sal-marina

Consumidores e industria alimentaria impulsan un 150 por ciento la venta de sal marina

La Asociación Española de Productores de Sal Marina (Salimar) valora con cautela un incremento que se contrapone con la disminución sensible de las ventas dirigidas al tratamiento de aguas o al deshielo

Los españoles compramos más sal marina para uso alimentario durante el mes de marzo. Según los datos que maneja la asociación Salimar -Asociación Española de Productores de Sal Marina-, cuyas empresas asociadas envasan más del 60 por ciento del producto dirigido al consumo doméstico, “hemos registrado porcentajes que oscilan entre el 100 y el 150 por ciento por encima de un mes de marzo normal, lo que significa un incremento trimestral de las ventas dirigidas a este segmento de entre un 35 y un 40 por ciento”. Un aumento, según la Asociación, también alentado por la mayor demanda procedente de la industria alimentaria –empresas conserveras, salazoneras y cárnicas, entre otras- atribuible a la crisis del Covid19.

Con todo, el presidente de la entidad, Gonzalo Díaz Caicoya indica que el dato “ha de interpretarse con prudencia y en perspectiva anual”, ya que, según señala, “este crecimiento de ventas dirigidas al consumo doméstico compensa, al menos en parte, la reducción de demanda procedente de otros segmentos, como el de tratamiento de agua, o el deshielo, cuyo consumo está siendo inferior a la media de otros años”. De hecho, la disminución en descalcificación “es muy severa y podría provocar en abril un descenso muy superior al incremento referido de marzo de la sal de alimentación”, subraya.

Más de 410.000 toneladas para alimentación

Anualmente, la producción representada por los miembros de Salimar acumula 410.400 toneladas a alimentación, lo que significa el 57 por ciento del total de su producción media anual (720.000 toneladas). De ésas, 94.392 toneladas corresponden a paquetería de venta directa al consumidor y 316.008 toneladas a la sal marina que adquiere la industria alimentaria. Asimismo, las empresas asociadas venden 180.000 toneladas para el tratamiento de aguas y 129.600 para el deshielo.

Factores externos que influyen en la venta de sal

Además de la crisis sanitaria del Covid19, la venta de sal marina está expuesta de forma recurrente a numerosos factores externos que alteran un comportamiento regular de la salida al mercado del producto. Por ejemplo, “la producción varía enormemente en función de las condiciones climáticas cada año”, matiza Caicoya.

A la vez, las características de la sal marina conllevan una ventaja adicional para contrarrestar estos factores externos: “Es una suerte que nuestro producto no caduque, lo que nos permite ‘regular’ el stock producido para adecuarlo a la demanda de un año a otro”, explica el presidente de Salimar.

alcachofa

De ‘Cocinemos juntos alcachofas’ y consumo responsable

Bajo el lema ‘Cocinemos juntos alcachofas’, #cocinemosjuntos alcachofas en su representación online, la asociación Alcachofa de España, que aglutina a buena parte del sector alcachofero español, ha lanzado hoy un llamamiento a la persona encargada de realizar la compra en el hogar para que “compruebe cuando compre conservas o congelados si son alcachofas producidas y envasadas en España” y ha anunciado distintas acciones divulgativas, como el trivial ‘Sabor y Ganar’ a favor del Plan Responde Covid-19 de Cruz Roja.

El presidente de esta entidad sin ánimo de lucro, Antonio Galindo, justifica este llamamiento para “apoyar al sector y agradecer el esfuerzo que están realizando agricultores, productores, envasadores, distribuidores y el resto de personas que intervienen en la cadena de producción para conseguir llevar a la mesa del consumidor los productos que consume en un contexto tan difícil para todos, como es el estado de alarma y de crisis sanitaria que estamos sufriendo”.

Asimismo, “recomendamos al consumidor una dieta diversa, saludable y divertida, con productos que refuercen el sistema inmunitario de forma natural y con producto de temporada”, explica Galindo.

Cocinemos juntos alcachofas

Campaña de comunicación online de Alcachofa de España durante la emergencia sanitaria.

