Contacte con el equipo de Soma Comunicación (+34) 961 329 801|soma@somacomunicacion.com

#periodismo

12 junio, 2017

Blockchain, nueva herramienta para el periodismo

12 junio, 2017|

El volumen de diarios digitales y el uso de las redes sociales por parte de los medios de comunicación tradicionales dejan claro que el periodismo de trinchera se ha adaptado a los nuevos tiempos. Pero como la tecnología avanza a un ritmo vertiginoso no es de extrañar que surjan nuevas metodologías susceptibles de aplicar al periodismo. Es el caso del Blockchain, un sistema de consenso distribuido que puede registrar las transacciones de dos partes de manera verificable y permanente en un momento en el que la publicidad online acapara el 80% y en el que los canales sociales movilizan cerca de cinco mil millones de transacciones comerciales diarias.

Según los expertos que se reunieron en el I Encuentro Internacional sobre Blockchain y Periodismo, celebrado en Madrid, estos podrían ser algunos de los ligeros cambios que anuncia el journalismtech y que podría traer al oficio periodístico. Se trata, por tanto, de una forma de remuneración eficaz para los creadores de contenidos que, según coinciden los expertos, se trata de una tecnología informática que de cadenas de bloques que supone el mayor avance sociotecnológico, después de la llegada de Internet.

El experto Álex Preukschat, coordinador del ‘Libro blockchain‘, ha explicado a los medios que es una forma de transmisión y verificación del a información más segura porque evita cualquier fraude de identidad o manipulación de datos. Un hito tecnológico que afectaría a la banca y los pagos y a las numerosas entidades bancarias, que ya trabajan en su inversión.

Pero, ¿de qué manera se afianzará esta nueva tecnología en el sector del periodismo? El Blockchain afecta a la energía, las telecomunicaciones y a los propios medios, así como a la propiedad intelectual. De modo que los creadores de contenidos, que en este caso son los periodistas, podrán implementar en su comunidad un ecosistema a través del cual se les remunere con microtransacciones mediante los contratos inteligentes.

Lo que a priori podía sonar como un jeroglífico indescifrable parece que está cogiendo forma y los periodistas así lo evidencian en sus declaraciones sobre esta nueva tecnología. Según Preukschat, “los medios tradicionales actuarían bien si se dedicaran a seguir los pasos de la banca y comenzaran a transitara y a experimentar con la tecnología Blockchain”.

Asimismo, este procedimiento tecnológico tiene como pretensión democratizar el mercado de la comunicación para que los tradicionales puedan convivir con las nuevas compañías tecnológicas que irrumpen en su modelo de negocio.

Un escenario que plantea nuevos retos a los periodistas como, por ejemplo, cómo llevar la producción de noticias de una forma descentralizada. Además, esta tecnología trae consigo los medios infinitos que, por un lado, permite aportar un valor añadido a las informaciones con comentarios de los usuarios y por otro lado, a su  vez son remunerados.

24 mayo, 2017

Centro Knight, un defensor de la libertad de prensa y la democracia

24 mayo, 2017|

El Centro Knight para el Periodismo en las Américas, ubicado en la Universidad de Texas, consiste en un programa de entrenamiento profesional de largo alcance para periodistas de Latinoamérica y el Caribe. Además, la institución también ayuda en la creación de organizaciones independientes de periodistas que tienen como objetivo elevar el nivel ético y profesional del periodismo y contribuir así a la libertad de prensa y la democracia.

En un contexto en el que la profesión se halla en plena transformación, los profesionales del periodismo deben adaptarse al uso de las  nuevas tecnologías de información y de comunicación, así como aprender a desarrollar de manera ingeniosa su marca con el objetivo de hacer atractivo su producto, es decir, su trabajo. El contenido periodístico digital está cada vez más orientado a satisfacer a la audiencia que consume noticias desde sus dispositivos móviles y desde las redes sociales.

En esta línea, el Centro Knight organizó el X Coloquio Iberoamericano de Periodismo Digital el pasado abril, en el que se trataron los casos de innovación y sustentabilidad en el periodismo de Iberoamérica, así como algunos casos españoles.

