¿En qué consiste el periodismo de soluciones?

La periodista Liza Gross, de la Red de Periodismo de Soluciones (SJN, por sus siglas en inglés), afirmó: “El periodismo de soluciones no hace promesas exageradas ni predice el futuro. Tampoco proclama que la solución presentada es la única existente; más bien mantiene la narrativa enfocada en la evidencia y las lecciones aprendidas”. Esa sería una primera aproximación al periodismo de soluciones, una modalidad escasamente explorada en nuestro país y de la que hablaremos en este artículo. A continuación, aportaremos unas cuantas claves más para aprender a trabajar con esta interesantísima metodología periodística.

Motiva a la acción. Según David Bornstein, cofundador de la SJN, esta perspectiva “alienta a los periodistas a informar cómo responde la gente a los problemas, de tal forma que genera más conocimiento para la sociedad. Esta noción del periodismo no se conforma con el diagnóstico del problema, sino que analiza cómo se pueden solucionar los problemas o si realmente están siendo solucionados.

Así, el columnista de The New York Times y ganador del Premio Pulitzer, cree que los medios deben llamar a los ciudadanos a tomar parte en la solución de lo que está mal y participar de su propio bienestar. En ese sentido, explica: “Cuando demasiadas personas conocen un problema pero desconocen cómo resolverlo, este desconocimiento les lleva a no participar y eso no es buena para la democracia”.

Investigación de cómo se responde a los problemas. A pesar de lo que pueda parecer en el punto anterior, los expertos en esta noción periodística aseguran que este enfoque no tiene nada que ver con el activismo. Eso fue lo que explicó Tina Rosenberg, cofundadora de SJN, en una entrevista con el diario El Colombiano: “El periodismo de soluciones busca que los periodistas no solo puedan cubrir lo que está mal en el mundo sino también informar, con igual grado de rigor, sobre los esfuerzos que hacen determinadas personas u organizaciones para corregir eso que está mal”.

La periodista añade que este tipo de historias suelen conquistar a aquellos que están hartos de leer sobre los problemas, es decir, “el 100%”. Y subraya: “Una de las razones por las que alguien deja de leer noticias es porque son negativas, no quiere saber únicamente lo que se está haciendo mal, sino conocer cómo van a arreglarlo”.

El tamaño del problema no importa. La argentina Liza Gross, periodista con 30 años de experiencia y exeditora general del The Miami Herald, explica en una entrevista en Argentina que este tipo de periodista puede abordar, desde temas gruesos como la violencia o los problemas en el sistema de salud, a otros más livianos como la suciedad en las calles de una determinada ciudad.

“El periodismo de soluciones es un reportaje riguroso de las respuestas a problemas sociales y sus resultados, es decir, no deja la cobertura solo en la descripción del problema, sino que cubre también qué iniciativas están en ejecución para resolverlo”, afirma la experta Liza Gross, y cita como ejemplo del ejercicio de este enfoque un trabajo de 15 medios que se unieron para investigar sobre las dificultades de las personas que salen de la cárcel de Filadelfia y las respuestas a la necesidad de una reinserción social exitosa.

En resumen, el periodismo de soluciones no se limita en ofrecer el diagnóstico de un determinado problema, lo cual es también muy importante, sino que va más lejos y aporta una descripción de las soluciones como parte indisociable del problema que se describe. Esta información ofrece al ciudadano la posibilidad de, o bien, calibrar si se está haciendo lo suficiente para atajar el problema, o bien adscribirse a la respuesta planteada y formar parte de la solución.

 

Leave a comment

nueve + once =