Contacte con el equipo de Soma Comunicación (+34) 961 329 801|soma@somacomunicacion.com

engagement

14 junio, 2017

Diferencias entre el vídeo interactivo y el lineal

14 junio, 2017|

El vídeo se ha convertido en uno de los formatos más consumidos en Internet desde el ‘boom’ de los smartphones y el incremento de velocidad de navegación. Pero no todos generan el mismo engagement, sobre todo, con la evolución hacia el vídeo interactivo. Existen grandes distinciones entre este, en el que existe una experiencia inmersiva y emocionante, y el pasivo, en el que el espectador no interactúa ni forma parte de la historia.

Según la plataforma de creación de videos interactivos PlayFilm, el engagement que se genera se eleva al 68%, mientras que con un formato lineal se traduce en un 22%. “En general, el valor principal del vídeo interactivo es que mejora los ratios de conversión y la experiencia del usuario al permitirle tomar decisiones que afectan a la historia”, comentan.

Así pues, las principales diferencias entre el video interactivo y el lineal son:

Vídeo interactivo

  • El usuario es el protagonista, es partícipe de la historia con sus clics.
  • Está 100% libre de anuncios, por lo que la marca tiene el control de lo que se anuncia en sus vídeos.
  • Permite realizar una compra sin salir del vídeo.
  • Incluye metadatos que ayudan a posicionar la página en la que está embebido, no un canal de terceros como YouTube.
  • Se pueden realizar cambios en el vídeo, reemplazarlos o introducir imágenes sin tener que volver a exportar y perder las visitas ya conseguidas.
  • El diseño del player y sus funcionalidades disponibles son personalizables para adaptarlos a las necesidades e imagen de marca.
  • Cuenta con métricas avanzadas que permiten conocer a la audiencia a través de los clics.

Vídeo lineal

  • El espectador es pasivo, por lo que no forma parte de la historia.
  • Lleva el tráfico a una web de terceros y, aunque esté embebido, los datos se registran en el canal de YouTube o Vimeo, y no en el del sitio web.
  • Cada ajuste o cambio que se necesite realizar significa exportar y publicar un contenido nuevo, por lo que se pierden las visitas y las métricas conseguidas hasta el momento.
  • Aparecen anuncios de terceros en los vídeos, lo cual no se puede controlar.
  • Diseño del player predeterminado, con colores e imagen de marca de la plataforma de terceros en la que se alojan los videos sin posibilidad de personalizarlo.

Por tanto, la evolución del vídeo hacia lo interactivo posibilita que el usuario pueda obtener información de un producto mediante fichas integradas en el vídeo o que pueda comprar productos o servicios sin abandonar el vídeo. Además, puede tomar decisiones que varíen el rumbo de la historia, con múltiples líneas narrativas y desenlaces.

Para las marcas, este formato les ayuda a captar datos sobre la audiencia, desde cómo interactúa, hasta dónde muestra más interés. También puede conseguir datos personalizados a través de formularios totalmente integrados y cuenta con la posibilidad de gamificar vídeos, creando retos y rankings que fomenten la repetición de la experiencia y aumentan el tiempo de permanencia en el vídeo.

Asimismo, la tasa de abandono de un usuario ante un vídeo interactivo se sitúa en el 23% frente al 70% del vídeo lineal, tal y como asegura PlayFilm, empresa participada por Angels Capital, que le apoya en la gestión y desarrollo del modelo de negocio, y que ha trabajado con empresas como Coca-Cola, Universal Pictures o Microsoft. También han podido constatar a través de sus proyectos que el ratio de clic asciende a un 23%, mientras que en el formato pasivo no llega al 1%.

Cómo generar ‘engagement’ en Instagram

6 junio, 2017|

Engagement ese anglicismo tan de moda en el marketing que viene a señalar la forma de generar una atracción y un compromiso entre la marca y los usuarios. De esta manera se crea una relación entre ambos e, incluso, se consigue la fidelidad del cliente. La mejor manera de conectar con los consumidores es escuchándolo, interactuándolo y conversando e Instagram es la mejor red social para ello.

Con 12 millones de usuarios en España, Instagram se ha convertido en una de las redes sociales que genera más engagement, un compromiso con la audiencia a través de imágenes que puede conducir a que se acabe comprando un producto o un servicio. Además, este formato ayuda a crear un vínculo de confianza, por lo que las imágenes deben están muy bien seleccionadas y cuidadas, con un contenido original y emocionante.

Para lograr esa conexión con el posible cliente, hay que seguir una serie de consejos:

  • Utiliza los hashtag correctos. Se trata de un punto reiterado hasta la saciedad, pero si en Instagram no se emplean bien las etiquetas, no se va a alcanzar a aquel público objetivo que le gusta un determinado producto o servicio. Y aquí la visibilidad resulta imprescindible.
  • Publica (casi) diariamente. Y decimos “casi” porque si algún día no hay ninguna imagen que subir, no pasa nada. La idea es que se debe publicar con bastante periodicidad para que la gente quede enganchada a los contenidos y que les aparezca con mayor frecuencia en su timeline.
  • Las mejores horas y días para subir contenido. También hay que tener en cuenta este aspecto para que las publicaciones aparezcan en el momento adecuado. Por ejemplo, el jueves es uno de los días más recomendables, al igual que entre las 8 y las 9, las 14, las 17 y las 21 horas.
  • Utiliza todas las posibilidades de formato. Instagram permite hacer vídeos, los famosos ‘boomerang’ o los Instagram Stories. No te quedes con solo con la imagen, pues el resto de formatos genera un importante engagement con los seguidores.
  • Contar historias. Instagram permite que en torno a una imagen se pueda crear un contenido único que transmita la historia que hay detrás. Por ejemplo, se puede jugar con la inmediatez y la cercanía mostrando el backstage de un concierto o de una ponencia.
  • Textos atractivos. Aunque el poder de Instagram reside en la imagen, siempre va acompañada de un texto en el que se incluyen los hashtags. Hay que redactarlos de forma atractiva, incluyendo los emoticonos, así como la call to action, la llamada a la acción que nos interese.
  • Y, por supuesto, interactúa con tus seguidores. Aunque seas una importante firma con miles y miles de fans, trata de escúchales, contéstales y mímales. Parece que algo tan básico se está perdiendo cuando ya se ve una ‘K’ en el número de perfiles que siguen una cuenta.

Uno de los puntos más complicados es medir el engagement de Instagram. Desde hace apenas un año, la red social incluye métricas semanales en las que se puede conocer el alcance o los clics a la página web. Pero si se tiene que llevar a cabo un informe de métricas más exhaustivo hay herramientas como Metricool o paneles y fórmulas como los que propone Vilma Núñez.