Uno de los participantes del encuentro fue el periodista español Borja Bergareche, director de innovación digital del Grupo Vocento de España. Bergareche contó los detalles del Proyecto Medusa, que consistía en el desarrollo de contenido exclusivo para los teléfonos móviles. Esta iniciativa ayuda a “experimentar con la obtención, tratamiento y reaprovechamiento de bases de datos para el desarrollo de productos editoriales que sean, por un lado, útiles para nuestros lectores y que no supongan un esfuerzo adicional a nuestras redacciones”, explicó.

Para ello se desarrolló una plataforma de tratamiento y reaprovechamiento automatizado de bases de datos con la que se producía, más tarde, el contenido periodístico. Es decir, a partir de la recolección de datos, la herramienta reúne información sobre un tema específico y es capaz de generar contenido de forma automática, sin que exista detrás el esfuerzo de una redacción. Uno de los productos de este proyecto fue “info-playas”, desde donde se pudo programar el envío automático de información: datos sobre el clima, las olas, el viento, las banderas, etc.

Este tipo de proyectos demuestran, una vez más, cómo el periodismo está reinventándose continuamente y que la ayuda de organismos como el Centro Knight es imprescindible para su correcto desarrollo.

Foto: Marga Ferrer

El legado periodístico de Miguel Ángel Bastenier

15 mayo, 2017|

El periodismo despidió el pasado 28 de abril a una leyenda de la profesión. Un plumilla con integridad y coraje que consagró sus últimos 35 años de vida a El País, periódico donde ejerció como subdirector y columnista hasta su muerte. El periodista español Miguel Ángel Bastenier, especialista en información de América Latina, falleció en Madrid con 76 años a causa de un cáncer de riñón.

Bastenier tuvo una dilatada trayectoria profesional. Con casi un cuarto de década, estuvo al frente de un diario catalán escrito en español, Tele/eXprés, que más tarde cerró. Un año más tarde, ejerció como subdirector durante tres años de El Periódico de Catalunya, y luego llegó a El País, donde quedó vinculado hasta su muerte. Fue el mayor experto en política internacional de la prensa mundial y siempre tuvo el firme convencimiento de que el futuro del periodismo era “digital”. Así lo expresaba durante sus clases o ponencias en la Escuela de Periodismo de El País o en la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), donde estuvo impartiendo la docencia durante tres décadas.

Conocedor en profundidad del conflicto de Oriente Medio, se consolidó como una figura referente en el ámbito mundial en informaciones de América Latina y sirvió de maestro a muchas generaciones, que a día de hoy lo recuerdan. Prueba de su valía profesional son los diferentes galardones periodísticos que ganó durante su carrera como, por ejemplo, el Premio María Moors Cabot como reconocimiento a su destacada trayectoria y por contribuir a medrar las relaciones en el continente americano.

Bastenier, además, fue un gran periodista, que se responsabilizó éticamente de sus palabras y de la toma de sus decisiones. Mentor de los periodistas de América Latina, a quien sus compañeros describieron en numerosas ocasiones como “maestro de periodismo con mayúsculas”, demostró que a través de 140 caracteres es posible informar de mensajes claros y concisos, ofrecer titulares y sintetizar hechos noticios. Y lo hizo con las valiosas lecciones que hoy nos quedan de su legado.

Pero este gran profesional no solamente ha dejado huella en el ámbito digital. Sus enseñanzas también han guiado en los últimos años a varias generaciones de periodistas de España y de toda Latino América, siendo una figura clave y probablemente una de las más conocidas en el panorama internacional por su labor. En este sentido, publicó dos libros sobre el conflicto de Israel y otros dos sobre temáticas periodísticas: La guerra de siempre; Palestina-Israel: La casa de la guerra; El blanco móvil; Cómo se escribe un periódico. Asimismo, colaboró con prestigiosos medios internacionales con gran reputación como Libération, Le Monde o The European.

