El concepto 360 grados en la comunicación

El concepto 360 grados en la comunicación

Se habla mucho del servicio de comunicación 360 grados cuando nos referimos a un concepto que pretende abarcar el espectro más amplio de vinculación entre el emisor, el receptor y el canal. Pero conseguirlo requiere de mucho tiempo, dedicación, escucha activa, toma de decisiones, empatía, aptitud, actitud, improvisación, preparación, don de gentes, proyección y profesionalidad.

Emprender un proyecto de comunicación 360 implica ser excelente en todas las facetas que se han de presuponer a quien oferta ese servicio de comunicación. Además de los intangibles referidos, éstas han de venir reforzadas por la capacitación técnica y el talento en las siguientes áreas:

Conocimiento: del sector, del medio, del contexto informativo, de la realidad comercial, del ámbito de actuación, del saber quién va a hacer qué, de los productos y servicios, de las personas, de los defectos y de las virtudes, de las oportunidades, de las amenazas, de las fortalezas y de las debilidades.

Planificación estratégica: a corto, medio o largo plazo. Con una introducción (diagnóstico), nudo (análisis del punto de partida, herramientas para la comunicación 360 grados, tanto internas como externas, y cronograma de acciones por canales, personas, fechas y objetivos) y desenlace (autocrítica, toma de decisiones, continuación o pausa).

Ejecución: online, offline, con funciones delimitadas por los objetivos contemplados tras el trabajo de los pasos anteriores. Este capítulo incluye las acciones de desarrollo, maquetación y diseño de los conceptos creativos solapados a la línea estratégica de comunicación global. También los contenidos que acompañarán la tarea, tanto en medios propios, como en medios externos. Y los trabajos técnicos para posicionar, hablar, relacionarse, conectar y comunicar por tierra, mar y aire las fortalezas del plan de trabajo.

Relaciones públicas: transmitir el conocimiento, la esencia de la definición del nudo a las personas que están predispuestas a recibirlo de buen grado. Para conseguirlo, en vez de quedarnos sentados cómodamente en la silla a esperar, habremos de tener un conocimiento real de quiénes son los que componen nuestra audiencia, esto es, quiénes son los perfiles más predispuestos a atender el conocimiento, los productos y servicios como clientes o potenciales prescriptores de los mismos.

Y practicaremos las relaciones públicas dentro del concepto 360 de comunicación a través de la presencia en eventos, del networking trabajado con el criterio apriorístico de quien conoce con quién ha de entablar o reforzar contactos, a través de las redes sociales y con la atención de calidad a nuestra agenda, tanto telefónica como virtual.

Diseño y desarrollo: online, offline. Ambos capítulos significan abrazar un arco fundamental del círculo 360 de calidad que perseguimos. La comunicación de esta parte del milenio no se entiende sin ambos polos, pero acompasándolos con la misma intensidad, sentido, esfuerzo y virtudes descritas para el resto de capítulos. Y si no se es bueno en este ámbito, optar por contar dentro del ejercicio mismo de las relaciones públicas con profesionales que estén a la altura de la calidad perseguida.

Porque brindar un servicio 360 de comunicación no ha de significar necesariamente abarcar todos los polos si no puedes garantizar hacerlo con la misma calidad que el resto de capítulos de la circunferencia de servicios. Esta apreciación es válida para cualquiera de los otros polos contemplados, si no se puede garantizar hacerlo bien, mejor hacer equipo en cualquiera de ellos con profesionales de nuestra cuerda que consigan alcanzar la excelencia.

Evaluación y medición para la toma de decisiones. La guinda del pastel, el último giro del compás, pasa por saber evaluar y medir con una periodicidad estipulada el sentido y la desembocadura del servicio 360. De aquí surgirán las buenas o malas tomas de decisiones y el éxito o el fracaso de haber sido buenos o malos.

Dotarse de las herramientas adecuadas y saber leer los aspectos cualitativos y cuantitativos desprendidas de las mismas, serán piezas claves para ser profesionales y poder incluir en la web de nuestra agencia de comunicación la vitola del servicio 360.

2019-04-17T11:45:37+00:00 17 abril, 2019|Comunicación, Empresas|0 Comments

Leave A Comment