Adrià pide transparencia a las redes sociales dedicadas a la gastronomía

Las redes sociales y los blogs están acercando al gran público el trabajo de los cocineros y de la gastronomía, un proceso que para el chef Ferràn Adrià es imparable, aunque advierte que es necesaria una “transparencia total” sobre el alcance y las audiencias de estos nuevos medios. Adrià, uno de los participantes del Primer Congreso sobre gastronomía y tecnología -cita pionera organizada por Telefónica y El Bulli Foundation celebrada en Barcelona- ha resaltado la importancia de tener datos sobre el número de visitas que tienen los “blogs” o saber la influencia de los llamados “trendings topics” del Twitter (“lo que se cuece” y nunca mejor dicho).

“Si no se tienen datos de audiencias de visitas no me valen; para que un negocio sea sostenible la audiencia es vital”, ha dicho el prestigioso cocinero que ve esencial comprobar la repercusión de los “tuits” o los “blogs” en los medios tradicionales “porque los restaurantes no los llenan los críticos”. Adriá -que ha participado en una charla con diferentes chefs sobre la influencia de los “blogs” y redes sociales- ha remarcado que el papel de los clientes irá a más y ha puesto como ejemplo la compra por Google de Zagat, la guía estadounidense de recomendaciones de restaurantes y otros servicios.

“Estamos expectantes, si Google adopta la postura de que sea el público el que escoja los sitios, no que los clasifique, y diga cuáles son los mejores sitios de cocina japonesa de Barcelona, va a ser una revolución, que obligará a redefinir el papel de la crítica y de los “blogs””. Adrià ha remarcado que los cocineros no aceptan nada bien las críticas, un problema cuándo éstas se multiplican por Internet. “Yo voy entendiendo que es imposible gustar a todo el mundo, gente que ni te conoce y piensa cosas de ti: eso es la vida, hay que aceptar que nos va a pasar esto y asimilarlo”, ha dicho resignado el prestigioso chef. Efe-Barcelona

Deja tu comentario



Copyright 2019 SOMACOMUNICACIÓN ©  Todos los derechos reservados.