Legado Bastenier

De ahora en adelante, las generaciones venideras le recordarán por su legado periodístico. Lecciones profesionales plasmadas en 140 caracteres, que dejan patente la filosofía y la integridad que deben regir el oficio. “El periodismo declarativo está muerto, porque la gente habla para salir en el periódico. Hay que publicar lo que se calla, que es lo difícil”; “El tweet es el breve del breve, el torrefacto completo, claro y sencillo, de lo que queremos decir”; “La lucha contra los propios prejuicios, que seguro que existen, constituye buena parte de la profesionalidad periodística”; “Los periodistas se dividen en dos categorías: los que son rápidos y los que no son periodistas”; En último término la frontera entre publicable y no publicable la dictan el sentido común y el buen gusto. No hacen falta manuales”; “El mejor periodista es un investigador, pero ni policía, ni juez. Documenta e interpreta el caso, y ahí acaba su función”.

Estos son algunos de los consejos que nos ha dejado este veterano y por los que se ha reconocido su valía profesional a la hora de ejercer el periodismo, porque siempre lo ha hecho bajo el respeto y la ética de la información. Dos parámetros que deben guiar los pasos de un buen periodista.

Hasta siempre, maestro Bastenier.

FOTO : Asociación de Periodistas de Madrid (APM)
Written by: Inma Gabarda

El Premio Palabra, un galardón para el espíritu democrático

10 mayo, 2017|

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España junto con la  Fundación César Egido han desarrollado la primera edición del Premio Palabra. Este galardón tiene como fin conmemorar a todas aquellas personas e instituciones, tanto nacionales como internacionales, que a través del uso de la palabra hayan ayudado a fomentar la convivencia, la justicia o el desarrollo social y cultural, bien a través de los medios de comunicación o de cualquier otro medio de difusión.

La presidenta de la FAPE, Elsa González, nos aclara algunas dudas al respecto de esta nueva iniciativa.

¿Cómo surge este proyecto?

Lo propone la Fundación César Egido Serrano, a través de algunos periodistas. Una entidad que propone elevar el valor de la palabra como vínculo de la humanidad.

¿Qué objetivo perseguís con él?

Básicamente, el mismo objetivo que confluye en ambas organizaciones. El uso de la palabra como elemento para mejorar la sociedad y hacerla más justa.

¿Cuáles son los parámetros que impondréis para determinar al ganador?

La palabra como elemento de concordia que mejora a la humanidad.

¿Qué ha supuesto el surgimiento de nuevas plataformas de comunicación para la libertad de información y expresión?

Todo lo que suponga esfuerzo para fortalecer las libertades es importante y, como periodistas, esencial para el desarrollo de nuestro trabajo.

¿Cuán determinante pensáis que es el uso de la palabra para el correcto desarrollo de una democracia?

Vital. Es el arma de la paz en una democracia.

¿Creéis que hoy en día es más difícil hacer un buen uso de la palabra?

Con sus dificultades como en otros momentos. Aunque, ahora, el acceso al escenario público es más fácil gracias a las redes sociales. Asimismo, el receptor de los medios de comunicación ya no es un ser pasivo, forma parte del engranaje informativo.

¿Deberían establecerse también códigos deontológicos para aquellos métodos de difusión que no son estrictamente medios de comunicación?

Siempre está la Ley para frenar los abusos y creo que no se precisan más normas, solo aplicar las que existen. No obstante, creo en la autorregulación. Y es preciso, en una sociedad democrática, que se imponga el respeto a la dignidad del ser humano, su pensamiento y sus creencias, sin que eso suponga autocensura.

Como ves, la palabra es importante.

Sharon Reguera

Foto: Marga Ferrer

¿Qué es la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo?

8 mayo, 2017|

El estudio de los medios de comunicación y el periodismo en las escuelas fue una de las propuestas de la última edición de la Federación de Asociaciones de la Prensa en España (FAPE). Esta materia se impartiría en la ESO y tendría como principal objetivo que los jóvenes conocieran los conglomerados que hay detrás de aquello que ven en los programas de televisión, canales de radio o periódicos online –de papel los que menos-. También se explicaría el trato que se da a la información, qué es noticia y que no lo es, y el porqué de esta decisión.

Pero, sobre todo, los periodistas que componen la FAPE buscan que los jóvenes sean capaces de distinguir las noticias reales de los simples bulos. Buscan que, a partir del estudio de los Códigos Deontológicos que impone la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo, los estudiantes sean capaces de desarrollar sus propios juicios sobre la realidad que les rodea. Pero, ¿quién es esta comisión que señala aquello que se supone correcto y lo que no?