3 kilogramos por persona

Los datos que obran en poder de la asociación, que aglutina a empresas y cooperativas de Navarra, Alicante, Región de Murcia y Granada, apuntan a un consumo per cápita de alcachofa en España de más de 3 kilogramos por persona al año. Precisamente, campañas como ésta pretenden que “nos acostumbremos a incluir en la cesta de la compra nuestra verdura más preciada, que está disposición del consumidor los 365 días del año gracias a que los productores españoles consiguen llevarla con los máximos estándares de calidad a las fruterías y lineales de los supermercados”, señala Galindo.

Información de servicio y juegos en familia

Por otro lado, la entidad ha emprendido una acción especial de divulgación online para informar al consumidor de ésta y de otras iniciativas que va a activar durante los meses de abril y mayo. “Queremos que el consumidor español aproveche el confinamiento para cocinar alcachofa y se lo vamos a poner un poco más fácil gracias a las recetas, consejos y juegos que encontrará en Alcachofa.es y en nuestras redes sociales”, explica Galindo.

Así, la asociación sin ánimo de lucro pone a disposición de las familias confinadas en sus hogares tutoriales sobre cómo pelar y cocinar una alcachofa, imprimibles lúdicos para los más pequeños de la casa, el Trivial ‘Sabor y Ganar’ de la Alcachofa, recetas saludables para cocinar alcauciles en fresco, conserva o congelado y un sorteo que incentivará que los consumidores participen con el hashtag #cocinemosjuntosalcachofas y cuyo principal incentivo será recaudar fondos para combatir el Covid-19.

Campaña de comunicación online

Trivial ‘Sabor y ganar’ de Alcachofa de España.

Divulgación convertida en donación para Cruz Roja

Precisamente, cada consumidor que participe al menos una vez en las actividades online propuestas por la entidad estará colaborando virtualmente con 1€ que Alcachofa de España traducirá en donación para ayudar a Cruz Roja Española en su lucha contra los efectos del Covid-19 entre las personas más desfavorecidas de la sociedad.

 

Una nueva era en la comunicación online

Una ventana abierta a la inspiración online

Un contexto como el actual, con una crisis sanitaria insólita y unas perspectivas económicas globales diferentes a la previsión oficial marcada por cualquier autoridad financiera, pide a gritos un poco de ingenio. Nadie tiene el bálsamo de Fierabrás para reinventarse, adaptarse o comenzar una nueva etapa con la situación como eje de su iniciativa, pero el común denominador para salvar el contexto puede estar ubicado, en buena medida, en el ámbito online.

Es hoy cuando las plataformas digitales pueden servir a las personas, a las empresas y al mercado en esencia para interactuar en clave constructiva. Es cuando se puede hacer más efectivo que nunca que tras las campañas, las profesiones, las marcas, las mercantiles, los políticos, las agencias, los clubes de fútbol,… hay personas. Personas de verdad que saben comunicar lo mejor de sí mismas, la esencia profesional que las hace excelentes y con capacidad para sumar a disciplinas ajenas a su cualificación.

En esa línea de trabajo colaborativo con mentalidad global puede ubicarse la ventana abierta a la inspiración, en el tablero online y en el tejido social que lo sostiene. Hoy, más que nunca, tenemos a nuestra disposición la tecnología para exprimir buenas ideas: para nuestros clientes, para los que no conocemos pero que nos pueden aportar y nosotros a ellos, para las personas que desconocen que tienen una valía, para los que la tienen silenciada, para los que critican en clave destructiva sin saber lo constructivo que es su antónimo, para los que huyen del eslogan para escuchar al destinatario del mensaje, para los que creen en una repercusión positiva de la parte del acontecer que manejan, para los que desconfían de que podemos salir de esta situación renovados, enriquecidos, en equipo.

El contexto es difícil de dibujar, pero tenemos lápices y artistas de sobra para roturar el lienzo en blanco. Herramientas digitales, redes sociales, webinars, conocimiento compartido, campañas de comunicación online que suman esfuerzos multidisciplinares, talento y más talento,  tan latente como manifiesto.

Confiemos en esa vía para marcar una nueva era en la comunicación y en la interrelación personal. Habrá un nuevo escenario más sencillo si cada profesional empatiza con las posibilidades y limitaciones del otro.