacidad de las personas migrantes?

El lenguaje lo es todo: el periodismo acostumbra a emplear, ya sea por costumbre o por falta de talento, expresiones heredadas del lenguaje belicista. La prensa que informa sobre cuestiones relacionadas con la inmigración no es ajena a esta tendencia, y a menudo vemos como los medios hablan de “oleada”, “invasión”, o “asalto” cuando llegan decenas de migrantes. No es una guerra y no debería contarse como tal.

Cuestionar las declaraciones xenófobas: uno de los puntos relevantes en este debate es si los medios deben reproducir las declaraciones xenófobas de ciertos personajes públicos. Por un lado se les deja en evidencia, pero por otro lado se les hace de altavoz. Y los discursos xenófobos incitan a la violencia. Así, este tipo de discursos, pese a que impactan y generan audiencia, han de ser cuestionados con cifras y mucho contexto.

Debates ¿necesarios?: hay un debate recurrente en muchos medios de tirada nacional, ¿es adecuado usar velo en espacios públicos? Y el más estacional: ¿hasta qué punto se ha de permitir el burquini en playas y piscinas? En el manual se recomienda tener cuidado a la hora de abordar ciertos temas que ya están “viciados” y que al final siempre terminan marcando la agenda pública.

Gestión de las redes sociales: el discurso de los medios no acaba en esos medios, pues las redes sociales han terminado siendo una extensión de éstos. El dossier recomienda cuidar ese discurso también en estos altavoces.

¿Posicionarse?: tomar partido en una cuestión social trascendente es decisión editorial del medio, por lo que no se puede recomendar una militancia concreta. Sí se puede –sin embargo– recomendar que se haga un tipo de periodismo responsable y crítico con discursos generadores de odio en la población.

2018-11-09T18:06:12+00:00 9 noviembre, 2018|Blog|0 Comments

Leave A Comment

10 + 17 =