Este órgano tiene como principal función velar por el control interno de la profesión periodística, desde la autonomía y la independencia. Y es que, no se ha de olvidar, que la profesión periodística en la democracia implica un compromiso social con la libertad de los ciudadanos y con el desarrollo de los derechos fundamentales de estos a través de la libertad de información y de expresión. Así, la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo se compromete a “mantener, colectiva e individualmente, una intachable conducta en cuanto se refiere a la ética y la deontología de la información”.

La Comisión está integrada por personas, empresas y entidades pertenecientes a los campos del periodismo, del derecho, al mundo académico y a otras actividades relevantes de la vida social, todos ellos buscan proteger la esencia del periodismo y del periodista.

Sharon Reguera

Foto: Marga Ferrer

La situación de la libertad de prensa

3 mayo, 2017|

Hoy, Día Mundial de la Libertad de Prensa, resultan estremecedores los datos recogidos por el ranking de Reporteros sin Fronteras que tiene como objetivo denunciar la falta de libertad, así como las agresiones y amenazas, que sufren los profesionales del periodismo. La falta de libertad a la hora de informar se creen propias de países como Siria, México o China, sin embargo son muchos los ciudadanos que desconocen como esta situación también está afectan a países de occidente, a la propia Unión Europea y a España.

La concentración de medios, la alarma social extendida sobre la amenaza yihadista y el reciente triunfo de Donald Trump han instaurado a la Unión Europea en una situación de alarma que ha llevado a que muchos países adopten medidas que atacan directamente a la libertad de prensa y dificultan el correcto trabajo de los periodistas. Ejemplo de ello son países como Reino Unido –puesto 40- el cual apRObó la Snopper Charter (Carta de los fisgones) con la cual es lícito interceptar los datos de millones de personas. Otro ejemplo es el caso alemán –puesto 16- donde se ha aprobado una ley a través de la cual se puede espiar tanto a periodistas nacionales como extranjeros. Este tipo de prácticas tienen un único fin: acabar con el periodismo de investigación y los problemas que este supone para las grandes potencias.

Sin duda, el miedo a los atentados terroristas ha sido clave para el desarrollo de este tipo de prácticas. Amparados por este temor, los países de occidente se han resguardado en la búsqueda de una mayor seguridad para proclamar leyes que van en contra de los principios de una democracia, así como de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Otro ejemplo: la Eurocámara ha aprobado una Directiva de Secretos Comerciales que impone la obligación de periodistas y fuentes a demostrar que la información que se pretende publicar corresponde a un “a un bien público”.

En cuanto a España –puesto 29-  la situación que vive el periodismo es alarmante e inconcebible para los profesionales. A una limitada Ley de Transparencia, se suma la manipulación y censura de los entes públicos –así como el uso de los medios de comunicación de los que estos disponen- o la concentración del mercado periodístico de masas en unos pocos.

Es evidente que la lucha por la libertad de prensa es una tarea que atañe a todos los países, no solo a aquellos que los medios occidentales enjuician y presentan como lo erróneo.

Sharon Reguera

Foto: Marga Ferrer

21 abril, 2017

“Sembrando el odio”, un documental de Jorge Ramos

21 abril, 2017|

El periodista mexicano Jorge Ramos (@jorgeramosnews) público en octubre de 2016 el documental Sembrando el odio con el cual pretende visibilizar cómo la campaña Trump ha reproducido las actitudes de odio y racismo entre los ciudadanos estadounidenses. El periodista desarrollo el reportaje antes de la victoria del candidato. Ramos se reúne con miembros del Ku Klux Klan, con figuras representantes de la extrema derecha norteamericana, así como con personas musulmanes, judías o latinas.

Ramos decide abordar este proyecto tras ser expulsado de una rueda de prensa del candidato republicano. Mientras Trump estaba hablando, el periodista se levantó y comenzó a preguntarle sobre el muro que pretendía levantar contra los ciudadanos mexicanos, Trump le negó la respuesta y, finalmente, uno de sus agentes de seguridad expulso al periodista. Sin embargo, de esta escena lo que más afligió al periodista fue que más tarde, el guardia de seguridad le dijo que volviera “a su país”. El mexicano le aclaró que Estados Unidos también era su país.  Desde su perspectiva como inmigrante tratará reflejar la situación que están viviendo estas personas en Estados Unidos.

“El odio genera odio”, explica Ramos. Con este documental el periodista busca expresar como la actitud xenófoba, homófoba y machista del actual presidente norteamericano ha supuesto un ejemplo a seguir y una justificación para todas aquellas personas que ya tenían estas ideas, pero que la presión social o el decoro les impedía expresar con tanta libertad. “No los veíamos, no los escuchábamos porque no podían comportarse mal. La llegada de Trump está nutriendo a los que tienen esta tendencia”, explica el periodista en Sembrando el odio.

Entre las personas inmigrantes o con familiares inmigrantes son muchos los que expresan que de ganar Trump las elecciones, deberán considerar el marcharse del país o arriesgarse a continuar en un país donde sufrirán por sus orígenes. Por otro lado, los grupos de extrema derecha coinciden en que antes no se “sentían cómodos” expresando sus convicciones pero ahora hay alguien que les “representa”.

El documental muestra una realidad, sin embargo, recurre a acontecimientos extremistas para reflejar claramente su objetivo y concienciar a la población, esto le ha provocado críticas muy duras entre todos los sectores de la población, también entre aquellos a los que busca defender.

Sharon Reguera

Foto: Documental Sembrando el odio

Fact Checking o la verificación de datos

19 abril, 2017|

Contrastar la información y los datos que ofrece es tarea de todo periodista. Sin embargo, en estos tiempos en los que la declaración, sobre todo de los políticos, prima por encima de todo, parece que se ha olvidado someter a examen las noticias que van apareciendo. Un ejemplo de trabajo bien hecho es el que vemos los domingo por la noche en La Sexta en el programa de El Objetivo, en el que el equipo de verificación de Ana Pastor se encarga de desmentir o no aquellas informaciones que se han ofrecido a la prensa.

Muchos medios, sobre todo los anglosajones, han ido incluyendo paulatinamente herramientas de Fact Checking o verificación de datos. El 47% de los españoles confía en la información que recibe, según el informe de Reuters de 2016, 13 puntos más que en 2015. Pero aún así hay un gran contingente de personas que no se cree lo que lee, ve o escucha. De ahí que el Fact Checking se encuentre en auge y medios como InfoLibre cuenten con una para ello.

Cada partido político, en su caso, manipula u omite los datos a su antojo, y, por desgracia, existen periodistas que no contrastan esta información, muchas veces devorados por las rutinas y la falta de tiempo. Por eso, medios como The Washington Post ya conformaron en 2007 este apartado a través del cual analizan todo con detalle para poner una nota a la información.

A esta necesidad se ha sumado Google recientemente tras la polémica surgida a raíz de las noticias falsas. Según comentó la compañía, lo usuarios pueden ver si una información ha sido verificada y su grado de fiabilidad. De esta manera, quieren combatir las fake news que tanto problemas ha estado dando, disminuyendo así la credibilidad de este motor de búsqueda. Para ello, sitios especializados como PolitiFact o Snopes o los equipos de The Washinton Post se encargan de verificar las noticias.

En este sentido, Facebook se ha querido sumar al carro de la lucha contra las informaciones falsas y también ha anunciado una pequeña guía accesible desde la página de actualidad del usuario para identificarlas.

No obstante, el periodista juega aquí un papel muy importante por su profesionalidad en la contrastación de datos y fuentes. De hecho, grandes medios de comunicación que no poseen un equipo o herramienta de Fact Checking alejan que sus trabajadores ya se encargan de ello con cada noticia que redactan.

La rapidez con la que circulan las noticias en las redes sociales y el querer ser los primeros en dar una noticia han jugado malas pasadas a los periodistas y a los medios por no llegar a verificar lo que se anunciaba. Por eso, es necesario para el futuro del Periodismo que existan estos equipos que se puedan dedicar a saber si es verdad o mentira lo que un político promete a la ciudadanía o si una noticia impactante en la red es de hace años o de ahora.

Foto: Marga Ferrer

El periodismo en el mundo del cómic

14 abril, 2017|

El periodismo se haya en continua reinvención, sin embargo, agrada observar que viejas técnicas y formatos vuelven a resurgir y a encontrar un pequeño hueco en un mercado donde prima más la inmediatez que la calidad. Este es el caso del periodismo en el cómic donde a través de un retrato gráfico se combinan dibujos, fotografías y texto para transmitir al lector una historia donde las palabras no son capaces de transmitir la ferocidad de los hechos, el material gráfico es imprescindible.

Estos autores emplean las funciones propias del periodismo –la crónica, la entrevista, la investigación de archivo, el uso de fuentes y las vivencias en primera persona- y las combina con material gráfico que recaudan en su investigación. Esta técnica se emplea para comunicar sobre acontecimientos a los cuales no se les dedica la cobertura que merecerían, tales como guerras, catástrofes o dictaduras.

Sin lugar a dudas hay auténticos maestros en este arte, un ejemplo de ello es el canadiense Guy Delislé  quien durante su estancia en Pyongyang, la capital de Corea del Norte, donde fue a trabajar para una productora francesa de dibujos animados, realizo un libro en el que descubre las trabas, limitaciones y la locura personalista que domina a sus habitante. El artista gráfico también ha escrito sobre la transformación capitalista en China o sobre los conflicto en Jerusalén.

Un imprescindible de este género es En la Franja de Gaza, de Joe Sacco. El artista recorrió durante más de un año los territorios israelíes y palestinos para conocer de primera mano el conflicto y la situación que se vivía en ambos bandos. Destaca también Persépolis, de la iraní Marjane Satrapi (@Marji_Satrapi)quien a través de estas características viñetas cuenta su adolescencia en Irán durante la Revolución Islámica, combinando autobiografía y periodismo.

Un caso más reciente es La Grieta, del periodista Guillermo Abril (@GuillermoAbril) y el fotógrafo Carlos Spottorno (@spottorno), quienes con motivos de la guerra siria han recorrido las zonas del conflicto y, a partir de la mezcla fotografías, el cómic, el periodismo y sus ensayos, han publicado un libro sobre las fronteras europeas y la situación de los refugiados.

Así, queda claro que la situación de conflicto y desconcierto actual hace que este periodismo en el cómic adquiera fuerza en una sociedad adulta e interesada por este tipo de conflictos que ven que los medios tradicionales no responden a sus intereses.

Sharon Reguera

Foto: Astiberri Ediciones

Iniciativa de integridad en las noticias de Facebook

5 abril, 2017|

La Iniciativa de Integridad en las Noticias o News Integrity Initiative nace con el fin de avanzar en el periodismo digital y enseñar, tanto al periodista como al lector, a ser  crítico con la información online que se le ofrece a través de las páginas web. Es, sin duda, un proyecto más que necesario en un campo cuyo posicionamiento en las plataformas digitales, así como su propagación por las redes sociales y su dependencia de estas, crece día a día.

La  fundación del proyecto se ha dado por parte de 25 organizaciones entre las que se encuentran Facebook, la Fundación Ford, la Democracy Fund, la John S. AppNexus, Mozilla o Betaworks. Entre los objetivos que persiguen se da el avance en la alfabetización mediática, el aumento en la confianza en el periodismo en todo el mundo y mejorar la información en el discurso público. Para lograr este objetivo, el proyecto cuenta con una financiación de 14 millones de dólares gracias aL consorcio de estas organizaciones.

La iniciativa significa el inicio de una nueva visualización del periodismo donde el profesional ya no debe estar sujeto solo al incremento de visitas o a las inversiones en publicidad, sino que ha de preocuparse por la calidad y la veracidad de aquello sobre lo que está escribiendo. En esta línea, el profesor Dan Gillmor, de la Universidad Estatal de Arizona, explicó que este proyecto “envía un fuerte mensaje de que la alfabetización mediática importa. No podemos mejorar solo la producción de noticias. Necesitamos mejorarnos a nosotros mismos, ser mejores”.

Hechos como la campaña del Donald Trump, cuando se constató una saturación de información en todo el mundo y se desarrollaron muchas informaciones falsas, es solo un ejemplo de toda la información que los usuarios reciben día a día a través de sus dispositivos móviles y cuya fidelidad no está del todo clara.

Sharon Reguera
Foto: Marga Ferrer